Política Lunes, 17 de febrero de 2020 | Edición impresa

El Gobierno negocia voto a voto para aprobar el Presupuesto

La sesión de Diputados para tratar el primer presupuesto del gobernador Rodolfo Suárez debe reanudarse a las 10.

Por Gabriela N. Sánchez - gasanchez@losandes.com.ar

A dos meses de su presentación, el oficialismo busca tratar y dar media sanción al Presupuesto. A las 10 está programado que continúe la sesión de Diputados que quedó trunca el miércoles, tras abrirse las negociaciones con el peronismo por el endeudamiento de la provincia. No será un trámite sencillo; será una larga jornada marcada por febriles negociaciones. 

En el proyecto del gobernador Rodolfo Suárez hay tres puntos importantes: prevé un gasto total de 214.983 millones de pesos para el funcionamiento del Estado y pide autorización para tomar 6.400 millones de pesos para refinanciar deuda vieja y 300 millones de dólares para obra pública. 

En un primer momento, desde Cambia Mendoza, esperaban tener la pauta aprobada antes del 10 de enero. Pero las modificaciones a la ley 7.722 y la posterior derogación -a una semana de sancionada- de la 9.209, dejaron muy deteriorada la relación entre las principales fuerzas políticas.

 

Después vino el receso de verano y se postergó el tratamiento hasta que la semana pasada el oficialismo apretó el acelerador y sacó el martes despacho por mayoría de la Comisión de Hacienda. 

Ante esta jugada, el ala kirchnerista de la Legislatura no pudo seguir insistiendo con el “sinceramiento de la deuda heredada de Alfredo Cornejo” como condición para entablar el diálogo con Suárez y al otro día sacó un proyecto con dictamen por minoría. 

En consonancia con el Gobierno Nacional, la iniciativa del PJ propone no tomar deuda en dólares y una serie de requisitos con los que se hace casi imposible al Ejecutivo sentarse a negociar.

“El PJ pone una serie de condicionamientos en su despacho y al final termina autorizando algo que no va a poder ser. Los 80 millones de dólares para la ruta 82 corresponde a casi la totalidad del monto que autorizan por lo que no se puede tomar deuda nueva, tampoco en dólares y no permiten una tasa superior a Badlar más 5% y en la Nación se autorizó Badlar más 9%. Es imposible. También ponen un plazo de 5 años, y por ejemplo, el acueducto de La Paz es una obra de repago a largo plazo”, explicó el Ministro de Hacienda, Lisandro Nieri.

“La Legislatura autoriza el Presupuesto, los recursos, los gastos y el endeudamiento -que requiere una mayoría especial-. El gobernador Rodolfo Suárez ganó las elecciones con una amplia mayoría y presentó la pauta recursos. El Ejecutivo tiene sus propias formas de licitación y los mecanismos para garantizar compras transparentes por eso no se pueden exigir condicionamientos”, agregó.

En el mismo sentido, el titular del interbloque de Cambia Mendoza en Diputados y de la Comisión de Hacienda, Jorge López: “El PJ ha puesto muchos condicionamientos para que el Ejecutivo pueda llegar a una negociación. Con todas esas condiciones casi se vuelve inútil la autorización del PJ”.

“Si no podemos conseguir el roll over, los 6.500 millones de pesos no se podrán negociar y tendremos que pagar. Después tendremos que ver de dónde saldrá el dinero, qué planes de obra pública no se van a empezar o qué plazos de ejecución se van a estirar”, añadió.

 

¿No se rompe ni se dobla?

El peronismo buscó abroquelarse, tras la reunión de los seis intendentes (Matías Stevanato, Emir Felix, Martín Aveiro, Roberto Righi, Flor Destéfanis y Fernando Ubieta) con Anabel Fernández Sagasti. El martes los jefes comunales se entrevistaron con la senadora nacional y uno de los temas de agenda en privado fue el Presupuesto 2020 de Mendoza.

Este fin de semana surgieron versiones de que el oficialismo mantenía conversaciones con un sector del PJ, los intendentes, quienes estarían negociando parte del endeudamiento en dólares para hacer obras en sus comunas. 

Sin embargo ayer dos senadores del PJ salieron a marcar la cancha y señalar que en el peronismo no hay fisuras internas: “Esta será una semana muy importante, por eso el peronismo de Mendoza tiene muy clara su posición. El gobernador tendrá presupuesto y roll over, pero no la autorización para tomar nueva deuda por 300 millones de dólares. La provincia está sobreendeudada”, escribió el senador Adolfo Bermejo.

En la misma línea se expresó el jefe de bloque de la cámara alta, el kirchnerista Lucas Ilardo: “El peronismo de Mendoza tiene un solo objetivo, que nuestra provincia y el país, se pongan de pie. Compartimos la visión del presidente que es condición indispensable para ello, disminuir el escandaloso y fraudulento endeudamiento en dólares generado por Cambiemos. Es hora de que el gobierno, sea responsable y maduro. Debe abandonar caprichos y  operaciones mediáticas con el objetivo de dividir, y afrontar el desastre en el que nos dejaron. El carnaval de la deuda en dólares ha llegado a su fin. Necesitamos una Mendoza líder y pujante”.

 

¿Se quiebra o no? Por ahora, los legisladores que responden a intendentes mantienen silencio; ese es el único síntoma de que podría haber una ruptura. 
 

Al Gobierno le faltan dos votos 

Cambia Mendoza tiene 27 votos propios, suficientes para aprobar el Presupuesto, pero necesita sumar voluntades más para alcanzar los dos tercios de ambas cámaras necesarios para autorizar nuevo endeudamiento.

Por ahora, cuenta con tres votos más: el de Eduardo Martínez del Partido Intransigente y los de Mario Vadillo y Pablo Cairo de Protectora. Martínez firmó el despacho del oficialismo por lo que se entiende que coincide en todos los puntos del proyecto. 

Protectora no tiene representación en la Comisión de Hacienda pero explicaron su postura. “Nosotros pensamos apoyar el roll over y establecer un programa de inversiones para la emergencia hídrica y ambiental. Creo que así como está la puja partidaria no se va a ningún lado. Por lo que mañana puede que no haya acuerdo en la autorización de nueva deuda”, dijo Vadillo.

Los dos votos que faltan deberían salir del peronismo, pero no hay certezas de que eso ocurra hoy día. Algunos hablan de algunas ausencias, para bajar el piso de 32 votos necesarios para aprobar una deuda menor a los 300 millones de dólares que pide el Ejecutivo y otros aseguran que esa posibilidad no existe y que el bloque se mantendrá unificado.