Turismo Domingo, 9 de junio de 2019 | Edición impresa

Sarnath: la cuna del budismo

El pequeño pueblo de la India es famoso, además, por sus construcciones cilíndricas. Los visitantes aprovechan el viaje para meditar.

Por Federico Chaine - fedechaine@hotmail.com 

La pequeña ciudad india de Sarnath se ubica en el estado de Uttar Predesh a trece kilómetros de Benarés desde donde tomé un bus frente a la estación de tren que en 30 minutos me llevó a esa tranquila población. Tuve cuidado de dejar bien aclarado con el chofer cuál era mi destino ya que en el destartalado micro todo estaba escrito en hindi, un idioma ininteligible para mi. 

Ya en la ruta comencé a observar unas curiosas construcciones de forma cilíndrica que reciben el nombre de estupas. Sarnath destaca por ser uno de los cuatro lugares sagrados del Budismo. 

 

En esta aldea del siglo seis A.C.  Siddharta Gautama, El Buda, reunió a sus seis discípulos más importantes y les narró el Sermón en el parque del ciervo que dio inicio a esta religión. 

En el lugar donde El Iluminado predicó se alza la Estupa de Dhamekh que tiene 35 metros de altura y 28 de diámetro. 

 

Aquí comencé mi visita. La actual estupa se construyó en el año 500 y reemplazó a la original debido a que este lugar quedó en ruinas tras el paso de los invasores musulmanes la destruyeron por completo. 

Tiene seis aberturas que representan a cada discípulo. Es un lugar tranquilo. Especial para conectarse con uno mismo a través de la meditación. 

 

Por todos lados se aprecian monjes tibetanos vestidos con su característica bata color morado y oro. Para todo budista es casi una obligación peregrinar hasta este lugar por lo menos una vez en su vida. 

El líder espiritual del Budismo es el Dalai Lama cuyo nombre de nacimiento es Tenzin Gyatso. Reside en Dharamsala al norte de la India desde 1959 cuando fue expulsado del Tíbet tras la invasión china de Lhasa. Una historia que los mendocinos vivimos de cerca ya que en nuestra cordillera y otras locaciones cercanas se filmó la película “Siete años en el Tíbet” que narra estos acontecimientos. 

 

Caminé unos pocos metros hasta un amplio parque donde se alza un templo tailandés utilizado también para las meditaciones. Era un día de mucho calor y humedad. Antes de continuar mi recorrido me tiré a descansar y beber algo fresco bajo la sombra de un árbol alejado del paso de la gente. Me quité la remera y a los diez minutos se acercaron tres chicas lugareñas que me sacaron fotos con su celular desde detrás de un arbusto. A ellos les parece curioso ver a alguien en cueros ya que los varones tienen prohibido exhibirse públicamente sin ropa. 

Es un pueblo pequeño donde todo puede hacerse a pie. En el otro extremo del Parque del Ciervo está el Pilar de Ashoka que mide 50 metros de altura. En la parte superior destacan las figuras de cuatro leones y la rueda Ashoka Chakrá. Esta rueda es trascendental en la vida enorme del país ya que su imagen fue tomada de este pilar y es la que se ve en el centro de la bandera india creada a partir de la Independencia del Reino Unido en 1947. Es de color azul y representa la paz y la justicia de Dharma. 
Otro símbolo que despertó mi curiosidad fueron las numerosas esvásticas adornando distintas esculturas. Los nazis la tomaron para su uso que en nuestra mente se asocia con la violencia aunque para los indios es un símbolo de paz. 

 

En el Museo Arqueológico se pueden observar antigüedades budistas en galerías rodeadas de jardines. Aquí todas las construcciones se hicieron con la idea de generar armonía y tranquilidad al entorno. 

También pueden visitarse el templo jainista, la estupa Chaukhandi y el templo budista Mulagandha Kuti Vihara. Un lugar para quedar en armonía con tu espíritu antes de volver.

 

Datos

Bus de Benarés a Sarnath: 50 centavos de dólar

Entrada Estupa Dhamekh y Pilar de Ashoka: 1,5 dólares

Templo Tailandés: gratuito

Museo Arqueológico: 10 centavos de dólar

Templos Jainista y Budista: gratuitos. Se pueden hacer donaciones a voluntad

Estupa de Chaukhandi: 1,5 dólares