Sociedad Domingo, 21 de julio de 2019 | Edición impresa

Ruta 40: ahora sólo queda terminar un 20% de la obra

El tramo mendocino de esta gigantesca vía está en perfectas condiciones en la mayor parte de su traza. Queda completar dos tramos.

Por Gonzalo Villatoro - gvillatoro@losandes.com.ar

La Ruta Nacional 40 es un emblema de Argentina. Los 5.194 kilómetros de extensión de esta vía recorren paisajes extraordinarios a través de 11 provincias de norte a sur. Se extiende desde cabo Vírgenes en Santa Cruz hasta La Quiaca en Jujuy. 

A Mendoza la recorre de punta a punta a lo largo de 677 kilómetros, y con la reciente inauguración de los 140 kilómetros entre Pareditas (San Carlos) y El Sosneado (San Rafael), con la presencia del presidente Mauricio Macri, el 80% de la carretera, en suelo mendocino, está en perfectas condiciones. O, lo que es lo mismo, sólo que da un 20% para que se dé por finalizada.

 

Esa megaobra, que demoró una década para concretarse implicó construir en total de tres puentes de los cuales dos son de magnitud. Un puente sobre el arroyo Hondo (150 metros de largo y 20 metros de alto) y otro que atraviesa el río Diamante (200 metros de largo y 15 de alto). Movieron 3.350.204 m3 de suelo y se las ingeniaron para construir terraplenes, atravesando un cerro de arena volcánica. 

Utilizaron 18.832 m3 de hormigón, la inversión total fue de $3.788.683.907 y en el pico de mayor demanda de trabajo hubo 300 agentes afectados.

Qué requiere ese 20%

Completar ahora el 20% restante implicará hacer obra nueva en dos tramos, uno en cada punta de la provincia. 

Hacia el sur, en el departamento más austral de Mendoza, hay 120 kilómetros de tierra.

Desde el cruce de la ruta 145 en Malargüe (que conecta con Chile por el Paso Pehuenche) hasta el límite con Neuquén. Si bien ese tramo estuvo licitado las tareas quedaron en el “limbo judicial” después de que la empresa contratista OPS quebró. La concesión está en proceso de recisión y reelaboración de proyecto para volverla a licitar y adjudicar. 

 

El otro sector inconcluso -asfaltado, pero en mal estado- está emplazado en el extremo norte y se convertirá en doble vía entre Mendoza-San Juan. En total son 34 kilómetros en territorio mendocino, de los cuales 17 fueron licitados pero también están paralizados.

Pero primero hay que relocalizar a 135 familias cuyas propiedades están sobre la traza y se están construyendo viviendas para trasladarlas.

La ruta entre Pareditas y El Sosneado era una vieja deuda. La obra se licitó en 2010, pero pasaron tres años hasta que iniciaron las tareas. A junio de 2016 el porcentaje de avance era cercano al 30%.

“La ruta se interrumpía entre Pareditas y El Sosneado, no había una continuidad. A fines de 2016 se terminó un tramo de 70 kilómetros de Pareditas al sur pero casi no se usaba, y desde el arroyo Hondo a El Sosneado son unos 70 kilómetros más, es la última obra”, comentó Jorge Follari, gerente de la Región Cuyo de Vialidad Nacional.

 

“Con la habilitación de la nueva traza le dimos conectividad al norte con el sur, ahorrando 100 kilómetros para llegar desde Mendoza a Malargüe, al complejo turístico Las Leñas y al Paso Internacional Pehuenche. Lo que hubo fue decisión política del Gobierno Nacional y apoyo presupuestario para realizar el 70% de la obra que faltaba. Se invirtieron casi $ 4.000 millones a valores actualizados”, remarcó el funcionario.

Entre las dificultades que enfrentaron para construir la ruta hacia El Sosneado hubo una en particular que obligó a realizar obras extras para sostener los terraplenes.

“Sobre el arroyo Hondo nos encontramos con un cerro con arena volcánica y obligó a construir muros de sostenimiento y hacer algunas modificaciones a la obra inicialmente planteada. Pese a todo el plazo de obra era septiembre y se terminó con anticipación”, dijo Follari.

Una zona “en veremos”

En líneas generales la Ruta 40 está transitable en Mendoza. Sin embargo están los dos sectores que faltan construir para que esté totalmente remozada y la litigiosidad que se da en derredor de un camino muchas veces juega en contra. 

En Malargüe hay 120 kilómetros de la Ruta 40 que están “en veremos” por cuestiones judiciales. “Desde la Ruta 145 que va a Chile, hacia el sur son unos 120 kilómetros para empalmar con Neuquén, donde teníamos obras y la contratista entró en quiebra y cayeron. Intentamos una cesión a Chediak, la empresa empezó pero después cayó jurídicamente y no pudimos seguir con la obra. Cuando pasa el tiempo, retomar una obra que quedó trunca es más complicado que hacer algo de 0”, explicó Follari.

 

En el caso de la autopista sobre la ruta 40 entre Mendoza y San Juan, del lado mendocino se licitaron 17 kilómetros pero está demorado. 

“No comenzó por demoras en relación a la liberación de la traza. Hay que hacer la expropiación y reubicar a las familias que viven ahí. El Gobierno de Mendoza colabora con la construcción de viviendas”, sostuvo el funcionario.

La más alta de América

En medio de la traza de la Ruta Nacional 40 hay 21 parques nacionales, 18 importantes ríos y conecta 27 pasos cordilleranos. Llega a trepar a casi 5.000 metros en Salta, lo que la convierte en la ruta más alta de América y la segunda del mundo detrás de Los Himalayas.

 

En Mendoza el camino y en particular la nueva obra surca zonas de alto atractivo turístico como Laguna del Diamante. Para Jorge Follari de Vialidad Nacional “la inversión en obra vial en Mendoza es histórica”. “Invertimos $4.400 millones en la variante Palmira, en septiembre se abre la licitación de la ampliación del túnel Caracoles, se repavimentó la RN146 entre San Rafael y Monte Comán, la 144 entre San Rafael y la Cuesta de los Terneros, se terminó la 145 en el Paso Pehuenche y se repavimentó la 143”, enumeró.