Economía Viernes, 18 de octubre de 2019

Rodolfo Suárez en IDEA: "La ley de agua habría que revisarla, es vieja"

El gobernador electo de Mendoza habló con Los Andes sobre la deuda de la provincia y los desafíos que tendrá en cuanto asuma.

Por Bárbara Del Pópolo - Enviado Especial

El gobernador electo de Mendoza, desde Mar del Plata en donde tuvo lugar el 55º Coloquio IDEA, habló con Los Andes sobre el año que comenzará para él con el desafío de asumir su cargo en la provincia, en un contexto inflacionario, con las cuentas provinciales en rojo y sin la posibilidad, hasta el momento, de refinanciar la deuda.

Suárez se refirió a las futuras discusiones paritarias, para las que será necesario acordar con los gremios un método de actualización diferente al de la cláusula gatillo, al menos si la situación económica del país continúa en el mismo rumbo. Además, explicó las modificaciones que él cree necesarias en materia legal, y finalmente, la obra pública que él quisiera dejar al finalizar su gestión.

-Mendoza es la quinta provincia más endeudada del país y usted recibirá una deuda heredada de más de un gobierno, ¿qué análisis hace sobre eso?

Es deuda que venía del gobierno de Paco Pérez que, en dólares hoy sería mayor a la que hay actualmente. Hubo que tomar deuda para pagarla, porque teníamos una parte consolidad y otra parte deuda flotante, entre las dos llegábamos a 20 mil millones de pesos en 2015 (hablando en números redondos), 15 mil millones en deuda consolidada y 5 mil millones de pesos de deuda flotante, la que se debe a proveedores más salarios y aguinaldos que había que pagar. Parte de la deuda era para salir de esos 5.000 millones que en parte se pagaron con un bono.

Actualmente, la deuda es de $1.400 millones y algo, u$s80 millones menos.

Hay diferentes maneras de medir la deuda, se puede ir actualizando en pesos, o a valores en dólares, en dólares hoy tenemos u$s80 millones de diferencia. Está prácticamente en los mismos parámetros que heredamos, pero con un Estado ordenado que hace obra pública y que está bajando las cargas en Ingresos Brutos.

Todos esos componentes hay que tenerlos en cuenta, porque no es lo mismo pagar deuda para festejar un cumpleaños e invitar a todos los vecinos que ampliar un cuarto porque viene un nuevo integrante en la familia.

Nosotros hemos tomado deuda para cosas útiles. No obstante, la deuda está en los mismos parámetros, esta deuda es vieja para la provincia, viene de la época de los bancos. De la mala experiencia que hemos tenido con el Banco Mendoza.

Igualmente, cuando se refinanció se le otorgó a la provincia un periodo de cuatro años de gracia, que usted deberá empezar a pagar…

Por eso era importante tener la herramienta del Roll Over, esa herramienta la debería tener en forma permanente el Estado provincial, y no someterla a la votación y a los dos tercios (para que la Legislatura apruebe una refinanciación de una deuda la propuesta debe ser aprobada por una mayoría de dos tercios)  porque las deudas se pueden mejorar.

A lo mejor esta era una oportunidad de salir a buscar deuda en pesos, la herramienta del Roll Over es fundamental para ir mejorando las condiciones de la deuda.

-¿Cómo se hace para que sea automático?

Tenemos que modificar la ley de responsabilidad financiera, un artículo de la ley, para que en forma permanente el Gobernador tenga la posibilidad de ir rolleando la deuda por una mejor. Lo que no significa tomar deuda nueva. Significa que la deuda mejore.

Hay empresas que salen a comprar sus propios pasivos porque les conviene, esa herramienta es necesaria.

Para nosotros, para el año que viene, será sumamente necesario rollear la deuda, y posiblemente también tomar nueva deuda. La economía de Mendoza no es una economía ajena a la economía del país y estamos viendo a ver qué pasa después del 27 de octubre. De las políticas que lleve adelante la Nación dependerá parte de nuestro Presupuesto.

-Las políticas actuales dejan una deuda grande para la provincia, sobre todo en materia de regalías petroleras. Ya en campaña hablaban de aumentar los ingresos para la provincia, e impulsar la minería…

-Habrá que medir en el tiempo qué efecto generó (el congelamiento del precio de los combustibles, con las consecuentes pérdidas de ingresos para Mendoza) cuando hayan pasado los tres meses, pero nosotros tenemos un importante ingreso proveniente de las regalías del petróleo que nos sirve para apalancar la deuda en dólares y aspiramos a que esas regalías crezcan en el futuro.

En campaña decíamos que hay que repensar la economía de Mendoza y eso incluye incrementar regalías con petróleo, con la minería también, pero en aquellos lugares que haya licencia social para generar mayor riqueza.

También tenemos que optimizar nuestros recursos, especialmente el agua, si tenemos más regalías podemos avanzar en la construcción de diques, de reservorios de agua. El 95% del agua que baja de nuestra montaña se utiliza en el riego intrafinca, riego a manto que se llama y para optimizar eso hay que generar más riquezas.

Si generamos regalías y riquezas, podemos decirles a nuestros productores cómo regar, y así diversificar mucho más nuestra economía primaria. Pero hay gente que dice: “necesito plantar más nueces porque me las solicita el mundo, pero no hay agua”. Países como Israel que tiene peores condiciones que la nuestra y son potencias mundiales.

La ley de agua habría que revisarla, es vieja, pero esto tiene que ver con generar riquezas el Estado tiene que ser un facilitador para que el productor tenga mayor competitividad y mayor productividad, no alguien que estorbe.

-Para decirle a los productores cómo regar se necesitan recursos... ¿Están pensando en continuar con el proyecto del Banco Mendoza?, ¿Cómo sería?

Sería absolutamente distinto, para que tenga que ver con la plata de los mendocinos: sueldos, Juegos y Casinos, los depósitos judiciales (ingresos provinciales). Todo eso es dinero que se termina prestando y manejando "no por y para los mendocinos". Una entidad financiera moderna con un gerenciamiento privado, yo creo que es una herramienta que sería útil para Mendoza.

El gran tema es que tenemos al Banco Nación como agente financiero de Mendoza y ese contrato vence en dos años, pero esto no es algo que se hace de un día para otro, estamos trabajando con una consultora para ver cómo implementarlo. Cuyo Aval y el Fondo de Transformación también se integrarían, vendría a ser una gran herramienta que englobe a las pequeñas herramientas que hoy tenemos.

Usaríamos toda la tecnología disponible, no significa abrir un banco en cada departamento, con edificios, o miles de empleados. Sería utilizar las herramientas de las Fintech (banca digital) para que cualquiera que tenga un SmartPhone pueda utilizarlo. No hace falta una gran inversión.

-En cuanto a empleo, se habla de la “cláusula gatillo” como una herencia del gobierno de Cornejo que pretenden modificar, ¿qué significa eso?

-Estamos diciendo que, obviamente en una mesa de diálogo con todos los sectores, tenemos que hacer que el Estado sea factible, que pueda cumplir con sus obligaciones, y esperamos para poder mantener esta cláusula gatillo, que la escalonada inflacionaria se pare, que baje la inflación porque no hay ningún tipo de relación entre los índices de recaudación con los de inflación, por el contrario son inversamente proporcionales, mientras más inflación, menos recaudación y va a llegar un momento en que no vamos a poder pagar.

Ojalá esto no ocurra y que podamos mantenerla. Va a llegar un momento en que el Estado va a quebrar si no.

En cada paritaria se puede hablar si se incluye o no. Cuando se puso la cláusula gatillo veíamos una tendencia a la baja de la inflación en el país y ocurrió todo lo contrario, pero nosotros no vamos a tomar ninguna decisión fuera de las mesas de diálogo, vamos a hablar con todos los sectores, con todos los actores, buscando siempre lo mejor para todos los empleados. No queremos perjudicar a nadie, pero también se van a ver perjudicados si el Estado no les puede pagar.

-¿Como se ajustaría?

-Tendría que estar relacionada con la condición de lo que el Estado pueda pagar.

-Ya están trabajando en el Presupuesto provincial, ¿lo presenta usted o Cornejo?

-Ya lo estamos trabajando en conjunto con Cornejo porque son los mismos equipos, no hay diferencias, obviamente tenemos que esperar a ver quién va a gobernar la Argentina el próximo año y ver cuáles son las pautas que van a incluir en el presupuesto nacional, que es importante para ver qué hacemos en la provincia.

Ya falta muy poco, pero la base del presupuesto ya la estamos trabajando. Probablemente lo presente Cornejo porque ya los equipos están trabajando.

-¿Piensa mantener el mismo equipo de Gobierno?

Gran parte del equipo se va a quedar, van a haber recambios, y cambios de posiciones, pero es el mismo equipo. Yo nombres no voy a dar hasta el 1 de diciembre porque detrás de cada persona hay gente, familias y no me gusta especular con eso.

-¿Cómo está actualmente la relación con el Gobierno Nacional? Se habló de un quiebre por la situación económica.

Por supuesto que hay una buena relación, pero obviamente nosotros peleamos por los intereses de los mendocinos, conseguimos el financiamiento para Portezuelo del Viento y logramos destrabar el tema de las Letes para la provincia, para que quedaran fuera de la prórroga de los vencimietnos. Nosotros tenemos una relación que tiene que ver con pararnos para entender los intereses de los mendocinos.

Y con Alberto Fernández, teniendo en cuenta que tiene posibilidades de resultar electo, ¿cómo estima que será la relación? ¿Ha tenido algún acercamiento?

-En cuanto a Alberto Fernández, tenemos que esperar, no hemos tenido conversaciones, tomo algunos datos sobre lo que ha dicho, en relación a que va a mantener conversaciones con todos los gobernadores, y que no hará diferencias de partidos. Esperamos que sea así si llegase a ser electo presidente.

-Usted ya tuvo experiencias con el kirchnerismo como intendente de Capital, ¿cómo fueron?

-Mi experiencia de Gobierno anterior duró un año, cuando asumí por el fallecimiento del intendente Fayad, y no fue buena, nos cortaron todo, hubo obras que no pudimos finalizar, pero estábamos en la etapa más fuerte del kirchnerismo, de Cristina y yo espero que esto no sea así.

Antes de eso, Fayad tenía buena relación con la Nación, pero mi experiencia fue distinta y hubo obras que tuvimos que terminar con presupuesto provincial, cuando las habíamos empezado con presupuesto nacional.

-El año va a empezar con una discusión por el financiamiento de las obras, entre ellas el GIRSU (la planta de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos), espera que las posiciones en la Legislatura se puedan encontrar. ¿Y qué obra proyecta usted, más allá de lo que deja Cornejo?

-Esperamos que se destrabe en la Legislatura porque son obras especiales y si no se hacen se pierde la oportunidad. En lo personal creo que hay muchas obras que hacen falta, pero yo siempre he dicho que es los anillos de circunvalación en el área metropolitana serían obras importantes para los mendocinos

-Otra discusión que se dio durante el Gobierno de Cornejo y que lo espera para sus primeros días en el cargo tiene que ver con el Mendotran y el precio del boleto, ¿cómo lo evalúa hoy?

-El transporte está funcionando bien, se sigue corrigiendo en forma permanente, cuando las ciudades cambian sus sistemas de transporte por lo general se generan críticas.  Tuvimos un periodo de crisis, pero se ha ido corrigiendo.

El costo del boleto debería ser de $80 si fuera por los costos, lo demás lo pone todo el Estado (subsidio). Va a ser un tema esa discusión, pero esperemos a que llegue ese momento.

-¿Y la Capital, cómo la deja, qué balance hace de su gestión?

-Dejamos bien a Capital con cambios que han sido históricos, con una renovación urbana jamás vista, recuperando todos los espacios culturales, todos los espacios públicos, con una muy buena prestación de servicios, y la gente lo ha valorado con el 63,8% de los votos.