Sociedad Jueves, 18 de julio de 2019

Río Negro y Neuquén esperan una invasión de ratas en zonas cordilleranas

Las autoridades aseguran que no afectará sectores urbanos y que la acción responde a un plan para contener la población de esos animales.

Por Redacción LA

En las próximas ocho semanas un amplio sector de la Cordillera espera una invasión de roedores que en la jerga científica es conocida como ratada. Las autoridades de Chile y de la Argentina han implementado un importante plan de contención que implica el monitoreo constante y el uso de trampas, zanjas y hasta de búhos, capaces de engullir miles de roedores anualmente, para contener su población, según informó Clarín.

 

Esta oleada, compuesta por el ratón colilargo y el ratón oliváceo, se produce debido a la floración masiva de la caña colihue, una especie de bambú que crece en toda la región húmeda y cuya semilla sirve de alimento natural.

El ratón colilargo es la especie transmisora del virus hanta que a fines del 2018 dejó un saldo de 14 muertos y más de 30 contagios en la zona de Epuyén, Chubut. Sin embargo, no se han detectado contagios que coincidan con la floración y la consecuente ratada, explican informes históricos.

El fenómeno preocupa a las autoridades de Río Negro y de Neuquén, aunque aclaran que el fenómeno no debería afectar de modo significativo en las áreas urbanas. En otras palabras, ni ciudadanos ni turistas  notarán la aparición de los roedores en la zona. Por lo demás, el invierno no es temporada de camping, lo que sustrae a los humanos del ambiente.

 

“Es un fenómeno natural que se genera porque hay más semilla disponible. No quiere decir que las localidades van a ser invadidas, este es un fenómeno principalmente rural y de zonas periurbanas”, explicó Diego Cannestraci, intendente del Parque Nacional Nahuel Huapi.