Sociedad Espectáculos Jueves, 3 de octubre de 2019 | Edición impresa

Reworked: renová tus prendas con detalles

Con buenas ideas es suficiente para estar en onda. Te acercamos algunas de ellas que te ayudarán a sumar tendencia.

Por Redacción LA

La idea de este aporte es que revuelvas tu propio closet, busques dentro de él lo que más te gusta y veamos cómo puede adaptarse a las tendencias de este nuevo año. Y, por qué no, con esta reinvención de las prendas jugar a crear según tu propio estilo.

La idea es que aún cuando hay must de temporada cada una encuentre el modo de refuncionarlizar, reciclar, las prendas que te hacen sentir más a gusto y que reflejan tu forma de ser.

Las reglas preestablecidas y la uniformidad están en desuso y en cambio, el sello personal es el nuevo dress code. “La imagen es una narración de quienes somos, de nuestros gustos, preferencias y personalidad. Ese estilo personal puede ir cambiando porque interiormente también lo hacemos”, dice la asesora de imagen Laura Malpeli de Jordaan. 

¿Te acordás del batik?

La técnica ancestral de Indonesia que se convirtió en el símbolo de los ‘70 es una de las que podés usar para esa camisa, vestido o remera que te encanta pero querés ver renovada. “Se verá en varios tonos y en prendas con una estética muy relajada e informal”, explica Malpeli.

A teñir. Con la técnica del batik podés darle otro look a tu vestido. | Clarín
 

Esta idea es muy versátil para aplicar a tus “nuevas prendas” porque te permite elegir una a la que colorearás con esta técnica y funcionará como toque distintivo en tus básicos. Elegí la prenda con ese concepto para que puedas intercambiar. 

Paleta neón

Estos colores serán los que tomen más potencia en esta primavera-verano. Así, hurgá en tu guardarropa y fijate qué tenés en color amarillo, rosa, verde y naranja: ponelos en primer plano para armar tus equipos. “Pueden utilizarse en prendas o accesorios. Para evitar el efecto de la cara cansada -algo que puede suceder con este tipo de tonos-, lo mejor será incorporarlos alejados del rostro”, recomienda la asesora de imagen Yamila Pica. 

Neón. Si tenés colores estridentes de años anteriores, sacalos a relucir en tus nuevos outfits. | Clarín

Lencería para salir

Las prendas lenceras son súper femeninas, delicadas y arman el pijama style, que es ideal para el clima de primavera. Seguramente tenés de años anteriores alguna blusa o vestido que tiene ese concepto, porque es muy básico en los cortes. También es lo que tenés que rescatar de tus prendas guardadas y dejar en primer plano. Se verán las musculosas y vestidos tipo enagua. Si te animás, podés adosarles un detalle de encaje que le dará el toque personal. 

Lencería. A un vestido tipo enagua podés sumarle un encaje. | Clarín

“Si sos romántica, usarlas con jeans y plataformas con yute. Para las más sofisticadas o sexys, con una falda midi formarán un conjunto acertado”, dice Malpeli respecto de tus musculosas o blusas.

 

¡Que no falten las monoprendas!

Los enteritos u overalls son eternos aliados. Ya seguramente te enamoraste de ellos hace unos años así que no tengas miedo de buscar aquellos que hace como tres temporadas que no usás y colgarlos como protagonistas en tu closet: “visten sin necesidad de pensar en combinaciones, facilitan y resuelven looks para todos los días o más arreglados”, explica Malpeli.

Para las noches más frescas

Te acordás de aquellas botas texanas que te encantaron y despues dejaste guardadas porque no daban con la tendencia del año pasado. Pues… ¡buenas noticias! Sacales lustre porque vuelven. Algunas opciones para incorporarlas: “con shorts, faldas o jeans y remeras básicas blancas”, dice Pica.

 

Lunares y más lunares

El año pasado fueron las rayas, este los lunares. Pero como estos toques de estampado se van combinando en cada temporada, con seguridad tendrás algo con pintitas. Con aires flamencos y de la moda de los años 20, se llevarán en blusas, maxi vestidos y polleras. En blanco y negro, siempre dan una imagen chic. Si no tenés ninguna prenda en este estampado, podés ponerle a una blusa o vestido que ya no te convence algunos detalles con lunares.

Un secreto de las expertas en imagen es que el tamaño de la estampa siga las proporciones de la contextura corporal.