Policiales Miércoles, 19 de junio de 2019

Revelaron de qué murió la mujer que apareció envuelta en una frazada en plena calle

Lourdes Arangio era mamá de dos niñas. Su cuerpo fue hallado en el barrio porteño de Colegiales. Descartan una muerte violenta.

Por Redacción LA / Télam

Confirmaron que la mujer cuyo cadáver fue hallado ayer envuelto en frazadas en el barrio porteño de Colegiales murió de una congestión y un edema agudo de pulmón, según los resultados preliminares de la autopsia, en la que los forenses no observaron signos de una muerte violenta.

Si bien algunas fuentes policiales habían dicho que María Lourdes Arangio (32) presentaba algunas marcas en el cuello producto de un posible estrangulamiento, los expertos del Cuerpo Médico Forense lo descartaron.

El cadáver estaba en avanzado estado de putrefacción y los forenses establecieron que Arangio llevaba algunos días de fallecida cuando fue depositada en la vía pública envuelta en dos frazadas.

 

Los médicos que ayer practicaron la autopsia tomaron varias muestras del cuerpo para estudios complementarios que serán clave para determinar si en la muerte de la mujer influyó algún tipo de droga o tóxico.

"Sabemos por los testimonios recolectados en la causa que tanto la mujer como el imputado, su ex pareja, tenían adicción a algunas drogas", dijo un jefe policial.

El único detenido, Raúl Antonio Devias (50), apodado "El gitano", pasó la noche en la sede de la Comuna 12 y esta mañana fue trasladado a la Unidad 28 del Servicio Penitenciario Federal (SPF) que funciona en la alcaidía del Palacio de Tribunales, para ser indagado después del mediodía por el juez de la causa, Damián Kirszenbaum, y el fiscal Jorge Fernández.

 

Por otro lado, los investigadores hallaron en la casa de la ex pareja y único detenido por el caso una pared pintada con el nombre de la víctima y rastros de posible sangre detectados con el reactivo "luminol".

Los allanamientos realizados anoche fueron dos y estuvieron a cargo de efectivos de la Comisaría Vecinal 13C y la División Brigadas y Sumarios de la Comuna 13 de la Policía Ciudad, quienes ingresaron a viviendas de la misma calle Céspedes al 2900, donde a las 5.34 del martes dejaron abandonado el cadáver entre dos autos estacionados.

El primero fue en la casa de "El gitano", donde en uno de los dormitorios la policía encontró una pared que tenía escrito con marcador el nombre de pila de la víctima: "Lourdes".

 

En ese domicilio se secuestraron dos teléfonos celulares que se enviaron a analizar por peritos informáticos y algunos cabellos, pero además trabajaron durante varias horas peritos de la Policía Científica.

Los expertos hicieron pruebas de "luminol" -un químico que reacciona ante la presencia de manchas de sangre lavadas-, que detectaron posibles rastros hemáticaos en la cama y en la pared que da al respaldo de la misma cama.

Según las fuentes, el "luminol" también dio positivo en una serie de prendas de vestir halladas en el lavarropas, y se secuestraron una campera polar, un repasador y un trapo que también tenían aparentes manchas de sangre.

Sin embargo, una fuente de la investigación aclaró que los rastros que reaccionaron al "luminol" pueden ser de vieja data y no son suficientes como para especular con la escena de un homicidio violento.

Macabro hallazgo en plena calle

El hallazgo se produjo ayer a la mañana en la calle Céspedes al 2900 por un vecino que llamó a la línea 911 para reportar la presencia de un bulto de grandes dimensiones, empaquetado con frazadas, que había sido dejado sobre la calzada, junto al cordón de la vereda y entre dos vehículos estacionados.

Al lugar llegaron agentes de la comisaría 13C de la Policía de la Ciudad, con jurisdicción en la zona, y una ambulancia del SAME, quienes constataron que se trataba de una mujer fallecida.

Según las fuentes, la víctima estaba vestida con una calza y un buzo negro, pero sin calzado, y por el estado de putrefacción del cadáver, llevaba varios días muerta.

 

Un video de una cámara de seguridad de la cuadra fue la clave para esclarecer el caso, ya que captó el momento en el que un hombre depositaba el cadáver detrás de un camión rastrojero estacionado a diez metros de su casa, ubicada en Céspedes 2947.

Gracias a sus huellas dactilares, la víctima fue identificada como Arangio, una mujer madre de dos hijos, con problemas de adicciones, cuya familia no sabía nada de ella desde hacía 10 días y que había estado en pareja con Devias, quien quedó detenido cuando ayer por la tarde fue allanada su casa.