Opinión Lunes, 13 de mayo de 2019 | Edición impresa

Reúso agrícola de afluentes cloacales tratados en Mendoza - Por Luraschi y Rauek

Por Ing. Mario Luraschi, Ing. Teresa Rauek - Dirección de Policía y Calidad del Agua. Irrigación

La elevada escasez hídrica de nuestra provincia, convierte el aprovechamiento de las aguas residuales en una alternativa especialmente adecuada de reutilización. Con esta práctica, además, se completa el tratamiento que se lleva a cabo en las plantas depuradoras de efluentes y se incorporan nutrientes a los suelos logrando un aprovechamiento económico que adquiere importancia en una zona árida.  

El agua que recibe el agricultor es rica en materia orgánica y nutrientes por lo que se reducen los costos de fertilizantes. Pueden realizarse cultivos de invierno, con un incremento en las cosechas. Pero deben observar las medidas higiénicas adecuadas para evitar afectaciones en su salud como consecuencia de la utilización de aguas residuales deficientemente tratadas.  

El Departamento General de Irrigación emitió la resolución N° 400/03 HTA, mediante la cual ha regulado las denominadas Áreas de Cultivos Restringidos Especiales (Acres), aclarando explícitamente que deben gestionarse dentro de un marco de desarrollo sustentable. Establece la calidad que deben tener los efluentes tratados así como también los tipos de cultivos que pueden producirse a efectos de garantizar la salud de los agricultores y consumidores. La aplicación de los efluentes tratados en riego agrícola, se ha visto influenciada por la política de vuelco cero de efluentes a cauces superficiales que ha propiciado el Departamento General de Irrigación a efectos de preservar la calidad en la red de riego.  

En la provincia se tratan alrededor de 360.000 m3/día de efluentes cloacales, concentrados mayormente en el Área Metropolitana que es donde se radica más del 60% de la población, con los cuales se pueden regar casi 7.000 ha en verano y 24.000 ha en invierno. Actualmente existen 17 Acres en la provincia, siendo los de las depuradoras de Campo Espejo (Las Heras) y El Paramillo (Lavalle) los que concentran en conjunto aproximadamente 6.000 ha bajo riego, con predominio de vid, olivos, alfalfa, zapallo, ajo y cebolla.  

El reúso agrícola posee una importancia estratégica relevante para incrementar la eficiencia en el aprovechamiento del recurso hídrico, mitigando las consecuencias del cambio climático.  

Entre sus ventajas principales merece mencionarse:  

* Aumento en la disponibilidad del recurso: al reusar los efluentes cloacales y/o industriales tratados para regar áreas con derechos, superficiales o subterráneos, se incrementa la disponibilidad ya que se liberan recursos hídricos para otros fines.  

* Mejora en la garantía hídrica: las aguas cloacales tratadas se generan todo el año y con un caudal prácticamente constante. Además de la cantidad, con Acres correctamente manejados y controlados se garantiza el uso seguro desde el punto de vista sanitario.  

* Favorece el desarrollo socioeconómico: la reutilización de efluentes cloacales tratados para regar propiedades sin derechos incrementará el oasis cultivado y generará nuevas posibilidades de trabajo.