Espectáculos Miércoles, 14 de agosto de 2019 | Edición impresa

René Pérez: el reggaetón como fuego político

El ex Calle 13, contó cómo fue que, junto a Ricky Martin y Bad Bunny, provocaron la renuncia del gobernador de Puerto Rico.

Por Sabrina Galante - Especial para Estilo

Aunque su paso por Buenos Aires fue estrictamente familiar, la promoción de su nuevo sencillo y videoclip, “Bellacoso”, el primer corte de difusión de su segundo álbum solista, es la excusa para la charla en el séptimo piso de un hotel del barrio de Recoleta en Buenos Aires.

 

Todavía bajo los efectos del jet-lag (“aunque anoche pude por fin descansar”), René Pérez Joglar (41) -alias Residente- habla de la Argentina, donde vivió durante un año y medio, como un local más. “Es mi segunda patria. Desde que mi hijo nació, hace 5 años, no ha habido un día en el que no nos veamos acá en Buenos Aires. Él vive aquí la mayor parte del tiempo, donde tiene su escuela y yo vengo a cada rato para estar con él o él también para Puerto Rico. Me quedo unos días con él y después vuelvo a terminar el nuevo disco y unos videos. Desde que salió mi primer trabajo en solitario, ‘Residente’, estuve tocando por dos años sin parar y este 2018 es la primera vez que puedo decir que voy a estar un año sin hacer gira, para sentarme a pensar y hacer música”, advierte el ex fundador y vocalista de Calle 13 desde una suite empapelada con gigantografías del pegadizo hit que lo une a Bad Bunny, máximo exponente del trap latino.

Ondas Cerebrales. René experimenta con sus sonidos | AP

Tras doce días de pausa en sus actividades profesionales, debido a su participación en las masivas protestas que desataron la crisis política en Puerto Rico con el denominado “chatgate” (que terminó con la renuncia del gobernador Ricardo Roselló, luego que se descubrieran conversaciones sexistas y homofóbicas), el cantante boricua asegura que todo sigue complicado pero “lo más importante ya ocurrió y es que la gente se enteró del poder que tiene. Fue algo histórico. La última vez que había ocurrido algo así había sido hace 15 años, pero esto fue mucho más grande, fue ver todo Puerto Rico unido, sin intereses de partidos políticos y molestos de todo lo que había pasado. Yo llevaba tanto tiempo desde chamaquito esperando un momento de unidad como ese, sin pensar en la independencia, solo pensando en la unidad. Y ver que había solamente banderas puertorriqueñas fue impresionante”.

 

-Tu nuevo single se da a conocer horas después de que el gobernador de Puerto Rico renunciara a su cargo, el 2 de agosto pasado. ¿Este lanzamiento, a puro baile y reggaetón, fue una manera de celebrarlo?

-Sí, fue una forma de celebrar porque no teníamos pensado salir esa semana. Originalmente iba a salir tres semanas antes y cuando vimos la situación de lo estaba pasando en la isla ni yo ni Benito (Bad Bunny) teníamos la cara para sacar un tema de baile y de fiesta porque no era lo que sentíamos. Detuvimos todo y fue complejo. Es difícil pararlo todo de la noche a la mañana, fue muy complicado para todos los que estaban involucrados en este trabajo.

 

-Sin banderas musicales ni políticas, artistas como Ricky Martin, Wisin, Nicky Jam, Daddy Yankee se aliaron para hacerle frente a la crisis. ¿Esperabas semejante impacto mundial?

-Yo sabía que iba a tener impacto en la isla, pero cuando vi que en China estaban hablando de esto pensé: “esto salió bien”. Sí sabía que el junte de Ricky, con Benito (Bad Bunny) y conmigo también iba a colaborar mucho a nivel noticia porque los tres representamos cosas y generaciones distintas. Yo quizás era un poco más obvio, porque me manifestaba un montón y Ricky también hace un tiempo. Aunque yo estaba 50/50 que él pudiera llegar a la isla, porque tenía unos compromisos. Yo también los tenía, pero eran con Benito y los cancelé. Benito estaba en España, yo en Nueva York y Ricky en Los Ángeles entonces hicimos un grupo de chat y por ahí planificamos todo lo que íbamos a hacer y cómo. Yankee (Daddy) también armó un chat conmigo. Me sentí contento de que sea la primera vez que se unieran artistas conmigo, porque a veces uno se quedaba ahí solo.

 

- Después de semanas de manifestaciones en las calles del Viejo San Juan, Ricky Martin dijo: “Lo conseguimos sin armas, como Gandhi”.

-Ese era el espíritu, aunque obviamente que uno se frustra cuando empieza a ver violencia. Y la generación nueva está bien complicada de engañar. Antes te metían mucho miedo y te decían que si se manifestaban es porque son comunistas, socialistas o van a ser Cuba o Venezuela y empiezan a compararte con situaciones que no tienen que ver y los chamaquitos nuevos, jóvenes no lo entienden así. Y para colmo cada cosa que se hacía estaba grabada, se quemó un auto y dijeron que habían sido los manifestantes y salió en el video que la policía había lanzado un gas.

- “Afilando los cuchillos”, tu primera colaboración con Bad Bunny, en el que también participa “iLe” Cabra, tu hermana, apunta también en la situación política en la isla y alude a la corrupción.

- Y se escribió en un día. Es un tema que para mí es bien fuerte y que está más cabrón todavía. Trabajar con Benito era algo que ni siquiera lo había pensado, pero de repente me di cuenta que era un tipo que todo lo que tiene en la cabeza, que tiene muchas cosas interesantes que decir, todavía no lo ha proyectado en sus letras y lo logré conocer. Es de los pocos de la generación nueva que rápido salió a manifestarse y eso no es común en alguien que está en su espacio y la cantidad de jóvenes que lo escuchan a nivel mundial. Y esta chévere pensar que a pesar de que la gente nos ve distinto, tenemos una manera de conectar, como también en “Bellacoso”, por la fiesta, por el baile y el reggaetón.

 

-Compartiste en redes sociales un video con tu hijo, Milo, (fruto de su relación con la actriz Soledad Fandiño) cantando tu nuevo corte de difusión.

-Es que lo vi y me parecía gracioso grabarlo, estaba como rapeando. Ahora se la sabe más, pero la había escuchado sólo dos veces y ya se sabía la letra. Él es un chamaquito bien creativo más que musical, como muchos niños. Es muy inteligente, me hace preguntas, yo le explico y le saco mapas, le muestro que todos somos una sola raza y le doy explicaciones bien profundas y él me hace preguntas igual de profundas. Él vivió conmigo toda la situación en Puerto Rico, porque estábamos de vacaciones e hizo su cacerolazo también, en casa con mi mamá a las 8 de la noche. Y me encargué de explicarle, dentro de lo que puede entender aunque él entiende un montón de cosas, todo lo que estaba pasando.

-Algo innovador en tu próximo álbum es la utilización de ondas cerebrales para crear el sonido de tus canciones. ¿Qué te llevó a pensar en algo así?

-Se me ocurre porque estaba buscando hacer un disco en el que todas las canciones estuviesen conectadas bajo el mismo concepto, en el disco de “Residente” ocurre también, en el que fui escribiendo sobre mi mapa genético. La diferencia es que ahora estoy escribiendo todo lo que tengo en la cabeza y de ahí sale la idea de que tengo que estudiarme el cerebro y estudiárselo a otra gente y a los animales. No todo es sobre el cerebro, sino las ondas en general. Estoy trabajando con científicos y me hice amigo de un neurólogo que trabaja con gusanos, los gusanos tienen 304 neuronas y hacen cosas espectaculares con eso. Y con la frecuencia cerebral del gusano estoy haciendo música también.

 

-¿Aprendiste a lidiar con las críticas de quien no comparte tus letras o videos?

-¡Sí, ya tengo una maestría en eso y un doctorado! Siempre, desde que empecé, pasaba algo cada vez que sacaba un tema y se creaba una discusión. Uno tiene que aprender a entender eso que a mí me tomó tiempo al principio.

El rapero puertorriqueño jamás se mantuvo ajeno a la realidad que lo rodea. Incluso desde los tiempos de Calle 13, banda de la que fue fundador y vocalista, en la que siempre se encargó de incluir en sus letras un poderoso contenido social y político.

“De chiquito crecí con eso y pienso que es algo que los artistas deben asumir. Si trabajan con total honestidad y no están pensando únicamente en venderte algo como prioridad, hablarían sobre todo: sobre lo social, el sexo, el amor y la política porque uno se supone que es el reflejo de lo que siente”, asume el primer artista latinoamericano en hacerse acreedor del “Nobel Summit Peace Award” por su labor social. 

Reconocido en la industria por su activismo y constante compromiso, además de férreo defensor de la independencia de su Puerto Rico natal -isla caribeña que desde 1952 es un estado libre asociado dependiente de los Estados Unidos- destaca la histórica unión de los referentes de la música latinoamericanos. “Estoy muy feliz con lo que está pasando. porque es la primera vez. Me ha pasado de ganar 9 Grammys quizás en una noche y yo seguir diciendo cosas pero estar completamente solo alrededor”.

 

Dentro del convulsionado escenario político que azota a Puerto Rico desde hace varias semanas y que lo tuvo en el centro de la escena junto a otros referentes musicales como Ricky Martin, Wisin, Nicky Jam, Daddy Yankee, el artista boricua, que detuvo sus compromisos para acompañar a su pueblo desde las calles, aseguró: “No me involucraría en política, yo no estoy para eso. Haría todo lo que pueda para ayudar a Puerto Rico y voy a buscar la forma pero yo no la voy a hacer por ahí, yo prefiero dedicarme a la vida de mi hijo y hacer música como hago y hacer cine también que es algo que me gusta mucho”.

 

Y, con esperanzas de que la situación mejore a futuro, concluyó: “Ya se han creado partidos y hay unos candidatos interesantes jóvenes sin historial, que no quiere decir que porque sean jóvenes van a ser buenos, pero por lo menos no están atados a la corrupción de antes”.