Sociedad Miércoles, 19 de junio de 2019 | Edición impresa

Red Bus: casi imposible de craquear 

Especialistas aseguraron que es muy difícil violar la seguridad de las tarjetas.

Por E. Scortichini - escortichini@losandes.com.ar

La situación ocurrida ayer por la mañana en las oficinas de Red Bus plantó una duda en la cabeza de los usuarios. ¿Qué tan difícil es violar la seguridad de las tarjetas que usamos a diario? “No es fácil. Es un sistema bastante seguro que se utiliza en todo el mundo, incluso para realizar pagos bancarios”, explicó a Diario Los Andes Rodolfo Giro, presidente del Polo TIC Mendoza. “La tarjeta en sí misma es una computadora que recibe electricidad cuando se acerca al lector. Para que funcione, se necesita de un equipo especial. Además, para descifrar el código, hay que conocer la ´semilla´ y el código”.

 

Si bien, Giro reconoció que todo es “craqueable” es muy difícil que un estudiante con tecnología doméstica consiga romper o adulterar la seguridad de las tarjetas. 

 

En tanto, José González Calderón de la empresa Worldline Argentina S.A que instaló el sistema de Red Bus en la provincia, aseguró que las tarjetas “tienen una tecnología que no se puede craquear”. Reconoció que no trabaja para la empresa hace tres años y que las tarjetas de hoy no son las mismas que en aquel momento, Calderón aseguró que es muy difícil que alguien pueda violar la seguridad del sistema. 

 

“Prácticamente lo veo imposible porque conozco todos los componentes electrónicos que intervienen en el proceso de poder viajar”.