Arquitectura Sábado, 29 de febrero de 2020

¿Qué define al estilo “loft”?

Se trata de espacios amplios, con límites poco definidos y preponderancia de materiales industriales.

El loft surgió en los años 70 en Nueva York, como una iniciativa de estudiantes y artistas locales en busca de espacios económicos donde vivir y trabajar. Motivados por los bajos costos, decidieron mudarse a galpones y locales industriales desocupados, integrando de esta manera trabajo y vivienda en un mismo lugar, a menor costo y con la posibilidad de contar con grandes e iluminados espacios para desarrollar sus actividades.

Posteriormente el estilo se constituyó en un fenómeno social, asociado a una forma de vida vanguardista y de primer nivel.

Características

El loft se caracteriza por grandes superficies sin divisiones, el uso de escaleras descubiertas y la abundancia de materiales industriales (acero, hierro, vidrio y hormigón). Éstos permanecen desnudos, dejando ver su estructura y colores en paredes, columnas y aberturas. Grandes ventanales vidriados, a su vez, aportan iluminación y bellas vistas a los interiores.

También incorpora zonas comunes conectadas entre sí con mucha luz y destacado aspecto fabril. El espacio vacío constituye el elemento más importante.

Otra particularidad de este tipo de viviendas es el uso de entrepisos que separan el área principal de salón, living y cocina, de los dormitorios, o el estudio. La unión de ambas plantas generalmente se logra con escaleras de importante peso decorativo.

Principios decorativos

Su decoración es fría, en apariencia. Es un estilo tranquilo y neutro, en el que prevalece el minimalismo. Los ambientes despojados, los colores de tonalidades claras y los muebles de estilo contemporáneo utilizados deben lograr esa impronta.

Para conseguir una sensación de continuidad, suele utilizarse el mismo suelo en todos los ambientes y en el revestimiento de las paredes, por ejemplo el microcemento.

Estos espacios disponen de pocos muebles. Estanterías y armarios empotrados resultan ideales para el almacenaje de los equipos audiovisuales. Este estilo se caracteriza por la falta de elementos decorativos.

Colores

Los colores utilizados generalmente suelen ser fríos, con preponderancia de grises, azules y sobre todo blancos. No obstante, se emplean también tonos vainilla, tierra o hueso. Un aporte importante pueden ser sillones o banquetas con tapizados vibrantes.

Iluminación

La luz juega un rol fundamental. La vivienda deberá  tener grandes ventanales que permitan un acceso importante de luz natural. Ésta debe inundar el ambiente.

También es importante contar con una buena iluminación artificial. La posibilidad de dejar los cables a la vista permite una mayor flexibilidad. Las lámparas “galponeras” colgando del cielo raso suelen ser una muy buena elección.

Tips

- Deben evitarse paredes y puertas, utilizando para divisiones elementos alternativos: bibliotecas, paneles o telas.

- El estilo loft permite detalles de obra a la vista, por ejemplo columnas, cables, cañerías de instalaciones eléctricas o calefacción.

- Es importante dejar zonas despejadas para la circulación y permanencia, que gocen de la luz y el confort de tener todo al alcance de la vista.

- Aunque los ambientes permanezcan sin divisiones definidas, pueden existir espacios de mayor privacidad como baños y dormitorios.

- En algunas viviendas se suelen utilizar las tradicionales puertas japonesas “sh?ji” para dividir grandes espacios. Éstas permiten la entrada de luz y son fáciles de mover.

- Este estilo requiere de una altura considerable de los techos. No obstante, si no la hubiera, es posible crear sensación de altura por medio de la decoración y los acabados.

Fuente: Servicio informativo de la construcción