Sociedad Policiales Miércoles, 16 de octubre de 2019 | Edición impresa

Próvolo: los peritos coinciden en que los abusos ocurrieron en el interior del instituto

Declararon ante el tribunal y para ellos no hay dudas, las vejaciones ocurrieron y que las víctimas no fabulan en sus testimonios.

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

El juicio por los abusos sexuales a ex alumnos del instituto religioso para chicos sordos Antonio Próvolo continúa; y los testimonios que comprometen a los imputados (dos curas y un ex jardinero) cada vez son más. Durante la jornada de ayer, un psiquiatra que se desempeñó en el Cuerpo Médico Forense -y que actualmente lo hace en el Equipo de Abordaje para víctimas de Abusos Sexuales (Edeaas)- ratificó lo mismo que han hecho casi todos los peritos oficiales durante el debate: que los relatos de los chicos son verosímiles, coherentes, que no hay indicios de fabulación ni de malas intenciones en sus declaraciones.

De esta manera, el especialista -que entrevistó luego de las denuncias a 6 de los denunciantes- ratificó la credibilidad del relato.

 

Al momento de realizar sus preguntas, la abogada de los imputados, Alicia Arlotta, se refirió a la posibilidad de que estos episodios pudiesen haber tenido lugar fuera del instituto. No obstante, el psiquiatra fue contundente al confirmar que los chicos identifican claramente al instituto religioso como el escenario y a los imputados como los autores de los hechos.

Las pericias psicológicas y psiquiátricas resultan fundamentales en el proceso para intentar probar los abusos. Sobre todo si se tiene en cuenta que al haber transcurrido tantos años entre los episodios y el momento en que fueron denunciados (fines de 2016 y 2017); no quedan ya rastros ni indicios químicos o físicos de los ataques.

 

También declaró ayer una ex docente del Próvolo; quien sostuvo haberse desempeñado en el lugar entre 1998 y 2006. En su declaración, la docente manifestó haber oído rumores de un supuesto abuso en 2008 (época en que se registró una primera denuncia en la Justicia, aunque nunca prosperó). Sin embargo, la maestra se defendió destacando que hubo noticias ciertas o confirmaciones de este hecho.

Para los abogados de las víctimas, esta situación es importante ya que describe que existió complicidad -al menos por medio del silencio- dentro del sector docente.