Sociedad Jueves, 6 de junio de 2019

Próvolo: la monja Kumiko insiste que es inocente

La religiosa dijo que espera un juez que no le tema a la verdad y que sea imparcial. Está imputada como autora y partícipe de abusos.

Por Redacción LA

La monja japonesa Kumiko Kosaka, imputada como autora y partícipe primaria de abusos sexuales a chicos sordos en el instituto religioso Antonio Próvolo(Luján de Cuyo) habló nuevamente con un medio.

 

Ella cuenta con 6 imputaciones concretas y está con tobillera electrónica en un convento, bajo prisión domiciliaria. En una entrevista vía videoconferencia, insistió en que todas las acusaciones en contra suya son falsas y que las declaraciones de los chicos sordos fueron manipuladas.

Kosaka insistió en que espera que el juez no le tema a la verdad y que sea imparcial. Y dijo además que nunca supo de abusos sexuales en el Próvolo. Esto pese a que varias víctimas la identificaron como "la monja mala" y la acusaron de abusos, golpes y hasta de haberlas entregado al cura Horacio Corbacho para que las abuse.

 

Dos chicas declararon que la monja japonesa colocó pañales a una de ellas luego de haber sido violada por Corbacho; y lo hizo con la intención de esconder las hemorragias en su zona genital. En tanto, una tercera víctima sostuvo que la envió al cuarto del sacerdote para que éste la violara

Todas las mañanas que despierto me pregunto 'por qué', he preguntado a miles de personas por qué y todavía no encuentro respuestas”, afirmó Kumiko al Grupo América.

 

El Caso Próvolo está dividido en 3 causas -Kosaka integra la segunda-, y el juicio por la primera (que incluye a los curas Corbacho y Nicola Corradi y a 2 ex administrativos, uno de ellos ya condenado -Jorge Bordón-) iba a comenzar el 10 de junio. Pero todo indica que esto va a quedar para más delante de la feria.

El abogado de la monja, Carlos Varela Álvarez aspira de todos modos a que haya un solo mega juicio con todos los acusados.

 

Kumiko dijo que nunca supo de abusos sexuales en el Próvolo y dijo que estando en Buenos Aires, le mandaron un correo electrónico y el enlace de un diario en el que informaban que estaba prófuga, aunque ella asegura que nunca estuvo prófuga.

Kumiko es una de las 14 imputadas en los abusos sexuales a chicos sordos del colegio Próvolo. Está acusada de  participación primaria y autora de algunos vejámenes, a la espera de ser juzgada.