Sociedad Martes, 10 de septiembre de 2019

Próvolo: dijo que un cura la violó dos veces en el baño y que la monja le puso pañales

Una ex alumna declaró que el cura Corbacho abusó sexualmente de ella. Además, dijo que la golpeaban y que otro empleado penetró a un perro.

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

Los terroríficos detalles no dejan de emanar y sorprender en el juicio por los abusos sexuales en el instituto religioso para chicos sordos Antonio Próvolo, proceso que tiene a dos sacerdotes y a un ex jardinero como acusados por 28 episodios de abuso sexual y corrupción de menores.

Esta vez fue una ex alumna de 20 años, quien estuvo en el instituto desde 2005 -ingresó cuando tenía 6- y acusó directamente al cura Horacio Corbacho de haberla violado en el interior del baño del albergue de chicas. La joven indicó que estos abusos se registraron en dos oportunidades, siempre en el mismo escenario. Y contó que luego de uno de los ataques, la monja japonesa Kumiko Kosaka le colocó pañales para ocultar las heridas que le produjo el vejamen.

Corbacho está imputado por 16 episodios de abuso sexual y corrupción de menores / Foto: Ignacio Blanco (Los Andes)

La joven declaró este martes de la misma manera en que lo han hecho la mayoría de las víctimas desde que comenzó el juicio: por medio de la reproducción de entrevistas en cámara Gesell desarrolladas durante la investigación del caso. La declaración total de la joven fue registrada en tres entrevistas distintas, y en cada una aportó datos escalofriantes. Sin embargo, durante la jornada de hoy sólo alcanzaron a reproducirse dos de las cámaras Gesell y los primeros minutos de la tercera.

 

Violaciones

Los episodios concretos de la violaciones fueron detallados al inicio de la tercera entrevista, que tuvo lugar ya en 2017. Tras haber declarado por primera vez el 7 de diciembre del 2016, la joven se animó a ampliar su declaración en dos cámaras Gesell más. Y fue allí que contó como en un par de oportunidades en que ella estaba sola en el baño, ingresó Corbacho y la sometió sexualmente

Próvolo - Juicio día 15

Además, la víctima también ubicó a la monja japonesa Kumiko Kosaka en una de esas escenas, ya que indicó que tras haber sufrido uno de esos ataques sexuales fue la propia monja quien le colocó pañales para ocultar la hemorragia

En su declaración destacó también que en los minutos posteriores a uno de los abusos ingresó otra alumna del instituto al baño y la encontró vulnerable. De hecho, fue precisamente esta segunda niña quien le pasó algunas servilletas de papel para que pudiera limpiarse.

 

Esta segunda joven es también una de las más de 20 víctimas que tiene todo el Caso Próvolo y es quien hizo la primera denuncia a fines de noviembre del 2016. Es decir, fue ella quien sacó a flote la punta del iceberg que luego terminaría por salir a la superficie en su totalidad; con todas las aberraciones ocurridas y sufridas por quienes estudiaban y dormían en el instituto católico.

Golpes, zoofilia y más abusos

Además de los vejámenes ya detallado, la víctima que declaró hoy indicó que Corbacho también la tocó en sus brazos y piernas en diferentes oportunidades. Además, durante su relato destacó haber sufrido maltratos físicos constantemente mientras estuvo internada en el albergue del lugar. 

Manifestó que quienes la golpeaban a ella y a otros alumnos eran el ya mencionado Corbacho, el otro sacerdote Nicola Corradi -los dos están enjuiciados por estos días-; y también la monja Kosaka (imputada en otra causa también referida a los abusos), el ex monaguillo Jorge Bordón (ya condenado a 10 años de prisión tras reconocer la autoría de 11 abusos) y el ex empleado que estuvo imputado al principio, pero que fue sobreseído por inimputabilidad.

Precisamente sobre este último acusado, la ex alumna destacó haber visto como penetraba a un perro que estaba en el instituto. Incluso, manifestó que tenía videos en su celular de estos hechos, junto a otro tanto material pornográfico.