Policiales Miércoles, 4 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Próvolo: declara joven que denuncia haber sido abusado en grupo

Se trata de un ex alumno misionero que fue entrevistado en cámara Gesell en 2017. Dijo que fue vejado por más de uno de los imputados.

Por Ignacio De la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

Se espera que la jornada de hoy en el juicio por los abusos sexuales a chicos sordos en el instituto religioso Antonio Próvolo sea por demás movilizante. Es que está prevista la declaración -no de forma presencial, sino por medio de la reproducción de una cámara Gesell de 2017- de un joven de 23 años, quien denuncia haber sido abusado sexualmente por varios de los imputados, e incluso por más de uno en simultáneo y en algunas ocasiones. Pero eso no es todo: oportunamente manifestó también haber sido testigo de la caída de un ex compañero del instituto mientras estaba en el techo del lugar.

 

Concretamente, la víctima señala como autores de los reiterados ataques a los curas Horacio Corbacho y Nicola Corradi y al ex jardinero Armando Gómez, los tres que enfrentan el juicio desde el 5 de agosto. Pero también señala a J.L.O., otro ex administrativo que integró el lote de los primeros imputados al principio hasta ser sobreseído. 

Además de los abusos, el joven -oriundo de Misiones- también manifestó hace dos años en la entrevista con los profesionales del Equipo de Abordaje de Abuso Sexual (Edeas) haber sido víctima de situaciones de extrema violencia física, lindantes con la tortura.

Ni bien la víctima pudo hacerse entender y su familia tomó conocimiento del martirio de sus días en el Próvolo mendocino, el joven volvió a Misiones junto a sus padres. Y allí vive actualmente, trabajando en campos yerbateros.

 

Otro detalle importante en la vida de este joven es que antes de estar internado en el Próvolo mendocino, estuvo en la sede platense. Precisamente Corradi está denunciado por otros ex estudiantes del instituto bonaerense, también por episodios de abuso sexual, corrupción y maltratos.

Una pesadilla 

El joven misionero -también sordo, como casi todas las víctimas- cuya declaración será reproducida hoy, llegó al instituto lujanino en 2004, cuando tenía 8 años. Durante la entrevista de junio de 2017 que se extendió durante casi 4 horas y media, el relato del joven fue “desgarrador” y verlo salir de la entrevista fue “una situación devastadora”, según trascendió entonces. 

 

Entre otras cosas, el denunciante manifestó que lo encerraban en la habitación de Corradi y allí ocurrían la mayoría de los abusos. Además, hizo alusión a conductas “brutales y violentas” de los imputados y de la monja japonesa Kumiko Kosaka y dio detalles de la presencia de material pornográfico en el lugar.

En el instituto permaneció hasta 2009, cuando finalmente pudo regresar a su pueblo. Una vez que salió a la luz el escándalo, el joven regresó a Mendoza para formalizar su denuncia. Sin embargo, no lo hizo en los días posteriores sino que transcurrieron más de 6 meses.

 

Y su localización no fue simple. Es que, además de irse, el joven cambió su número de teléfono y cortó cualquier vínculo que pudiera llegar a quedarle con Mendoza.

De hecho, cuando regresó a la provincia, prácticamente no estuvo en contacto con los otros denunciantes y contó con la fuerte contención de un equipo.

Pendiente

De las 28 imputaciones que tienen los tres hombres que enfrentan el juicio, el octogenario cura Corradi acumula 6 de ellas. No obstante, y siempre de acuerdo a lo que relató hace 2 años el joven misionero, quedaría pendiente una séptima imputación.

 

Y es que la víctima relató haber sido violada también por el italiano, episodio que no está entre las imputaciones con que llegó el sacerdote al debate.

El juicio se reanudará hoy a las 8.30, mientras que el viernes no habrá audiencia.
imperturbables. Gómez, Corbacho y Corradi no muestran expresividad durante las audiencias.

 

Ex alumna dijo que fue violada por  los imputados 

Más de 3 horas de declaración fue lo que le tomó a una joven de 24 años explayarse sobre las violaciones que dijo haber sufrido de parte del cura Corbacho y del ex jardinero Gómez, además de los tocamientos sufridos por parte del también cura Corradi. Este fue el eje en que se basó la jornada de ayer en el juicio, que contó con la reproducción de dos entrevistas en cámara Gesell. También ubicó a la monja Kosaka (quien está imputada por al menos 9 hechos) como protagonista de otros abusos.

 

La víctima manifestó haber sido violada por el más joven de los curas cuando tenía 13 años y ubicó el ataque en la habitación de Corbacho. En tanto, respecto al vejamen perpetrado por Gómez, sostuvo que ocurrió cuando tenía 16 años en uno de los baños del instituto.