Fincas Miércoles, 22 de enero de 2020

Pronto saldrán al mercado tomates envasados con el sello “frescos”, “sanos” e “inocuos”

Desde la Asociación Tomate 2000 informaron que diversas agroindustrias se sumarán a la iniciativa

Por Redacción LA

El Programa Tomate 2000, del que forma parte el Ministerio de Economía y Energía de la provicnia, garantiza los controles de calidad, desde los insumos y el plantín de tomate hasta el producto elaborado en fábrica, para lograr un producto de excelente calidad y libre de residuos fitosanitarios.

Desde la Asociación Tomate 2000 explicaron que pronto los consumidores nacionales, al momento de comprar productos de tomates cultivados y elaborados por el programa, encontrarán envases con su propio sello, que realza las características “frescos”, “sanos” e “inocuos” y que permite su rápida identificación.

Empresas como Agroindustrias Cialpil, Arcor, RPB (Baggio), Salto de las Rosas (Molto), Solvencia, Industrias AVA, Golden Harvest y Agroandina se sumarán a esta iniciativa.

Desde el 2018, mediante el esfuerzo y compromiso de sus actores y un ambicioso programa, la asociación implementó una serie de procesos diferenciales para lograr la máxima calidad de sus tomates, que son monitoreados desde el inicio de su producción.

El “Programa de Horticultura Integrada Responsable” se enmarca en un proceso de mejora continua, en busca de la mayor productividad y eficiencia de la cadena a través de la innovación permanente y en armonía con conceptos sociales y medioambientales, cada año más exigentes.

La Asociación Tomate 2000 es una entidad civil sin fines de lucro con 22 años de antigüedad en Cuyo, que nuclea a más de 100 productores, industrias, prestadores de bienes y servicios, INTA y gobiernos de San Juan y Mendoza. De esta manera, los actores más relevantes del clúster de tomate industria a nivel nacional trabajan de manera conjunta de norte a sur, en La Rioja, San Juan y Mendoza.

La entidad está concebida sobre la prestación de cinco servicios erigidos en pilares fundamentales: extensión agrícola (asistencia/gerenciamiento técnico), investigación, capacitación, compensación por  granizo y control de calidad. Sobre este último punto se enmarca el Programa de Horticultura Integrada Responsable.