+ Deportes Sábado, 19 de enero de 2019 | Edición impresa

Prohíben entrar a los estadios a 99 barras del Tomba y la Lepra

El Ministerio de Seguridad de la Nación busca terminar con la violencia y los negociados en el fútbol. Analizan la duración del castigo.

Por Julián Álvarez - Corresponsalía Buenos Aires

Está decidido: unos 99 barrabravas de Independiente Rivadavia y Godoy Cruz ya no podrán ingresar a los estadios del país por contar con una diversidad de antecedentes penales, por hechos de violencia y delincuencia dentro y fuera de las canchas. 

Así lo confirmaron a Los Andes calificadas fuentes del ministerio de Seguridad de la Nación, que en las próximas semanas publicarán una Resolución en el Boletín Oficial con nombre, apellido y DNI de cada una de las personas. 

 

La lista está en manos de la Dirección Nacional de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos, que conduce Guillermo Patricio Madero, en la órbita de la cartera que lidera Patricia Bullrich. Y se trabaja estrechamente con los clubes a través del programa Tribuna Segura. 

Esta decisión forma parte de una batería de medidas contra los barras bravas, en la que se contempla también atacar los negocios de estos grupos, como la reventa de entradas y la "administración" del estacionamiento de vehículos en inmediaciones de los estadios. 

Tombinos. Hace un par de años, hinchas de Godoy Cruz protagonizaron cruces violentos con sus pares de Independiente.

Así, los barras de Independiente de Rivadavia y Godoy Cruz pasarán a formar parte de la lista que hasta el momento integran 284 hinchas de River por tiempo indeterminado; cinco de All Boys y uno de Newell's por dos años; y 134 de Colón de Santa Fe por un año. 

Las fuentes consultadas por Los Andes aseguraron que el objetivo primordial es sacar a los “violentos y delincuentes” de los estadios, para que puedan “volver las familias y los espectáculos se desarrollen sin una aureola de miedo e incertidumbre”. 

 

Como para no romper con la cuestión folclórica en el mundo del fútbol, en Seguridad dicen que se permitirá que socios, seleccionados por los clubes, estén autorizados a ingresar con las banderas y los bombos a la tribuna popular.  

Desde el lanzamiento del programa Tribuna Segura el 6 de agosto 2016, el Gobierno tiene controles en espectáculos futbolísticos de 15 provincias; cubrió 940 partidos; efectuó 490 capturas solicitadas por la Justicia; y aplicó derecho de admisión a 1.692 personas por pedido de los clubes. 

El día bisagra

Con el respaldo del presidente Mauricio Macri, la ministra Bullrich está decidida a ir a fondo y buscará sacar de los estadios al menos por un año a unos 5.000 barrabravas que, en principio, se suben a tribunas de equipos que disputan la Superliga y otros torneos. 

En la Casa Rosada explicaron que si bien se venía trabajando desde el 2016 con una iniciativa legislativa para endurecer penas ya previstas en el Código Penal y crear figuras penales que actualmente son meras contravenciones, el 24 de noviembre fue una bisagra. 

Ese día un grupo de barras de River Plate atacó violentamente el micro de Boca Juniors unos mil metros del arribo el Monumental, donde debía disputarse la final de la Copa Libertadores que finalmente se jugó en Madrid. 

 

“El Presidente lo dijo: dimos una imagen al mundo que no representa la Argentina. Se venía trabajando fuerte con este tema, pero ese día se resolvió acelerar y profundizar las estrategias”, dijo un vocero de la gestión Cambiemos. 

Tiempo de restricción 

Madero y su equipo de expertos colaboradores están estudiando ahora el plazo por el que se le aplicará el derecho de admisión a los barras de los equipos de nuestra provincia, clubes que se enfrentaron por última vez allá por el 2006 (ambas hinchadas) en la definición de la Copa Vendimia, que finalmente quedó para Godoy Cruz (1-0).

Leprosos. Varios de los característicos simpatizantes de la Lepra, se quedarán sin poder asistir al Gargantini, ni a otras canchas.

Los asesores de la Dirección Nacional de Seguridad en Espectáculos Futbolísticos estudian la sanción sobre la base de los hechos que se le imputan a quienes desde muy pronto tendrán restringido el ingreso a todos los estadios del país. 

Hay algunos hinchas que ya tienen condenas por delitos penales, otros que están procesados y otros con auto de elevación a juicio, mientras que también hay sujetos con suspensión de juicio a prueba, en el marco de la ley Ley N° 23.184.

 

No obstante, explicaron en Seguridad, hay barras que no tienen causas penales en el espectro judicial pero sí denuncias policiales en su contra por conductas violentas contra personas o cosas, como rotura de autos o de la vía pública al salir de un partido. 

La ley se trata en febrero

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, ratificó que en el próximo mes se convocará a sesiones extraordinarias en el Congreso de la Nación, y que en ese período se tratarán dos proyectos de ley vinculados a barrabravas, luego del intento fallido en diciembre pasado. La funcionaria declaró que aspira a que alrededor de 5000 barras no puedan acceder a las canchas de fútbol de todo el país tras la implementación de nuevas iniciativas.

Por otro lado, confirmó que 560 barrabravas ya tienen el ingreso deshabilitado en los estadios del territorio nacional. Además, la ministra aseguró que en ambas iniciativas se incluirán en sus fundamentos la causa penal que tiene la Ciudad de Buenos Aires por la venta ilegal de entradas para el partido entre River y Boca, por la superfinal de la Copa Libertadores, el pasado 24 de noviembre en el Monumental. 

 

Luz verde contra funcionarios. Por estas horas se presenta como un camino que encontraron desde el Gobierno de Cambiemos para destrabar las críticas internas y de la oposición al proyecto de ley contra los barras. En las últimas horas, también se filtró la información que tanto Macri como Bullrich desean que todo se firme cuanto antes, como así también que se castiguen otros delitos vinculados al fútbol.

Además, la ministra pretende que en la reglamentación se pueda introducir un articulado que puede generar un cimbronazo en otros despachos públicos: la prohibición para que los funcionarios de nuestro país sean directivos de clubes de Primera División o de la Primera B nacional.

Debido a un diversidad de antecedentes de violencia, 99 hinchas mendocinos (de la Lepra y el Tomba) no podrán asistir a los estadios del país. La medida forma parte del programa que inició Nación, para terminar con las barras.

Portar armas, piedras, botellas, pirotecnia o cualquier elemento usado para ejercer violencia o agredir implicaría hasta 10 años de cárcel. Y desde el Gobierno, pretenden implementar el denominado Régimen Penal y Procesal para la Prevención y Represión de Delitos en Espectáculos Deportivos.

Mujeres al poder: otra apuesta de Cambiemos

El presidente Mauricio Macri puso en manos de tres mujeres la enorme responsabilidad de sacar a los violentos de las canchas de la Argentina: Patricia Bullrich, su asesora Florencia Arietto, y la abogada Valeria Sikorski. 

Bulrrich es la ministra de Seguridad del Presidente desde el primer día de gestión y el crecimiento de su imagen positiva la ha llevado a posicionarse como eventual compañera de fórmula de Macri en el la lucha por la reelección este año. 

Arietto, ex secretaria de seguridad de Independiente, fue convocada por Bullrich y nombrada como asesora en el ministerio en setiembre. Cuando estuvo en el "Rojo" enfrentó abiertamente a los barras y, asegura, se los conoce uno por uno. 

 

Y a ese tándem se sumó ahora Sikorski, quien está a cargo de Comité de Seguridad en el Fútbol, creado por el Gobierno porteño esta semana, para que se encargue de centralizar todos los operativos en los partidos de la Capital Federal. 

Por orden de Macri y del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, las funcionarias Sikorski, Arietto y Bullrich trabajan en forma conjunta con las autoridades bonaerenses con la misión de coordinar la seguridad en torno a los estadios. 

Tarea nada pequeña les toca a estas tres mujeres si se tiene en cuenta que entre la Capital Federal y el Gran Buenos Aires hay 36 canchas de fútbol con capacidad para más de 10.000 espectadores cada una.