Policiales Lunes, 8 de abril de 2019

Prisión preventiva para dos hombres por acosar a un chico de 13 años por redes sociales

Ocurrió en San Luis. Uno de los sospechosos fue arrestado en su domicilio, y el otro a orillas del Río Quinto, donde había citado al menor.

Por Télam

El titular del Juzgado Correccional y Contravencional de la Segunda Circunscripción Judicial, Santiago Ortiz, dictó el procesamiento y prisión preventiva dos hombres de 27 y 40 años por acosar a un menor de 13 años, confirmaron hoy fuentes judiciales.

El hecho se comenzó a investigar a raíz de una denuncia radicada en la Comisaría 30 de la ciudad de Villa Mercedes, a 100 kilómetros de la capital provincial, cuando la madre advirtió en el teléfono de su hijo mensajes con contenido sexual, provenientes aparentemente de personas mayores de edad.

 

Uno de los sospechosos fue arrestado en su domicilio, y el otro fue capturado por la Policía a orillas del Río Quinto, donde había citado al menor de 13 años.

El magistrado dictó el procesamiento y prisión preventiva de los dos acusado ayer y ordenó su traslado al Servicio Penitenciario Provincial y mientras dure el encarcelamiento preventivo dispuso que Canteros y Díaz realicen terapia psicológica y/o psiquiátrica.

Asimismo, el juez dictaminó que la víctima deberá recibir apoyo y contención psicológica y/o psiquiátrica, a través de la institución "Ni una Menos", de la Secretaría de Estado de la Mujer.

 

El grooming es una práctica de acoso y abuso sexual en contra de niños, niñas y adolescentes que, en la mayoría de los casos, sucede a través de las redes sociales por parte de adultos y está penado por el artículo 131 del Código Penal de la Nación.

Según la denuncia de la madre de la víctima, su hijo, de 13 años, era acosado sexualmente desde el año pasado por Walter David Díaz y Carlos Leonardo Canteros.

 

La investigación comenzó el miércoles 27 de marzo último, cuando la mujer denunció que a su hijo dos extraños le escribían a través del chat de la red social Facebook, y por WhatsApp, donde "le mandaban mensajes obscenos, de pornografía infantil y lo invitaban a tener sexo".