Guarda14 Sábado, 28 de septiembre de 2019 | Edición impresa

El rosado tan versátil que seduce en cualquier momento

Se imponen en la primavera. Su consumo se adapta a distintas situaciones y comidas.

Por Florencia Da Souza - Especial para Estilo

A una semana de su inicio, la primavera se muestra en Mendoza más cálida que de costumbre. Días más largos, templados, calurosos: ideales para encuentros al aire libre; programas clásicos que invitan a descorchar vinos frescos, aromáticos y fáciles de beber. 

Nos referimos a los vinos rosados, que permiten disfrutarse en todo momento y que en primavera afloran en todo su potencial. Por su cuerpo ligero y amabilidad en boca, armonizan con el aire que se respira en esta etapa del año.

 

El rosé es una de las principales tendencias de consumo que ha tenido gran crecimiento en el mercado de Argentina como también mundial. De consumo divertido y descontracturado, es una bebida que sirve como buen aperitivo y marida con gran variedad de platos.

El rosado es el vino de las noches de calor, de la copa entre amigos, incluso de la copa después de cenar o de media tarde en un entorno similar al de la copa de espumante. Si algo posee el rosado es una gran versatilidad y capacidad de adaptarse a cualquier situación.

 

Algunas etiquetas para conocer

Si de vinos rosados se trata, son muchos los exponentes interesantes que presentan las bodegas argentinas. Accesibles a distintos bolsillos, a continuación, tres vinos de esta categoría y un espumante, para un brindis primaveral.

Luigi Bosca Rosé, de Bodega Luigi Bosca: es un corte de pinot noir y pinot gris que le plantea al universo del vino una declaración diferente. De carácter expresivo y frutal, es un ejemplar innovador que aporta elegancia y vivacidad. Presenta colores tenues y brillantes con reflejos cobrizos, como así también aromas frescos y vibrantes con notas de frutas blancas, flores y especias. Ante todo, se muestra franco y amable, con un final persistente, dulce y afrutado

 

Malbec Rosé 2019, de Bodega Terrazas de los Andes: de su línea Reserva, presenta un color rosado salmón pálido y brillante. Es perfumado y delicado. Se destacan, en esta etiqueta, los aromas de flores blancas y de fruta como durazno blanco, y de manzana roja fresca y frambuesa. Aparecen también discretas notas especiadas y a caramelo rubio. En boca es elegante y persistente. De estructura media y delicado equilibrio, domina su precisa acidez. Deja sobre el paladar posterior un final fresco de fruta roja.

Rincón Famoso Rosado 2019, de Bodegas López: un clásico ejemplar de la casa de Maipú, presenta un color rosa intenso y delicados aromas a frutos rojos. En boca es fresco, agradable y de mediana estructura. Se aconseja consumir a una temperatura de 8 a 10ºC. Durante su conservación los vinos deben mantenerse en lugares frescos y con poca luz. Dado que se trata de un vino rosado, se recomienda beberlo joven, dentro del año de su envasado.

 

Veuve Clicquot Vintange 2008 Rosé, de la maison francesa Veuve Clicquot (disponible en Argentina): de color rosado brillante con ligeros reflejos cobrizos y burbujas de gran sutileza. En nariz es fresco, refinado y elegante, las fragancias de cítricos y las frutas de hueso maduras aparecen primero, las cuales se enriquecen con delicadas y cálidas notas de dulce. En el paladar, se refleja la frutosidad del pinot noir en un aroma perfecto que revela los frutos rojos (guindas) combinados con los delicados cítricos de chardonnay. Estos vinos envejecidos en barrica constituyen las especias del assemblage que aportan notas especiadas de canela y vainilla.

Comer con vinos rosados

Los blancos y los tintos suelen ser los elegidos a la hora de acompañar una comida con vino. Lentamente, pero a paso firme, los espumantes empiezan a imponerse en un menú de almuerzo o cena, y en esa misma línea, van los ejemplares rosados, tan consumidos solos, como aperitivos, sin el acompañamiento de gastronomía.

 

Sin embargo, el rosé es un vino ideal para acompañar frutos de mar, carnes blancas (aves y pescados), ensaladas frescas, quesos ahumados sutiles o pastas

Definitivamente es un vino para comer. “Pocos vinos acompañan mejor una ensalada, una pasta ligera o una paella que el rosado. Ideal con arroz y mariscos o pescados a la brasa. Sus propiedades y frescor le permiten maridar con una amplia variedad de platos”, aseguran los entendidos como los sommeliers.

 

Cóctel único

Para comer y también para combinar con otras bebidas alcohólicas y formar un cóctel único, exquisito. Aquí, una atractiva opción:

Escante, para refrescar la primavera

Ingredientes:

-1 oz de Kaiken Estate Malbec Rosé

-1 oz de gin Mom

-2 oz de vermouth Yzaguirre Blanco

-soda

-menta fresca

-hielo

Así se elabora

Es en trago de método directo y muy fácil de preparar. Se debe llenar un vaso de trago largo con hielo. Luego, agregar el gin, el vermouth y, por último, Kaiken Malbec Rosé. Se completa el vaso con soda y se decora con unas hojas de menta fresca.