Política Miércoles, 19 de junio de 2019

Preocupada por las filtraciones, la Corte reguló el uso de las escuchas telefónicas

Reguló el uso del mecanismo de investigación con la puesta en marcha de una serie de principios que deberán respetarse para su aplicación.

Por Víctor Laurencena - Corresponsalía Buenos Aires

La Corte Suprema de Justicia manifestó este miércoles su “preocupación” por las recientes filtraciones de escuchas telefónicas judiciales y reguló el uso de ese mecanismo de investigación con la puesta en marcha de una serie de principios que deberán respetarse para su aplicación.

 

“Esta Corte Suprema de Justicia sigue con preocupación los acontecimientos de público conocimiento vinculados a la difusión pública de la captación de comunicaciones, cuya interceptación y captación solo puede ser dispuesta por orden judicial en el marco de procesos penales en curso”, manifestaron los integrantes de máximo tribunal a través de una acordada.  

La decisión de la Corte ocurrió luego de la difusión mediática de escuchas realizadas a varios implicados en la causa de los cuadernos que se encuentran detenidos, entre otros el empresario Lázaro Báez, y de la publicación de un informe de la ONU en donde se criticó el amplio uso que se hace de este mecanismo y las escasas garantías que hay en torno a su privacidad.

 

En la acordada 17/2019, la CJS declaró que todos los órganos judiciales deberán observar una serie de principios a la hora de implementar las escuchas telefónicas, ya que “la protección del ámbito de privacidad resulta uno de los más preciados valores del respeto a la dignidad del ser humano”.

Uno de los principios establece que “la interceptación de comunicaciones es una medida judicial de investigación excepcional”.

Además, los magistrados, funcionarios, agentes y empleados que participen en la realización de las escuchas deberán velar por su confidencialidad y secreto. “Quienes incumplan este deber incurrirán en responsabilidad penal acorde a lo previsto en el derecho vigente”, afirma la acordada.

 

Por otra parte, la CJS afirma que “la interceptación de las comunicaciones entre un imputado y su abogado defensor constituye una grave violación a la garantía constitucional de defensa en juicio”.