Sociedad Viernes, 23 de agosto de 2019

Vieja enfermedad, nuevas víctimas: crecen los casos de sífilis en jóvenes de 15 a 24 años

La falta de uso de preservativo es la principal causa de contagio. Médicos alertan por el crecimiento de casos en el país.

Por Redacción LA

Ante la sorprendente cantidad de casos de sífilis que percibieron en el hospital porteño "Dr. Francisco Javier Muñiz", decidieron elaborar un documento para registrarlos. De enero a agosto de este año contabilizaron 379 casos. Es decir que, en promedio, se les diagnostica la enfermedad a 50 personas por semana.

Según el Ministerio de salud el pico de contagio se da en jóvenes de 15 a 24 años, lo que representa casi 6.000 casos en una tasa de 100.000.

 

La sífilis es una enfermedad infecciosa de producida por una bacteria. Aunque la mayor parte de los contagios son a través de relaciones sexuales sin preservativo, también existe la trasmisión congénita, que es la que ocurre de madre a hijo durante el embarazo.

Se diagnostica a partir de un análisis de sangre y se trata con un antibiótico (penicilina). Los síntomas aparecen 20 días después de que la bacteria entre al organismo y presenta varios estadios. 

 

Los síntomas y estadios

La primera señal que la enfermedad da en el cuerpo es la presencia del chancro, o llaga, que puede aparecer en el pene, ano, vagina o boca. A esta etapa de la sífilis se la llama primaria. Estas lesiones no duelen y desaparecen solas.

La sífilis secundaria llega después de seis meses de haber desaparecido la llaga. Puede presentar caída del cabello; fiebre; inflamación en los ojos; erupciones cutáneas en el tronco, palmas y plantas; ganglios inflamados.

 

Si no se trata en estos estadios mencionados, pasa a otros llamados latentes tempranos y tardíos; al continuar la enfermedad sin tratamiento luego de un tiempo prolongado, que pueden ser varios años, aparece la sífilis terciaria, que en este estadio presenta complicaciones graves.

Poco uso de preservativo

El preservativo es el único método anticonceptivo que también evita el contagio de ETS (enfermedades de trasmisión sexual). Pese a esto cada vez menos personas lo usan durante sus relaciones sexuales.

 

Una encuesta realizada en 2017 a más de 30 mil personas de 14 provincias del país por la filial argentina de la ONG Aids Health Foundation (AHF) arrojó que sólo el 14,5% de los consultados lo utiliza siempre en una relación sexual, el 65% en algunas oportunidades y el 20,5% nunca.

"Este cambio de tendencias ha coincidido con la mejoría en el pronóstico de las personas con VIH tras la introducción del tratamiento antirretroviral de gran actividad (TARV), que parece haber llevado a una cierta “relajación” en las medidas de prevención", según el  Boletín sobre el VIH, sida e ITS de 2018 elaborado por la Secretaría de Salud.

 

Cuando se habla de ETS cabe destacar que para evitar contagios es importante comprender la importancia de usar preservativo en todo tipo de prácticas sexuales. No sólo la penetración vaginal o anal debe hacerse con profiláctico: durante el sexo oral también pueden contraerse ETS.