Economía Sábado, 13 de abril de 2019 | Edición impresa

Está a la venta sólo 10% de los productos de Precios Cuidados

En los supermercados admiten que hay espacios vacíos en las góndolas, pero aclaran que la situación obedece a la elevada demanda.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

Aunque las listas de Precios Cuidados que los súper e hipermercados exhiben en los ingresos tiene varias páginas, la cantidad de artículos que efectivamente se encuentra en las góndolas es mucho menor.

 

De acuerdo a un relevamiento realizado por Los Andes, sólo 50 de los 500 productos del programa nacional están disponibles. Algunos sitios han optado por mantener el cartel con el precio y colocar la leyenda “agotado”, mientras otros ofrecen otras opciones a precios muy similares.  

Gentileza

Las señales de desabastecimiento se presentan en un escenario de incertidumbre acerca del posible acuerdo del Gobierno Nacional con los supermercados para “congelar” los precios de los productos de la canasta básica alimentaria. Si bien no hay nada confirmado, todo indica que el convenio se hará efectivo y se anunciará la semana que viene.  

Los faltantes

En uno de los hipermercados relevados ayer al mediodía, había opciones de pan lactal y de panchos, pero apareció solo el típico cartel de “Precios Cuidados” donde debería haber polenta mágica de 500 gramos ($ 30,55). Sí estaba la marca de harina 000 ($ 24,01) que forma parte del programa, pero no la de 0000 ($ 33,82).  

En este local de ventas han optado por dejar los carteles donde estaba el producto “cuidado” y el espacio vacío en la góndola. De esta manera, el consumidor encuentra dos marcas de yerba mate por un kilo pero no té por 25 saquitos; sí una caja de café en saquitos ($ 9 más cara) pero no el otro más económico.

 

En lo que a alimentos se refiere, las cuatro unidades de milanesa de soja tienen un cartel que anuncia que se agotaron. Donde debía haber un budín, el sector de esa góndola está vacío. De las dos marcas de arroz incluidas en el programa, sólo hay una de parbolizado (que no se pasa ni se pega).

Gentileza

En las heladeras de lácteos se puede encontrar una marca de queso por salut a $ 225,30 el kilo y también un queso crema, que están en el listado. Aunque en este último caso, hay otra primera marca que es más barata. En cambio, faltan algunos yogures enteros y light. Con los postres infantiles hay disponibilidad de un solo tipo.

De los pañales, sólo hay un tamaño, pero no de los restantes que se pueden conseguir a un precio menor. La marca de shampoo y enjuague para el pelo se agotó y se puede comprar dos tipo de desodorante “roll on”, pero no están los de aerosol.

Cuando se buscan productos de limpieza, sólo se encuentra un jabón líquido para lavar la ropa, pero no en polvo, ni suavizante ni detergente para vajilla.  

En otro supermercado se observó una situación similar. Algunos productos que forman parte del programa estaban disponibles, como la sal y elementos de perfumería, pero no aceite mezcla ni tomate perita en lata. En el caso de los fideos, sólo quedaban dos paquetes.  

 

En un tercer hipermercado también se pueden ver varias hojas impresas en la entrada para que el comprador consulte los productos de Precios Cuidados. Sin embargo, en el interior había pocos carteles indicadores de las marcas con estos valores. Así, se podían comprar diversos tamaños de pañales, desodorantes en aerosol -pero no roll on- y shampoo. También estaban disponibles algunas marcas de yogur, pan lactal y de panchos. No había café, té ni yerba mate; como tampoco galletas dulces ni saladas.

Gentileza

En el sector de limpieza ningún producto estaba identificado y lo mismo ocurría con los fideos (aunque estaban las marcas económicas y la propia con buenos valores).  La harina que está en el programa se puede comprar, pero no solo no tenía cartel de “Precios Cuidados”, sino que tampoco tenía precio. En las estanterías del aceite quedaba un cartel, pero espacios vacíos. 

Si bien algunos mayoristas se sumaron al programa, en uno ubicado en el carril Rodríguez Peña quedaban muy pocos productos, como aceite mezcla, lavandina y atún. En el resto de los estantes sólo habían carteles.  

Alta demanda

Un empleado de una de las cadenas relevadas comentó que reciben periódicamente los artículos de Precios Cuidados, pero la gente los agota en poco tiempo.

Gentileza

Desaparecen rápidamente la leche en polvo, que ronda los $ 80 por 400 gramos, cuando el resto de las marcas supera los $ 200 por 800 gramos. También, la manteca, la harina y los fideos. 

De a poco se va normalizando la oferta de lácteos en la provincia
 

La variedad de lácteos que se puede encontrar en los supermercados locales se modifica casi en forma diaria, pero en general tiende a mejorar. Así, en un hipermercado en el que el martes había leche larga vida La Serenísima e Ilolay  (entera y reducida en lactosa) y Tregar deslactosada, ayer seguía la primera, pero se habían sumado Las Tres Niñas, entera y descremada, a $ 50,20, y la marca propia a $ 45; mientras habían desaparecido Ilolay y Tregar.

En cambio, en las heladeras se habían agotado tres marcas de manteca, una de ricota y otras de crema de leche, pero había otras opciones disponibles. En la leche en polvo había un poco más de variedad, pero no estaba la marca de Precios Cuidados.  En otro hipermercado se podía encontrar la leche en tetra brik La Serenísima, como también la Milkaut a $ 47,50 y Las Tres Niñas a $ 49, aunque un cartel indicaba que hay un límite de compra de seis unidades como máximo por grupo familiar en todas las marcas.