Editorial Viernes, 12 de julio de 2019 | Edición impresa

Por un receso sin siniestros viales

El Ministerio de Transporte ha reforzado la fiscalización en la temporada invernal para garantizar una circulación segura.

Por Editorial

Con el objetivo de evitar siniestros viales a lo largo y a lo ancho del país, el Ministerio de Transporte de la Nación ha puesto en marcha el Operativo Invierno 2019, que llevará adelante tareas de control vehicular. Hasta el 7 de agosto las principales rutas nacionales, terminales de ómnibus y puntos turísticos del país serán fiscalizados por la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) y la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV).

A los controles de organismos nacionales debe añadirse el dispositivo que pondrá en movimiento la Dirección de Seguridad Vial local, dependiente del Ministerio de Seguridad de la provincia.

La mencionada ANSV intensificará la supervisación en las rutas de mayor peligrosidad determinadas por estudios del Observatorio Vial, aquellas donde la cantidad de siniestros es mayor durante la temporada invernal. 

Prioritariamente se intensificarán los puestos de observación y vigilancia de las rutas nacionales 40, 146 y 143, incluidas entre las de mayor peligrosidad a nivel nacional. Por supuesto, también habrá una especial atención a la ruta provincial 222, que conduce al centro de esquí Las Leñas y lo mismo ocurrirá con el Corredor Bioceánico (ruta nacional 7) que conduce a Las Cuevas, pasando por centros de atracción como Los Penitentes y Puente del Inca. 

Estos caminos son de cierto riesgo todo el año, pero agravan esa condición en la temporada invernal por la inestabilidad a la que pueden quedar expuestas las calzadas por congelamiento u otros factores. Es sabido que los tramos entre Potrerillos y Uspallata, y entre esta villa de montaña y el límite con Chile deben ser recorridos con el máximo de las precauciones.

Los paseantes de la provincia y los que  arriben de otros destinos y marchen a esos lugares privilegiados de nuestra geografía, deben ser alertados de que deben manejar con mucho cuidado y extremando la  conducción defensiva y el apego irrestricto al respeto de las señales viales. 

Podrá haber mucha presencia de retenes policiales en distintos puntos de cada itinerario, pero en muchos segmentos de las vías comunicaciones son los propios conductores los que deben imponer las medidas de salvaguarda para un viaje sin contratiempos.

En vistas del reciente siniestro vial ocurrido en un cruce de rutas de la provincia de Tucumán, donde volcó un ómnibus con pasaje completo, causando la muerte de 15 mendocinos, se espera que las inspecciones de la CNRT sean lo suficientemente exhaustivas y profesionales para asegurar un buen desplazamiento de los transportes públicos de pasajeros, en la provincia y en el país. Y nos referimos a que no se mueva ningún vehículo de esta categoría que no posea el Documento Universal de Transporte (DUT), que reúne todas las habilitaciones, tanto del conductor como de la unidad. Por su parte, los vehículos de transporte de cargas son fiscalizados en los distintos puntos de control establecidos el territorio nacional. 

Desafortunadamente, en nuestra provincia este ciclo de receso invernal empezó con el penoso incidente vial ocurrido el lunes pasado en el Acceso Sur, en el cual murió una joven deportista de 25 años. Este accidente reactualiza un problema sin solución en nuestra sociedad: el manejo del automotores bajo los efectos del alcohol. Merced al test de alcoholemia, se supo que el conductor de la camioneta de este caso, de 20 años, conducía en infracción, pues el examen arrojó 1,41 gramos de alcohol en sangre, casi el triple de lo permitido.

Esto confirma que hace falta extremar el debate sobre estos casos e involucrar a muchos actores para intentar desterrar esta terrible sucesión de incidentes en nuestras rutas. Se debe cuidar a quienes circulan por calles y rutas y poner limitaciones preventivas para que no se sigan perdiendo vidas en siniestros viales por estas razones: alcohol y alta velocidad.