Mundo Sociedad Jueves, 4 de abril de 2019

Por segunda vez intentó batir el récord: cantó 106 horas seguidas pero lo desestimaron

Las autoridades Guinness invalidaron la marca del cantante por no cumplir con un requisito. Debió ser hospitalizado por el esfuerzo.

Por Redacción LA

Este miércoles, el cantante dominicano Carlos Silver no pudo establecer un nuevo récord en el libro Guinness. Si bien logró mantenerse frente al micrófono 106 horas y 7 minutos seguidos no cumplió con uno de los requisitos fundamentales para batir el récord.

 

Es la segunda vez que Silver intenta superar el récord del indio Sunil Waghmare, quien interpretó canciones durante 105 horas en el 2012. En el 2016 Silver cantó cuatro días y nueve horas, pero como no hubo autoridades de Ginness presentes no se pudo llevar a cabo el registro de dicha hazaña.

En este segundo intento, que comenzó el viernes pasado en Santa Domingo, Silver no respetó una de los principales requisitos del reto. Segúnun artículo de diario Clarín, Carlos Tapia Rojas, adjudicador de Ginness World Récords, dijo a los medios que se trasladó desde México para supervisar el intento de Silver.

Sin embargo, Tapia manifestó que el cantante dominicano dejó de cantar una canción durante más de 30 segundos. Incluso manifestó que en algunos videos de los asistentes se puede observar que el intérprete hizo intervalos de hasta dos minutos. “No se logró el cometido”, resolvió Tapia, quien además aseguró que esta violación a la norma se produjo en “muchos momentos” del recital.

Aun así el adjudicador aseguró que Silver sí cumplió con otros ítems, como mantener la calidad vocal y que cada canción tenga una duración no menor a 2 minutos.

“Las reglas establecen por cada hora de canto un descanso de 5 minutos que se pueden acumular, o sea si cantas cuatro horas corridas pueden descansar 20 minutos”, explicitó Tapia y remarcó el “gran esfuerzo” que hizo el cantante pese a no haber quedado registrado en los libros de récords del mundo.

 

Por su parte, Silver no reaccionó de la mejor manera, según indicó el parte médico a causa del propio esfuerzo que le implicó llevar adelante su objetivo. Tras las 106 horas y 7 minutos de show debió ser trasladado a un centro asistencial, en el cual horas más tarde despertó de manera violenta.

“Cinco hombres no podían dominarlo, le pusimos un sedante suave para mantenerlo tranquilo. Rompió un escritorio y tiene alucinaciones con delirio de persecución”, señaló a los medios el director de la clínica en Santo Domingo donde debió ser ingresado.