Sociedad Martes, 20 de agosto de 2019

¿Por qué los argentinos deberán pagar un permiso para ingresar a Europa?

La propuesta surgió hace más de un año y entrará en vigencia a partir de 2021. Cómo se realizará el trámite y cuánto costará.

Por Redacción LA

La argentina integra una lista de 15 países de América Latina cuyos ciudadanos, a partir de 2021, deberán pagar un permiso de siete euros para ingresar o hacer escala en alguna nación perteneciente al espacio Schengen (Unión Europea), que tendrá una validez de tres años y deberá realizarse a través del Sistema Europeo de Información y Autorización de Viajes (Etias).

 

El trámite on line, en caso de ser aprobado, permitirá a los viajeros de esos países permanecer y transitar por las 26 naciones que integran la Unión Europea por un plazo de 90 días, y sólo se debe hacer una vez indicando el país de ingreso.

Además, los viajeros deberán completar algunos datos, como los países que van a recorrer, si tienen algún familiar en Europa, los datos personales, estudios realizados, empleo, y un cuestionario de seguridad.

Los datos que se incluyan en la solicitud se cruzarán con bases de datos de la Unión Europea y de Interpol, y ahí se definirá si hay razones para denegar la entrada.

 

En la web oficial www.schengenvisainfo.com, se indica que si la información con la que se cumplimentó el formulario de solicitud es correcta y además cumple con los requisitos y no supone un peligro para la obtención de una autorización de viaje Etias, se aprobará la solicitud. 

Una vez aprobado, tendrá una validez de 3 años, pero quedará cancelado si expira el pasaporte del solicitante, lo primero que ocurra, y de ser requerida una revisión adicional, el trámite demorará de 96 horas a 2 semanas,

Por qué se implementará

En abril de 2018, el ministro de Interior de Bulgaria, Valentin Radev, emitió un comunicado anunciando que se había preentado este proyecto y que estaba pendiente de aprobación e implementación, algo que finalmente ha sucedido esta semana.

 

El funcionario, cuyo país presidía en ese momento el Consejo de la UE, explicó que el trámite "permitirá conocer quienes arriban a la región, incluso antes de su llegada a la frontera, y detener a aquellos que representen una amenaza".

También señaló que la medida apunta a prevenir casos de terrorismo y otros delitos graves, además de frenar la inmigración ilegal.