Economía Lunes, 8 de abril de 2019 | Edición impresa

La inflación golpea el consumo y hace caer el uso de tarjetas

Las familias argentinas ya modifican sus hábitos de compra y tratan de “vivir al día”. Caída de los préstamos.

Por Javier Álvarez - Corresponsalía Buenos Aires

Ante una inflación que este mes podría acercarse al 55% anual y con salarios deprimidos en términos reales, las familias argentinas siguen reduciendo consumos, modificando hábitos y esto se refleja en una pronunciada baja en el gasto con las tarjetas de crédito.  

La operatoria a través de los plásticos alcanzó un monto total de 383.1152 millones de pesos en marzo, los que mostró una caída nominal del 0,1% respecto del cierre de febrero. El crecimiento nominal interanual llegó al 23,7%, menos de la mitad de la inflación acumulada en ese período.  

Si se observan sólo los datos del financiamiento al que accedieron los consumidores vía los plásticos durante el tercer mes del año, también hay bajas alarmantes, síntoma de que las familias se están ajustando y tratan de “vivir al día”. Incluso para muchos ir al supermercado a hacer “la compra del mes” quedó sólo como un buen recuerdo.

 

Es uno de los hábitos que cambió por el alza de precios, que en alimentos alcanzaron el 59,1% en promedio anual de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).  

El flujo de crédito al consumo a través de las tarjetas cayó 11,4% respecto de febrero y 35,6% en la comparación con marzo del año pasado, señaló la consultora financiera Firts Capital Group sobre la base de datos brindados por el Banco Central.  Según datos de la secretaría de Comercio de la Nación consultados por este diario, en la Argentina el 80% de los pagos electrónicos se hace con tarjeta de crédito. Por ello, el comportamiento de este sector es clave para entender el flujo del consumo en general.

Datos oficiales indican que en la Argentina circulan 72 millones de tarjetas, de las cuales 35 millones son plásticos de crédito y el resto de debido. Los jugadores más fuertes son Visa y Mastercard, aunque en los últimos dos años vienen creciendo muy fuerte operadores de tarjetas prepagas.  

Según First, la vuelta a la rutina y el fin de los viajes de vacaciones han generado una merma de los consumos con tarjetas respecto de los registros del verano. No obstante, la caída anual indica que el consumo sigue deprimido, en una economía que al menos por ahora está en recesión.

 

Para Guillermo Barbero, socio de esta consultora, el comportamiento de las financiaciones a través de plásticos está mostrando una tendencia más errática, alternando subas y bajas, más ligadas a los consumos familiares como vacaciones y fiestas de fin de año que a la situación financiera global del país. En relación a los préstamos comerciales, se observa una caída del 0,4%, por lo que el stock stock de cartera descendió hasta los 367.048 millones de pesos.

En términos interanuales hubo una reducción del 13,6%. “Aún con la disminución que se observó durante el último mes, debemos tener en cuenta que la misma es insignificante con relación a caídas en meses anteriores y puede haber sido un reflejo positivo de la disminución de la tasa de interés durante la primera parte del mes”, señaló Barbero.  

 

No obstante, resaltó que el recrudecimiento del alza de la tasa de interés de referencia durante las últimas semanas no permite ser optimistas en cuanto a mayores incrementos durante abril.