Economía Jueves, 20 de febrero de 2020 | Edición impresa

Naftas: al final del año pasado cayó hasta la venta de súper

Hasta junio de 2019 sólo se retraían las ventas de la versión premium, pero en la segunda mitad del año la súper también bajó.

Por M. Videla - M. Zalazar - mzalzar@losandes.com.ar

La venta de nafta cayó en Mendoza un 2% interanual en 2019, pero es importante hacer una diferenciación de lo que ocurrió en cada semestre. Entre enero y junio, se observó un claro traspaso del combustible premium (cayó más del 20%) a la versión “súper”, que repuntó un 9,3% respecto de 2018. En la segunda fracción del año, en cambio, los despachos de ambos destilados se redujeron un 1,4% y 0,9% respectivamente, lo que demuestra que ya no existe tendencia de migración hacia las versiones más económicas, sino una baja de la demanda real.

De acuerdo con lo explicado por especialistas, este escenario de retracción es consecuencia de los aumentos de precios, la pérdida del poder adquisitivo de los salarios y la recesión. A su vez, demuestra que  los “conductores”, de a poco están abandonando sus vehículos, para transportarse por otros medios, como colectivos o bicicletas.

 

Los volúmenes de venta

En el primer semestre de 2019 se comercializaron 118.467 m3 de nafta súper en Mendoza, frente a 108.387 m3 de 2018. Es decir que la demanda se incrementó en el orden del 9,3%. Mayo, con  20.774 m3 despachados, fue el mejor mes de ventas en el primer semestre, con un alza interanual del 17%.

Sin embargo, hubo un giro de 180° entre julio y diciembre, período en el que se despacharon 122.772,48 m3 contra los 124.564,41 m3 de 2018, lo que marcó una merma del 1,4% interanual. El mes de agosto fue el de peor performance, con ventas en el orden de los 20.770 m3, que significaron una caída del 5% respecto del mismo mes de 2018.    

 

En el caso de la versión de más octanaje, la Premium, la reducción del volumen de venta fue más notable durante el primer semestre. Entre enero y junio del año pasado se vendieron 50.324,15 m3 en Mendoza, mientras que en igual período de 2018 se comercializaron  64.194,72 m3, lo que reflejó una baja del 21,6%. El pico más profundo en esta tendencia se dio en abril, con una retracción del 24% interanual.

En el segundo semestre los malos resultados continuaron, pero la baja fue mucho más moderada (-0,9%), gracias a los repuntes parciales de setiembre (4%), octubre (11%) y noviembre (8%). En total, entre julio y diciembre los mendocinos compraron 53.872,98 m3 de nafta premium contra 54.364,62 m3 de 2018. 

 

Las razones de la caída

“Los motivos que llevaron a la baja del consumo de los combustibles líquidos durante el segundo semestre de 2019 principalmente son el precio y la recesión”, explicó el economista y director de Centro de Investigaciones y Vinculación Económica, Alejandro Trapé.

En tanto que el economista de la Fundación Mediterránea - Ieral en Mendoza, Jorge Day,  agregó: “Los precios de los combustibles no aumentaron tanto durante ese período (por el congelamiento electoral), y aún así cayó el consumo de los combustibles. La recesión jugó en contra”.

 

En la misma dirección, el economista Pablo Salvador detalló: “La caída en los volúmenes de venta en las naftas es producto de la recesión. La retracción de la actividad económica en el segundo semestre fue importante”. 

Por su parte, el economista de Evaluecon, José Vargas, indicó que “la caída en la venta de los combustibles durante la segunda mitad de 2019 tuvo que ver con el aumento de precios, la pérdida de poder adquisitivo de los salarios y  la recesión. “Los precios se congelaron después de las PASO y el impuesto a los combustibles líquidos se actualizó recién en diciembre, pero aún así subieron. Además, la recesión se profundizó en la segunda parte del año con la brusca caída en la actividad económica, la suba de la canasta básica y el nivel inflacionario, que cerró el año sobre el 50%”, apuntó.

 

El 2019 cerró con aumento en despachos de gasoil

En el balance general de ventas de 2019, el gasoil tuvo un importante repunte de demanda, cerrando el año con un incremento del 3,1% contra 2018. Durante la primera mitad del año los despachos de diésel común y premium tuvieron un crecimiento interanual del 0,7% y 0,9% respectivamente.

La versión más económica despachó 133.647 m3 en ese período contra  132.663 m3 de 2018. En el caso del premium se vendieron 66.111,26 m3 contra los 65.510,82 m3 de 2018.  

 

En el segundo semestre, la versión común experimentó un alza del 6,9%, mientras que, en la mejorada, el repunte fue del 1,7%. En cuanto a las cantidades, en la  segunda mitad de 2019 se despacharon 149.146,07 m3 de gasoil (ambas versiones) contra los 139.468,88 m3 de 2018, lo que expresa una suba del 6,9%. Diciembre fue el mejor mes de ventas, con un 20% de incremento interanual. En el último mes de 2019 se despacharon 27.638 m3 contra los 23.021 m3 del año anterior.  

Para el economista del Ieral (Fundación Mediterránea), Jorge Day,  esto se explica porque la venta de gasoil está ligada en gran parte al comercio, “que tuvo repuntes, especialmente en el segundo semestre”.