+ Deportes Lunes, 17 de junio de 2019 | Edición impresa

Polémica: repercusiones de la desafiliación

El ex titular de la Federación Mendocina, José Rasjido, dio su versión de los hechos.

Por Sergio Faria - sfaria@losandes.com.ar

El boxeo mendocino atraviesa uno de sus momentos más conflictivos desde los dirigencial tras la descalificación de la Federación Mendocina de Boxeo (FMB) por la Federación Argentina de Boxeo (FAB) debido a que Personería Jurídica impugnó la Asamblea del 20 de mayo de 2018. 

En esa ocasión, había sido elegido  Miguel Leiva como presidente de la FMB en reemplazo de José Rasjido, quien condujo los destinos de la entidad durante 18 años. Las presentaciones legales que llegaron posteriormente, al parecer, se realizaron por no cumplir las formalidades legales que establece el estatuto de la FMB.

 

Por lo tanto Miguel Leiva, quedó excluido de su cargo, el cual había asumido hace un año atrás, al igual que el resto de la Comisión Directiva. Por lo tanto,  la Federación Mendocina se encuentra  momentáneamente acéfala.

El ahora ex titular de la FMB,  José Rasjido es una de las personas involucradas en estas situación. Es, precisamente a quien se lo señala de no haber presentado en tiempo y forma los balances durante de su gestión y también de no haber llamado a elecciones correctamente. “No presentar la convocatoria en tiempo y forma. Y, que votaron clubes afiliados que no tienen actividad boxística”, asegura la presentación.

Por ello, Rasjido mantuvo una charla con Más Deportes donde hizo su descargo de las acusaciones.

 

“Nosotros hemos sido asesorados y creemos que no se ha contemplado la otra asamblea extraordinaria que corrige todo lo que nos pide Personería Jurídica. Se hizo la corrección sobre ciertos parámetros y se realizó una asamblea extraordinaria rectificando y corrigiendo todo lo que nos pidieron” comenzó explicando Rasjido quien aseguró que “las convocatorias se hicieron en tiempo y forma y se convocó a los clubes afiliados; los cuáles no deben ser más de 6 ó 7, y con algunas carencias de afiliación, pero respetamos y le damos prioridad y por supuesto agradecemos a esos clubes que son históricos de la Federación” y puntualizó en “el club Drummond, que nunca dejó de ser afiliado o el club YPF Malargüe, los cuáles de no haber existido, no tendríamos a Juan Carlos Reveco, “Moncho” Domínguez, entre otros” explicó Rasjido quien aseveró que los mencionados son “antecedentes históricos que se tienen que tener en cuenta para conservarle la afiliación. El año pasado pedimos empadronar y no se empadrona a nadie porque no reúnen los requisitos”.

 

Los gimnasios no son clubes

Por otra parte, Rasjido explico que los lugares de entrenamiento como los gimnasios, “se los respeta por los boxeadores que tienen. Porque al fin y al cabo lo que importa en la disciplina es el deportista, entonces les damos espacio de participación” confió el dirigente, pero también luego hizo la salvedad: “pero no tienen espacios en cuanto a las elecciones de autoridades o participación de votos. Y cuando se hacen adherentes tiene voz, pero no tienen voto. Pero no tenemos ni adherentes no se afilia nadie. Hay una especie de exageración en los deseos o apetencias de participar más allá de la parte deportiva; quieren ser directivos, redactar estatutos, modificar el estatuto, esto siempre ha perjudicado al boxeo, porque se sufren desafiliaciones de parte de la Federación Argentina, como lo hubo en otros lados” concluyó el ahora ex mandamás de la Federación Mendocina.

 

Demoras administrativas

Por otra parte, Rasjido reconoció otros inconvenientes como los organizativos. “En cuanto al atraso administrativo siempre lo admití” aseveró el dirigente. “Porque todo se debió a la soledad en la que quedé al frente de la Federación en la ultima gestión. Se fue el mejor tesorero que fue don Luis Rubio, el mismo Gustavo Morillas que se fue y creó otra federación. Lamentamos todo eso porque se trató de una discordia,  una disputa de poder sin sentido. Allí se perdió un buen dirigente como fue el caso también de un buen vicepresidente como el doctor Gustavo Estrella, quien tuvo un problema de público conocimiento”, explicó.