Mundo Martes, 11 de junio de 2019 | Edición impresa

Polémica por las revelaciones sobre irregularidades en el caso del Lava Jato

El portal “The Intercept” difundió conversaciones secretas de los fiscales con el entonces juez Sérgio Moro. Exigen la liberación de Lula. 

Por Redacción LA

Brasilia. Las investigaciones del Lava Jato y la causa judicial contra el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva sufrieron un fuerte impacto tras las revelaciones del portal de investigación The Intercept Brasil, que desataron ayer una catarata de reacciones políticas.

El medio digital tuvo acceso a las conversaciones mantenidas durante años entre fiscales y jueces en el país sudamericano, algunas de ellas involucran a Sérgio Moro, por entonces juez del caso Lava Jato y hoy ministro de Justicia del presidente Jair Bolsonaro, y al fiscal más importante de la causa, Deltan Dallagnol. 

 

The Intercept publica fragmentos de diálogos entre Dallagnol y Moro, quien en 2017 condenó a Lula en primera instancia a nueve años y seis meses de prisión por recibir un departamento en una playa de San Pablo a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

Según The Intercept el “archivo masivo” entregado a ese medio contiene “múltiples ejemplos de abuso politizado de los poderes de la fiscalía por parte de quienes lideraron la exhaustiva investigación de corrupción de la Operación Lava Jato desde 2014”.

 

Controversias

El Partido de los Trabajadores, que responde a Lula, el expresidente que cumple una condena de 12 años por corrupción, llamó ayer a una movilización contra lo que calificó como una “farsa judicial” construida por los fiscales de la investigación Lava Jato y el exjuez Moro. 

“Las revelaciones de la página The Intercept Brasil exponen la real dimensión de una trama criminal, en conversaciones que cubren de vergüenza el sistema judicial brasileño”, señala un comunicado del partido progresista. 

 

Para el PT, las conversaciones, cuya veracidad fue confirmada por los fiscales del Lava Jato, “comprueban la parcialidad de Moro y su actuación como maestro de una denuncia manipulada desde el inicio”. 

 

El actual ministro de Justicia, por su parte, restó importancia al contenido de los mensajes y subrayó que en los mismos “no se vislumbra anormalidad o dirección de actuación” cuando era magistrado, “a pesar de haber sido sacadas de contexto y del sensacionalismo de las noticias, que ignoran la gigantesca trama de corrupción revelada por la Operación Lava Jato”. 

Moro también lamentó “la falta de identificación de la fuente responsable por la invasión criminal de los celulares de los procuradores, así como la postura del sitio, que no entró en contacto antes de la publicación, contrariando una regla básica del periodismo”.

 

Con carteles de “Lula Libre”, unas 50 personas protestaron ayer a las puertas del Ministerio de Justicia en Brasilia, a pesar de que Moro se encontraba en Manaos, capital del estado de Amazonas 

La expresidenta brasileña Dilma Rousseff, por su parte, afirmó que las revelaciones de The Intercept dejan “explícitas las relaciones ilegales y espurias entre el juez Sergio Moro y los procuradores de la Lava Jato, sobre todo a Deltan Dallagnol”.
“Procesos corrompidos por el fraude implican la libertad inmediata de Lula”, dijo Rousseff en Twitter. Agencias AP, Télam y especial.