Mundo Martes, 17 de septiembre de 2019 | Edición impresa

Polémica por acuerdo entre Maduro y parte de la oposición

El acercamiento entre el chavismo y los partidos minoritarios fue tildado de “parodia” por los principales opositores que apoyan a Guaidó

Por Redacción LA

Los más destacados opositores venezolanos rechazaron el acuerdo de diálogo anunciado ayer por el Gobierno de Nicolás Maduro y partidos minoritarios. Considera que se trata de una nueva “parodia” orquestada por el chavismo tras el fracaso del proceso de Oslo y Barbados con la oposición capitaneada por Juan Guaidó.

 

“Ya no conforme con los nueve diálogos falsos, quieren montar otro show (...) Pero ya los venezolanos están hasta aquí de todas estas tramoyas”, ha dicho el ex alcalde metropolitano de Caracas Antonio Ledezma en un video difundido por Twitter.

Ledezma consideró que se trata de una “traición” a “un pueblo martirizado”. “El que se sume a esta parodia le está dando la espalda al pueblo venezolano y se está sumando descaradamente al régimen”, ha advertido.

 

El dirigente opositor indicó que es la misma “trampa” que ideó el chavismo con la votación a la Asamblea Constituyente en 2017 y con las elecciones presidenciales de 2018 y sostuvo que sólo habrá verdaderos comicios cuando Maduro deje el poder.

“Eso es (...) el régimen discutiendo con el régimen. Eso no es la oposición venezolana”, aclaró, por su parte, la jefa de Vente Venezuela, María Corina Machado.

Pequeños partidos

El Gobierno y Avanzada Progresista (AP), Movimiento al Socialismo (MAS), Soluciones para Venezuela (SPV) y Soluciones y Cambiemos anunciaron ayer un acuerdo para reanudar el diálogo en Venezuela que incluye ya pactos concretos para que los diputados chavistas vuelvan al Parlamento y para renovar el Consejo Nacional Electoral (CNE) con miras a  nuevos comicios.

 

Se trata de pequeños partidos que llegaron a formar parte de la coalición opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD) y que rompieron con ella por desavenencias internas. Destaca la Avanzada Progresista de Henri Falcón, antiguo chavista que se apartó de Maduro y volvió como candidato independiente en los comicios de 2018, no reconocidos ni por la MUD ni por buena parte de la comunidad internacional.

El acuerdo tiene como principal objetivo crear una nueva mesa de negociaciones, si bien ya incluye acuerdos puntuales para que los diputados del gobernante PSUV vuelvan a la Asamblea Nacional.

 

Las partes se comprometieron a “avanzar en acuerdos sobre el equilibrio entre los poderes constituidos, tales como el funcionamiento de la Asamblea Constituyente, el mecanismo de normalización institucional, el conflicto entre poderes y la superación del desacato de la Asamblea Nacional”. También acordaron exhortar al sistema de Justicia con la Comisión de la Vida para que se apliquen medidas de liberación en los casos que lo permitan”, abriendo así la puerta a la liberación de los presos políticos.

 

Asimismo, rechazaron “las sanciones económicas contra el país” reclamando “el levantamiento de las mismas” y han abogado por un “trabajo coordinado entre el sector público y la empresa privada” para superar la crisis económica.

Por último, propusieron que “se instrumente el programa de intercambio de petróleo por alimentos y medicamentos” y ratificaron “los derechos legítimos de Venezuela sobre el Esequibo”.

El ministro portavoz, Jorge Rodríguez, subrayó que se trata de “una puerta abierta para conformar una mesa nacional que resuelva las controversias”, apuntando de esta forma a la posibilidad de que en el futuro se puedan sumar otras facciones opositoras. Agencias DPA y AP

Guaidó propuso formar un gobierno de transición hasta las elecciones

Juan Guaidó reveló ayer que ofreció al Ejecutivo de Nicolás Maduro un gobierno de transición para conducir al país a unas elecciones presidenciales reales y dijo que la propuesta sigue vigente.

 

Guaidó habló con la prensa para difundir los detalles del diálogo que Gobierno y oposición comenzaron en mayo en Oslo y continuaron en Barbados hasta que finalmente el pasado mes de agosto se rompió, según explicó entonces el Palacio de Miraflores, por la nueva tanda de sanciones de Estados Unidos.

El líder opositor calificó esta explicación de “excusa barata” y sostuvo que “el régimen salió corriendo” porque se le ofreció una “solución real” a la crisis humanitaria, económica y política que sufre Venezuela . 

 

Guaidó contó que ofreció a Maduro crear “un consejo de gobierno de transición, plural y equitativo, con todas las fuerzas políticas y que lo compongan también las Fuerzas Armadas”. “Esto implicaría la salida inmediata de Maduro y mi separación del cargo hasta una elección presidencial real”, afirmó.

El objetivo del “consejo de gobierno” sería facilitar el “ingreso inmediato de la ayuda humanitaria”, llegar a “un acuerdo para superar el aislamiento económico de Venezuela producto de las malas políticas del régimen” y preparar el terreno para celebrar elecciones presidenciales.

 

Para hacer realidad esta cita con las urnas, Guaidó precisó que planteó a Maduro una renovación total del Consejo Nacional Electoral (CNE), la liberación de los “presos políticos” y el fin de las inhabilitaciones a partidos y dirigentes opositores, así como “garantías de seguridad personal” para todos los implicados en el proceso electoral.

Guaidó dijo que se trata de “una propuesta sensata” cuyo objetivo es “generar gobernabilidad” e instó a Maduro a explicar por qué la rechazó. Agencia DPA