Espectáculos Sup. Cultura Jueves, 3 de octubre de 2019 | Edición impresa

“PoetaGráfico”: la palabra y la imagen, en sinergia colaborativa

Hoy llega una muestra de poesía gráfica a la sala anexo del MMAMM, un proyecto filosófico a cargo de Mauco Sosa.

Por Martín Castillo - mcastillo@losandes.com.ar

El Parque Central se llena de expresiones contemporáneas: dos eventos, altamente representativos de nuestra cultural local, tendrán lugar en el predio céntrico. A partir de las 19, el Festival Poeta Gráfico tendrá su primera edición, que se extenderá hasta el domingo, con exposiciones, obras interactivas, diseños espaciales, música y food trucks.

A lo largo de más de diez obras de carácter monumental, un grupo de artistas locales proponen un ejercicio de reflexión colaborativa, que pone de relieve la unión sinérgica de los autores, con la palabra y la imagen. 

Así participan Sonia López, Stella Fernández, Domenico Cirasino, Colectivo Thompson, Joana Ortega, Marcela Furlani, Lili Fiallo, Javier Piccolo, Gaucholadri y Panamá Club. 

Toda la muestra conjunta, acompañará a la exposición de una obra homenaje al “Hombre de Vitruvio”, a cargo de Mauco Sosa.

 

 

“Con el apoyo con Consulado de Italia y la Municipalidad de Mendoza, el festival se termina armando en base a esta obra que tiene dos metros por dos metros por dos metros. La idea era gestar un evento que sucediera, pensado a través de los espacios, las paredes y las estructuras del parque”, afirma Julieta Garra de Poetagráfico, una suerte de empresa filosófica que se dedica a explorar las relaciones entre la palabra y la imagen, y su poder simbólico.  

Desde la organización, plantean la construcción del proyecto desde tres conceptos: colaborativo, accesible y sostenible. 

“Colaborativo, porque se le propone a los artistas algún concepto a trabajar y cada uno lo reinterpreta con su estética y su forma”, explica la organizadora, que trabaja junto a Sol Delgado y Mauco Sosa. Además, buscan generar un intercambio equitativo gracias a la sinergia colectiva entre los artistas y gestores.

 

“Desde hace varios años, Sol se dedica con su productora Topo.s a realizar producciones accesibles desde cero. Está pensado desde el momento inicial de la organización, que las obras sean de carácter universal”, explica Julieta en cuanto a esta característica del festival. 

Cada obra contará con una traducción en código braille y audios y videos descriptivos para las personas no videntes. En cuanto a lo sustentable, la propuesta entera está pensada desde los recursos naturales y del uso de energías renovables.

Parte de la ocupación de espacios, es la cartelería publicitaria que llenará las calles de la ciudad, particularmente en las paradas de colectivos. Tendrán un código QR que lo llevará al intrépido peatón a encontrarse con una obra de realidad aumentada. Todo, bajo el orden cromático del blanco y negro que estiliza este trabajo colaborativo.

Luego de varios años en España, Mauco Sosa vuelve a Mendoza y nos pone al día con obras propias realizadas entre los años 2015 y 2019. Según describe, “el lenguaje poético se traslada a un código icónico, propio de la comunicación contemporánea. Y se basa en criterios muy estrictos: la síntesis, la profundidad reflexiva y la universalidad del mensaje”. 

 

Toda su muestra quedará inaugurada hoy a partir de las 20, y podrá visitarse todos los días, hasta el 3 de noviembre. La propuesta, en su totalidad, apunta al disfrute de los sentidos, a través de un recorrido experiencial. Ese es el objetivo de los organizadores que junto a artistas locales, otorgan la posibilidad de explorar la construcción de los símbolos desde múltiples miradas, creando espacios de comunicación recíproca con el público.