Economía Martes, 21 de enero de 2020

Plazos fijos UVA: bancos celebran la medida pero dudan de su impacto

Las entidades deben adecuar sus sistemas para ofrecer estos depósitos remunerados en los próximos diez días hábiles.

Por El Cronista especial para Los Andes

La decisión del Banco Central de acortar los tiempos de los plazos fijos UVA para atraer más ahorristas y darles a éstos un instrumento que no pierda con la inflación fue bien vista por los bancos locales, aunque en algunas entidades hay dudas sobre los plazos que les impuso la autoridad monetaria.

 

El jueves pasado, con la Comunicación A 6871, el Directorio del Banco Central (BCRA) le anunció a las entidades que desde el 1 de febrero próximo deberán ofrecerles a sus clientes plazos fijos atados a la evolución de la inflación, con la opción de que puedan cancelarse antes del plazo de 90 días que rige para este instrumento. La salvedad que introdujo la autoridad monetaria un diferencial de tasas: si se cancela a partir de los 30 días de su creación, el banco deberá pagarle a su cliente el 70% de la tasa de Leliq del día que se hizo la colocación. Si, en cambio, se llega hasta el final de los 90 días, tendrán que ofrecer como mínimo un rendimiento de 1% más el valor de la UVA.

 

Esto es lo que deberán instrumentar todos los bancos del sistema local en carácter mandatorio en los próximos diez días hábiles. Justamente el plazo que impone la norma es lo que preocupa en algunas entidades. Más que nada porque hasta ahora solo algunas captaban estos depósitos indexados. "Vamos a trabajar para cumplir con el plazo que pide el regulador, pero requiere de una reconversión importante de nuestros sistemas, sobre todo porque el nuevo instrumento debe estar disponible en todas las plataformas", dijeron en un banco. "Estamos analizando si llegamos, por ahora todo indicaría que sí, pero es pronto", coincidieron en otra entidad.

 

Respecto del impacto que pueda tener para el ahorrista en términos de demanda, si bien los bancos ven con buenos ojos la medida, consideran que el éxito de estos instrumentos estará atado a la recuperación de la economía. "Venimos de dos años de caída de la actividad y del salario real. Una tasa real positiva es lo que los bancos siempre le reclaman al BCRA como un paso necesario para fortalecer el sistema financiero local. Y si ajusta a 30 días eso ayuda", explicó una fuente del sector.

El impulso que cada entidad le pondrá a está herramienta estará atado a la evolución de la demanda de crédito. "Es muy pronto para saber el impacto real de esta medida, ya que estamos en medio de la transición de Gobierno y tienen que despejarse otras variables primero", dijeron

Ana Clara Pedotti