Guarda14 Domingo, 15 de marzo de 2020 | Edición impresa

Pisco: el espíritu de Perú

Es su bebida emblemática y una de sus más reconocidas embajadoras, Lucero Villagarcía, estuvo en Mendoza para mostrar sus bondades.

Por Florencia Da Souza - Especial para Guarda 14

Es una apasionada por la bebida emblemática de su país y la lleva en su corazón. Invitada por el Consulado General de Perú en Mendoza, la sommelier Lucero Villagarcía visitó la provincia para brindar una cata de pisco; su especialidad, su fascinación. 

“Me corre pisco por las venas”, dijo la embajadora y recordó que decidió estudiar la carrera de Sommelierie por hobby mientras trabajaba en la gerencia financiera de una fundación suiza en Lima. “Siempre me gustó el vino y por eso decidí ser sommelier. Una vez que comencé a catar probé pisco y me enamoré perdidamente”, agregó la especialista que cuenta en su haber con el récord de haber dirigido la cata de pisco más grande del mundo.

 

En charla con Guarda 14, Lucero -con ese cálido y encantador acento que identifica a los peruanos en su hablar- cuenta la historia de esta bebida histórica y descubre sus potencialidades, que ayudarán a conocer más este producto “tan versátil”, según sus propias palabras.  

El destilado mágico peruano

“El pisco es un destilado pero a diferencia de otros de su tipo, éste es un destilado de uvas. Es, además, una denominación de origen; la más importante del país por toda su tradición e historia”, comentó la experta.

Experta. Lucero Villagarcía es una sommelier especializada en el pisco

Con una trayectoria de más de 400 años en la elaboración de esta bebida, son cinco las regiones pisqueras peruanas: Lima, Ica, Arequipa, Moquegua y Tacna; y sólo se puede llamar pisco al destilado que se produce con alguna de las ocho uvas pisqueras: Quebranta, Negra Criolla, Mollar, Uvina, Italia, Torontel, Moscatel y Albilla.

¿Qué significa pisco? Ave. “Mucho antes de que los españoles llegaran al Perú, cuando los Incas bajaron a la costa notaron que era una zona llena de pájaros, de piscos. Fueron ellos los que nombraron al lugar. Luego, se asentó allí una casta de alfareros de la antigua cultura Paracas que también fue conocida como Piscos. Ellos hacían vasijas y las llamaron como el lugar”, relató Lucero.

 

Luego, son los españoles que traen las uvas y empiezan a hacer vinos y, tiempo después, ese vino se empieza a destilar, convirtiéndose en el destilado de uva peruana, “con una carga de alcohol fuerte y aromas deliciosos. Rápidamente, empieza a exportarse en las vasijas llamadas piscos y así el contenido toma el nombre del envase”, agregó.

Pasos para catar pisco y sus potencialidades

Como el vino, el pisco también tiene sus pasos para catarlo y son muy similares. Ver su aspecto es el primero. Siempre debe ser incoloro, transparente y brillante (cualquiera sea su uva). Luego, se agita la copa para apreciar su olor. Deben encontrarse aromas limpios, notas frutales florales y/o cítricas (varían según cada varietal). Por último, su sabor. Aquí, deben encontrarse la estructura y equilibrio de la bebida: calidez y frescura con gran persistencia.

Pero el potencial del pisco es en el tema que enfatiza Lucero Villagarcía para fanáticos e iniciadores. “Es un destilado con historia. Tenemos una gran cantidad de bodegas y se puede hacer la ruta pisquera en Perú, hacer enoturismo. Además, es un destilado con corazón que se transmite de generación en generación y un producto con gran versatilidad porque se puede disfrutar de muchas maneras: puro, en cocteles (el pisco sour es el más reconocido), en el café, con macerados y hasta se puede cocinar con pisco. Se pueden lograr excelentes maridajes con chocolates, postres y puros”, explicó.

 

Justamente, en cocteles y en compañía de dulces o cigarros es una excelente manera -continuó la sommelier- de tomar un primer contacto con esta bebida que suele ser un poco fuerte en un comienzo. “Si se toma puro, es mejor hacerlo de a besitos, de a poco”.
 

Los números del pisco

400 años de historia tiene esta bebida en Perú;

5 son las regiones pisqueras en el país incaico;

8 las variedades de uvas con las que se pueden elaborar pisco (5 tintas y 3 blancas);

3 son los tipos de piscos: puro (elaborado con una sola uva); acholado (mezcla de uvas)

y mosto verde (la destilación se hace con mosto fresco); 

515 productores de pisco hay en Perú. De esos, sólo 8 son industriales. El resto, artesanales;

3 meses como mínimo tiene que reposar cualquier pisco antes de ser embotellado;

40 o 41° es la graduación alcohólica habitual de un pisco. Pero los hay hasta de 48°; 

3 son los cocteles a base de pisco más reconocidos y consumidos en el mundo: Pisco Sour (con limón, jarabe de goma y clara de huevo); Capitán (con vermouth); y Chilcano (con amargo de Angostura, limón y gaseosa de limón).