Policiales Jueves, 11 de abril de 2019

“Un chico que viene por homicidio es recibido con reconocimiento por sus pares”

El director Penal Juvenil dijo que el 30% de los menores imputados han cometido delitos graves. Solo 640 chicos gozan de libertad asistida.

Por Redacción LA

Tras el homicidio del joven  Nahuel Vitali y la imputación del menor que le dio muerte con un arma blanca, la polémica por la baja en la edad de imputabilidad se puso sobre el tapete. Además, a la discusión se sumó la modalidad con que se trabaja con los menores judicializados por delitos graves.  

Alertó sobre un aspecto cultural que se da dentro del Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil que tiene que ver con el valor que le asignan los internos a un joven que ingresa por un delito grave. “Si un chico viene de un cierto homicidio sus pares lo reciben más con reconocimiento antes que con un reproche, no así cuando el delito es sexual”, apuntó.

 

Arturo Piracés, titular  de la Dirección de Responsabilidad Penal Juvenil (DRPJ) de Mendoza, indicó en radio Elevediez que el Sistema Penal Juvenil cuenta con dos modalidades para mayores de 16 años que tienen problemas con la Justicia. Una es la libertad asistida, de la que gozan 640 jóvenes mendocinos debido a que han cometido delitos leves. “Son monitoreados y se manejan en su territorio”, aseguró.

Por otro lado, están los internos del sistema. “Tenemos 52 que han cometido delitos graves”, explicó sobre los homicidios o robos con uso de armas. Puntualmente, sobre la población femenina aseguró que ha disminuido de manera significativa, ya que solamente hay dos jóvenes mujeres que actualmente son internas.

“Un 30% es de homicidio o robo agravado a mano arma y un 10% de delitos sexuales, el resto son robos reiterados”, indicó. Además, explicó que los jóvenes cuando cumplen los 18 son juzgados , ya que alcanzaron la mayoría de edad. “A los 18 van a juicio en la Cámara Penal por el delito que cometieron ya que merecen un juicio y cumplen acá”, explicitó sobre los casos de internos de 22 años que cumplen condena dentro del Sistema Penal Juvenil.

Por otro lado, advirtió que en los últimos años hay una tendencia entre los jóvenes que delinquen de conformar bandas. “Vemos una constante, hay mucha violencia y tendencia a formar bandas”, por lo que advirtió que en general los homicidios son para ajustar cuentas entre ellos mismos como una metodología para resolver los conflictos dentro de la actividad delictiva.

 

Por último, el funcionario señaló la falta de un hospital psiquiátrico especializado en menores. Piracés manifestó que muchos menores tienen psicopatologías de base por lo que son internados y el equipo debe hacer lo que puede. “Vienen acá y hacemos el esfuerzo de trabajarlo psicopatológicamente también”, completó.

Piracés alertó sobre un aspecto cultural que se da dentro del Sistema de Responsabilidad Penal Juvenil que tiene que ver con el valor que le asignan los internos a un joven que ingresa por un delito grave. “Si un chico viene de un cierto homicidio sus pares lo reciben más con reconocimiento antes que con un reproche, no así cuando el delito es sexual”, apuntó.