Turismo Domingo, 8 de enero de 2017 | Edición impresa

Pinamar: divino verano

Los días de vacaciones incluyen caminatas por la costa, horas de sol y playa, paseos por el centro y noches de bares y boliches. Todos los precios.

Por Celina De la Iglesia - Especial para Turismo

A pocos días de haber comenzado la temporada alta, las expectativas de un buen verano -al menos mejor que el anterior-, están sobre la mesa.

La caseta de Turismo está sobre la ruta de ingreso a Pinamar y, desde allí, el secretario de esa área del municipio, Eduardo Isach, comenta que se ve mucho movimiento de autos, un buen indicador durante los primeros días de enero. 

Es cierto que la competencia de la oferta playera de los países vecinos (Chile, Brasil y Uruguay), se hace sentir. No obstante, muchos mendocinos tienen su corazoncito veraniego en las costas atlánticas de Pinamar y no lo cambian por nada. Para todos ellos una postal sensorial para anticiparles las vacaciones.

Horas de arenas

En esta ciudad (y las otras que integran en partido: Cariló, Ostende, Mar de Ostende y Valeria del Mar) lo que no faltan son las opciones para pasarla muy bien, ya sea en el centro mirando vidrieras, tomando un café con un delicioso alfajor de esos que hacen en la costa o corriendo por los bosques; la verdad de perogrullo es que la gran mayoría de los turistas llegan para un encuentro cercano con el mar.

Esta temporada las playas de Pinamar se ven distintas. Es que los balnearios locales han sido remozados, se han removido miles de metros cuadrados de hormigón y los paradores se han reconstruido con materiales renovables. 23 de ellos ya están completamente terminados y listos para ser disfrutados a pleno.

“Dios los crea y el viento…”, bueno en este caso, no los amontona, pero sí los reúne por grupos etarios. Es que en enero de 2017, tal como es costumbre, los jóvenes tienen sus preferencias y pasadas las cuatro de la tarde comienzan a llegar al Balneario Boutique, en Pinamar Sur -justo delante de Ku, la famosa disco-.

Nada de heladeritas ni canastas, sólo una mochila o simplemente unas ojotas, ellos. Ellas, con capelinas y tankinis, que marcan la tendencia. Otros de los dilectos de los que nacieron en este siglo son UFO y Triexie. 

Otra es la postal de las playas con onda más familiar. Entre ellas figuran el Balneario Cocodrilo (en Pinamar Centro-norte) o El Pájaro (en el centro).

Por su parte, las playas de Ostende y los balnearios Hipocampo, Hemingway Valeria, Enrico y La Pérgola, en Valeria del Mar, también figuran en la lista de los preferidos por los matrimonios con niños pequeños.

Rutinas de vacaciones

Por las mañanas es frecuente ver mucha gente que sale a caminar por la costa, aprovechando la brisa fresca. También hacen su aparición los runners, que no pueden parar ni durante los días de descanso.

Con mudas y zapatillas de colores estridentes y demás adminículos requeridos, suelen optar por el Camino de los Pioneros o la Avenida Intermédanos.

Cuando cae la tarde, la salida a dar una vuelta por el centro, es tradición, especialmente para las familias. Las damas, suelen pararse en todas las vidrieras y stands que ostentan ropa y accesorios que por acá no siempre se consiguen.

En tanto los caballeros optan por dedicar tiempo a inspeccionar los autos de alta gama que se exhiben en diversos puntos atlánticos. Citroën, Fiat, Ford, Jeep, Mercedes-Benz, Audi, Nissan, Peugeot, Toyota, Volkswagen, Kia, Hyundai y Lifan se han instalado en Pinamar, Cariló -y otros destinos atlánticos cercanos-.

Las automotrices han invertido varios millones de dólares en acciones de marketing que incluyen la exhibición de modelos nuevos en grandes stands y en paradores de playas, donde ofrecen pruebas de manejo, merchandising y servicios, que los apasionados de los fierros no quieren perderse.

Los niños, claro está, tienen otras preferencias y tironean a los padres para que los lleven a Center Play (en Av. Bunge y Simbad el Marino) o al Playón de Av.  Bunge y Marco Polo, donde pueden patinar o andar en bici. 

Cuando llega la hora de la cena, cualquiera de los bares o restós de la Avenida Bunge o de las zonas aledañas puede ser una buena opción. Sobre las mesas, no faltan las rabas (desde $ 160 por persona).

Entre los más pedidos también figuran las parrilladas (desde $ 430 para 2 personas); la cazuela de mariscos ($ 380 para 2 personas) o las pizzas (desde $ 130). El sushi ($ 250 tabla de 15 piezas), otra opción muy solicitada.

Un poco más tarde, jóvenes y adolescentes se reúnen en bar Nelson, en BeerHouse, Pinta, La Luna, Mr Jones, Sabbia o Súper XV. La noche parece nunca terminar ya que continúa en las discos de moda hasta que sale el sol. Y entonces todo vuelve a comenzar. . .

Cuentan los mendocinos

Mendocinos que veranean en las playas del Partido de Pinamar cuentan sus experiencias.

Natalia está en Ostende con su familia. “No hay demasiada gente ni amontonamientos pero, como venimos todos los años, sabemos que los primeros días de enero son tranquilos y después llegan más turistas”.

En relación a los precios, dice que el supermercado está igual que en Mendoza, pero que salir a comer sí es más caro. “En muchos lugares te cobran $ 20 o $ 30 por el cubierto, y no estamos acostumbrados”, cerciora. 

Por otra parte apunta que en la playa hay tapiocas -una especie de agua viva- que son muy molestas y hacen arder la piel.

Este verano es tendencia

Para beber. Las cervezas artesanales, muy pedidas.

Para lookearse. Capelinas y tankinis, infaltables. También los choker, esas gargantillas pegadas al cuello.

Para los niños. Ir al centro comercial de Valeria del Mar donde  hay muchos juegos como autos chocadores y toboganes inflables gigantes.

O el Casino de Valeria del Mar con Kartings Rotax, Canopi (bosque aéreo), Paint Ball (en el Sector 400 de Cariló). 

Para practicar. Polo, golf o kite, siempre vigentes en Pinamar.

Precios

Alojamiento

Una síntesis de los precios de alojamiento para anticiparse a los gastos de enero, febrero o marzo. 

Mar de Ostende y Ostende. Hotel ** para 2 personas por noche $ 950. Aparts Hoteles y departamentos con servicios: 4 personas por 7 noches desde $ 16.000.

Pinamar. Hoteles **:  2 personas desde $ 1.100. Hoteles ***:  2 personas desde $ 1.900. Hoteles ****: 2 personas  desde $ 2.600. Aparts Hoteles y departamentos con servicios: 4 personas por 7 noches desde $ 18.000

Valeria del Mar: Aparts Hoteles y departamentos con servicios: 4 personas por 7 noches desde $ 19.800.

Cariló. Hoteles ****: 2 personas desde $ 3.600 por noche. Aparts Hoteles y departamentos con servicio: 4 personas por 7 noches desde $ 24.000.

Las tarifas corresponden a la 1a quincena de enero; en la segunda se incrementan un 20% aproximadamente. En tanto para la primera de febrero decaen un 20% en relación a los precios antes mencionados y la segunda de febrero un 40%.

Alquileres

Pinamar. Departamentos de 2 ambientes: desde $ 28.000 en enero. Casas con 2 dormitorios: desde $ 46.700 en enero.

Valeria del Mar. Casas 2 dormitorios desde $ 36.800 en enero. 

Cariló. 2 dormitorios desde $ 46.000 en enero.