Policiales Jueves, 23 de mayo de 2019

Pidieron domiciliaria para el médico detenido por el accidente fatal del Acceso Sur

José Paulos, imputado por la muerte de Luciana Montaruli, este viernes saldría del hospital. Su abogado busca evitar que vaya a la cárcel.

Por Ariel Cubells - Especial para Los Andes

Mientras se recupera en el hospital Español por las lesiones sufridas en el accidente, el médico José Paulos (34) espera saber cuál será su futuro procesal en la causa que lo tiene imputado por la muerte de Luciana Montaruli (27) en un choque. Estiman que este viernes recibiría el alta y debería ser llevado a la cárcel, aunque su abogado ya pidió el arresto domiciliario. 

Paulos, médico clínico que trabaja en el hospital Español y en consultorios privados en Luján, desde el fin de semana pasado se encuentra internado con custodia policial. El sábado en el Acceso Sur ocasionó un siniestro en el que perdió la vida Montaruli y en el que resultaron heridos Ricardo Ruiz (19) y Fernanda Egaña (24). 

 

Alrededor de las 6.30 el acusado manejaba su Volkswagen Gol  por el acceso, entre Rodríguez Peña y Alsina, cuando embistió desde atrás a un taxi en el que iban Luciana, su amiga Fernanda y el conductor del taxi. La primera de ellas murió en el acto, mientras que las otras víctimas fueron internadas. 

Paulos también quedó herido, y hasta este jueves sigue internado. Durante estos días ha evolucionado, y se cree que este viernes recibiría el alta. 

Luciana, víctima fatal del hecho. | Facebook.

Cuando esto suceda el sospechoso quedará a disposición de la fiscal Liliana Giner, quien lo imputó por homicidio simple con dolo eventual. En virtud del delito debería pasara al penal directamente, pero su abogado, Ramiro Villalba, ya adelantó en la fiscalía que pretende la domiciliaria para su cliente, entre otros requerimientos planteados. 

 

En caso de que esto sea rechazado por la magistrada a cargo del caso, la definición recaerá en un juez de instancia superior. Fuentes ligadas a la causa explicaron que fijar una audiencia para esto demora varios días, con lo cual el médico debería esperar en la penitenciaría. 

El acusado fue imputado por homicidio simple -tiene penas de 8 a 25 años-, luego de una acumulación de pruebas que lo complicaron. Principalmente, el test de alcoholemia posterior al hecho que arrojó 2,06 gramos de alcohol en sangre, es decir, cuatro veces más de lo permitido para manejar. Además, habría circulado con una velocidad superior a los 100 kilómetros por hora.