Política Martes, 18 de junio de 2019 | Edición impresa

Pichetto buscará seducir a nuevos gobernadores del PJ

El vice de Macri será el encargado de evitar que los mandatarios apoyen a  la fórmula K Fernández-Fernández.

Por Javier Alvarez - Corresponsalía Buenos Aires

El triunfo del peronista Omar Perotti en Santa Fe sacudió el escenario electoral: su batacazo y rápida definición sobre las presidenciales podría meterle presión ahora al resto de los gobernadores en momentos en los que la Casa Rosada también intentará seducirlos. 

Si bien los resultados provinciales no deberían nacionalizarse de forma lineal, aportan a un clima político: el peronismo triunfó en diez gobernaciones, en tres hubo victorias de partidos provinciales y el oficialismo nacional ganó en una, Jujuy. 

 

Además, hay una señal que genera inquietud en la Casa Rosada: el 90% de los candidatos propios escondieron la marca Cambiemos y la imagen de Mauricio Macri porque los tiraba para abajo. 

En el corazón de “Juntos por el Cambio”, con Macri y Miguel Pichetto a la cabeza, venían haciendo una lectura: los oficialismos ganaron porque los gobernadores tuvieron mayores recursos para gestionar por la mejora en la distribución nacional de fondos.

Esa lectura se rompió con las victorias de Omar Perotti, en Santa Fe, y Gustavo Melella, en Tierra del Fuego. Ambos mandatarios ahora apoyarán a la fórmula de Alberto Fernández y Cristina Fernández en las presidenciales. 

 

Sobre Perotti, se presumía que podía promover la boleta corta, al igual que el cordobés Juan Schiaretti. Pero en sus festejos del domingo cantó eufórico “vamos a volver”, el jingle kirchnerista. Enseguida lo saludó Alberto Fernández por redes sociales. 

La denominada tercera vía sigue intentando elevar la voz para atrapar votos de desencantados de uno y otro extremo de la grieta. Roberto Lavagna y su compañero de fórmula Juan Manuel Urtubey brindaron ayer una conferencia de prensa en Salta. El salteño saludó a los peronistas ganadores del domingo. Y consideró que “la profunda crisis de valores que se vive en la Argentina se profundiza cuando los dirigentes tienen la inestabilidad que se demuestra últimamente”.

 

En ese sentido, cuestionó a sus ex compañeros de Alternativa Federal -principalmente Pichetto y Sergio Massa, que volvió al kirchnerismo- responsabilizándolos por romper la alianza.

“Se trata de ser coherente y de construir desde afuera de la lógica de poder. En el país hay dos polos que atraen. Pero la salida está por afuera de los dos”, dijo Urtubey. 

Teorías 

Ni bien estalló la teoría de las victorias oficialistas, ayer en la Casa Rosada ensayaron otra, que no deja de tener cierta lógica. Un funcionario le dijo a este diario: “Nadie puede pensar que los Fernández van a obtener en Córdoba el 57% de Schiaretti”. 

La misma fuente señaló que en 2015 Cambiemos triunfó en cuatro gobernaciones de las veintidós en juego y en el balotaje Macri perdió en quince distritos, pero se impuso en los nueve necesarios acceder a la Presidencia, incluso siendo derrotado por Daniel Scioli por 2,3% en Buenos Aires.  

 

Frigerio y Pichetto tendrán la misión de, hasta las PASO, hablar con los gobernadores con los que el senador peronista tiene buena sintonía. Y Perotti es uno. No habrá pedido de apoyo expreso, pero sí de que no jueguen abiertamente para el Frente de Todos. 

Ayer Alejandra Rodenas (vice de Perotti), aclaró que “no hay ninguna posibilidad” de que su espacio se aleje del Frente de Todos. “nosotros somos parte del PJ y no podríamos traicionar la voluntad de nuestros electores”, dijo.