Espectáculos Martes, 2 de abril de 2019 | Edición impresa

Peter Lanzani: "Yo elijo un personaje para instalar un mensaje"

El galán vuelve este jueves a los cines con “4x4”, donde interpreta a un ladrón que se ve encerrado en una camioneta.

Por Télam 

Después de “El Clan”, “Los últimos” y “El Ángel”, y en televisión “Un gallo para Esculapio”, Peter Lanzani vuelve al cine con “4x4”, debut en solitario de Mariano Cohn, que pone en la mira el delito y la inseguridad, a partir de un marginal encerrado en una camioneta y que se estrenará este jueves.

“Es un personaje que me resultó muy desafiante”, dijo a Télam acerca de Ciro, un joven con la camiseta rosa de Boca 2013 que se mete en una 4x4, sin imaginar que quedará encerrado, aislado por completo del exterior y con un solo interlocutor -el dueño-, al que solo escucha, a la distancia.

 

-¿Lo viste a Colin Farrell en “La última llamada”, encerrado en una cabina telefónica o a Ryan Reynolds en “Enterrado”?

-Sirvieron como referencia por el tema del encierro de la película, porque las circunstancias de los personajes son completamente diferentes.

-Como aquellos, ¿este implica un desafío para el actor frente a la impiedad de la cámara?

-Básicamente estás actuando solo, pero es capcioso porque tienes la ayuda del director y de un equipo que te acompaña, que va generando una atmósfera.

4X4 (2019) Primer Tráiler Oficial Español

-En la camioneta solo tenés como compañero físico a un grillo...

-No tengo ni otro actor ni actriz con los que puedas ir conectando los ojos, o recibir un pie. Ahí estaba el desafío: tratar de no perder el foco del espectador, que de alguna manera se sienta identificado con vos, llevándolo por todas las cosas que le van pasando al personaje.

 

-Cuando hiciste “Equus” en el teatro había que enfrentar al público a tres metros de la platea y en la película a tres centímetros de la cámara, que a fin de cuentas es el público.

-Estamos hablando de personajes duros e intensos, difíciles de hacer en circunstancias duras. “Equus” tenía un sufrimiento un poco más emocional, más rebuscado y loco. En el caso de Ciro lo primero que captás de él es lo que le vasucediendo física y emocionalmente, que entra a aparecer una vez que el personaje físicamente está completamente crackeado, no se puede mover, y ahí entra a largar toda la peste que tenía adentro.

-Un personaje igualmente complejo...

-Es un personaje que me resultó muy desafiante, pero lo tenía a Mariano y a un guión que es maravilloso, que tiene muy claro lo que quiere contar, con un guión muy minucioso que después fuimos charlando. Uno se va mimetizando con el entorno y lo que va sucediendo, pero el ABC de la película está en lo que va pasando y cómo física y psicológicamente el personaje va construyendo su arco de recibir una noticia, de actuar el dolor, de no tomar y no comer, que es algo que se fue viendo mucho en los ensayos con Mariano y tuvimos que resolver en el momento, siempre con mucha libertad.

 

-Con toda esa carga, ¿cómo se resuelve la construcción del personaje?

-Tiene que ver con los directores y su manera de trabajar. Yo elijo un personaje para instalar un mensaje. A mí me gusta el desafío de lo que fuera actoral, me instalo en ese lugar para tratar desde ahí de crecer. Me gusta lo que sea actoral, y contar lo que el director necesite contar y en ese sentido el cine no deja de ser una viola, que puede tocar un Re, un Mi o un La, un rango emocional que yo pueda dar.

-Realista pero ajustado a la ficción...

-Sí, calculo que cuanto más verdaderos sean los personajes es mejor, porque de alguna manera uno no se tiene que armar ningún mundo, sino que tiene que ver lo que hay en realidad.

-No parece sencillo...

-Me dejo llevar por lo que quieren contar los directores. Luis Ortega tiene una idea clarísima de lo que quiere contar en sus películas, igual que Bruno Stagnaro, Pablo Trapero lo mismo y Mariano con Gastón también. En base a eso hay que dejarse llevar. Por algo uno fue convocado: para componer un personaje u otro, cuáles son los colores que uno necesita para interpretar, pero después está en cada uno elegir un personaje o el otro, sean los actores que solamente quieren papeles protagónicos u otros que quieren secundarios, por los colores que le vayan encontrando, lo que me vayan ofreciendo o las ganas que tenga o no de hacerlo.

 

-¿Estar solo frente a la cámara como en esta película es de alguna forma desvestirte frente el espectador?

-No literalmente... Emocionalmente sí, porque no tenés otra mirada en la cual conectar que modifique tu actuación. Depende más de vos y de lo que vos autogeneres para llegar a un punto más o a un punto menos de lo que se busca. Ahí está el desafío. El director de fotografía Kiko de la Rica es un vasco genial que me hizo sentir que estaba trabajando con otro actor. Y le armó una verdadera coreografía porque quizás a él le interesaba más una posición y yo podía relegar algo de lo que estaba tratando de hacer para que él esté más cómodo o viceversa, si a mí me resultaba mejor una posición él seguramente me contestaba que podía resolver el plano haciendo un malabarismo físico.

Lanzani es el único personaje que vemos en la película. - Los Andes

-¿Hasta dónde fue clave esa presencia?

-Estábamos los dos adentro de la camioneta y llevábamos la película de ahí. Me parece que eso es lo que tenía que generar desde la incomodidad que genera el sentimiento puro. La comodidad no te presenta ningún desafío, ya sabés lo que tenés que hacer y lo que viene, en cambio la incomodidad de tener una pata torcida te hace estar siempre pendiente y pensante, siempre vivo en escena. Me parece que eso en la película se generó solo.

 

-Tres cuartos de la película sos vos y una voz que te habla desde otro lugar en off: la primera vez con Brieva y la segunda vez con Brandoni...

-A Luis lo conocía de “Un gallo para Esculapio” y es un maestro de la actuación. A Dady por las cosas que iba haciendo, pero no por haber trabajado juntos. Él dice que no es actor de cine y que sólo lo hace para Gastón o ahora para Mariano, sin embargo cuando lo ves laburar no tiene nada que envidiarle a ningún actor de cine. Él aporta sus emociones en base a lo que los directores quieren. Ensayamos un montón, él proponía cosas y yo me prendía y al revés. El nuestro es un laburo en equipo, ni más ni menos, de eso se trata el cine. Si no se trabaja en equipo uno sólo no llega a ningún lado.

Los creadores

Mariano Cohn dirige por primera vez sin Gastón Duprat

La dupla de Cohn y Duprat es una de las más fructíferas del cine argentino, y muchos los recordarán por películas como “El hombre de al lado” o “El ciudadano ilustre”.

Desde esta película, sin embargo, decidieron darle más espacio creativo a la individualidad y es así que “Mi obra maestra”, celebrado filme, tuvo dirección de Duprat y producción de Cohn.

Ahora, en “4x4”, sucede al revés. Cohn eligió a Peter Lanzani para su historia, un curioso planteo en un espacio cerrado, donde él interpreta a un ladrón atrapado en una camioneta.