Economía Sábado, 11 de enero de 2020

Pesce le bajó el tono a la regulación fintech: qué cambió y a que productos alcanza

El directorio de la entidad presidida por Miguel Ángel Pesce finalmente aprobó una serie de normas para "ordenar" su funcionamiento.

Por El Cronista especial para Los Andes

La decisión del Banco Central de ordenar el funcionamiento de las fintech causó mucho revuelo esta semana. Finalmente, el directorio de la entidad presidida por Miguel Pesce, aprobó una serie de normas que reorganizan el funcionamiento de este tipo de empresas, especialmente las billeteres o proveedores de servicios de pagos (PSP), pero cuya relevancia es menor a la que se especualaba.

"El Directorio del Banco Central de la República Argentina estableció, a través de la Comunicación A 6859, normas que ordenan el funcionamiento de las cuentas de pago ofrecidas por los Proveedores de Servicios de Pago (PSP), le otorgan mayor transparencia al sistema e incrementan la protección a los usuarios financieros", explicó la entidad en un comunicado. "Así la Argentina da un paso inicial valioso para la regulación de los PSP para alinearse con otros países de la región y de Europa que ya cuentan con un marco normativo para los prestadores de servicio de pago (PSP)", añadió.

 

El cambio más grande que introdujo el BCRA es la obligación de que estas fintech depositen el dinero que guardan y administran de sus usuarios en una cuenta a la vista. Hasta ahora, este paso no era necesario por lo que los players, si bien no podían "prestar" este dinero a otros clientes -básicamente lo que se conoce como "intermediación financiera- si podían reinvertirlo en el mercado de capitales. Ahora, ese dinero deberá si o sí estar "guardado" en un banco.

"Una de las medidas dispuestas consiste en que los fondos de los clientes acreditados en cuentas de pago ofrecidas por los PSP deberán encontrarse en cuentas a la vista, en pesos, en entidades financieras del país y, en todo momento, disponibles con carácter inmediato ante su requerimiento, por un monto al menos equivalente al que fue acreditado en la cuenta de pago", detalló el comunicado.

 

Por otro lado, a diferencia de lo que la autoridad monetaria había dejado trascender al principio de esta semana, no se dará marcha atrás con la operación de la Clave Virtual Uniforme (CVU) para personas jurídicas. Estas actuan de la misma manera que una Clave Bancaria Uniforme (CBU) y permiten la interoperabilidad de las billeteras, tanto de estas entre si como con cuentas tradicionales en bancos.

Con el argumento de que este tipo de transferencias no estaba alcanzada por el impuesto de crédito y débito y que esto representa cierta ventaja para las fintech respecto a los bancos, fuentes de la entidad habían adelantado que se prohibirían.

 

Finalmente, el directorio de la autoridad monetaria decidió mantenerse al margen de esta medida. Pero, según pudo saber El Cronista, en breve la AFIP lanzará un decreto, que entre otras cosas, impondrá impuestos a las transacciones con estas billeteras.

Ana Clara Pedotti