Arquitectura Sábado, 14 de marzo de 2020

Persianas, postigos, celosías: un material, muchas funciones

Claves para elegir la opción más adecuada según la búsqueda, el gusto y la necesidad.

Las ventanas en los hogares son fundamentales; hay variedad de tamaños, tipos y materiales. Permiten que los ambientes tengan luz natural y parezcan más espaciosos, a la vez que le imprimen determinada presencia. Nos permiten ver el interior, por lo que es importante pensar también la cuestión de privacidad. La opción de colocar persianas, postigos y celosías de madera -noble material- aporta calidez, carácter y hasta personalidad a la casa.

A la hora de elegir qué tipo de cerramiento utilizar hay que tener en cuenta:

-El tamaño de la abertura a cubrir
-Cuánta privacidad se quiere
-La impronta que aporta el diseño del cerramiento.

Casa del Árbol por Elisa Gerson Arquitectos / Foto: Gustavo Sosa Pinilla, Elisa Gerson.

Las persianas de madera son ideales para aberturas de gran tamaño, como es el caso de una puerta ventana que da a balcones o galerías. No ocupan m2 porque se enrollan en la parte superior y de este modo optimizan el espacio semi exterior, sin perder de vista la calidez y diseño. Su gran ventaja es que se pueden comandar desde el interior, logrando regular la incidencia de la luz en los ambientes, sin necesidad de abrir la ventana.

Casa MR por Luciano Kruk Arquitectos / Foto: Daniela Mac Adden.

Brindan una privacidad total o semi, gracias a la posibilidad de mover sus varillas hacia la orientación que se prefiera cerrándola completamente o dejándola entreabierta.

Para hogares en donde sus aberturas están muy expuestas a las inclemencias del clima, lo recomendable es colocar postigos. Constan de dos puertas que las cubren en su totalidad, resguardándolas. Permiten obtener una privacidad completa gracias a que no tienen hendijas, por lo que al cerrarse no se ve nada desde el exterior al interior ni viceversa.

Si bien se los asocia con el pasado, en realidad esta propuesta ofrece al hogar una cuota distintiva, agregando un aire de "campo" a la casa en la que se alojan.

Casa Aranzazu por Besonias Almeida Arquitectos / Foto: Federico Kulekdjian.

Ahora bien, para los fanáticos del diseño que quieren acentuar la fachada, la mejor propuesta es optar por celosías, ya que son económicas y se destacan por la propuesta de sus acabados. Al igual que las persianas, son una opción sustentable energéticamente porque permiten la reorientación de la luz disminuyendo la utilización de luminarias artificiales. Además, protegen los hogares del sol y del ruido exterior, gracias a la regulación y separación que hay entre sus rendijas, sin descuidar la ventilación de la misma.

No hay que olvidar que la madera es un material vivo, que si está expuesta permanentemente a los diferentes climas, como los cerramientos, requiere de una protección especial. Para su cuidado existen productos con moléculas de última generación que retardan el envejecimiento de este noble material protegiéndolo por años. Además tienen antioxidantes y triple filtro UV, creando una completa barrera contra agentes climáticos agresivos.

Fuente: Cetol