Policiales Miércoles, 22 de mayo de 2019 | Edición impresa

Perpetua para ex judicial por un doble crimen narco

Maximiliano Guerra había sido absuelto en 2015 por matar a un matrimonio chileno pero ayer recibió la pena máxima.

Por Oscar Guillén - oguillen@losandes.com.ar

En el segundo juicio por el llamado doble crimen narco de Vistalba, donde perdió la vida el matrimonio chileno formado por Carmen del Pilar Honorato (65) y Oscar “El Vinchuca” Guzmán (68), se condenó al ex empleado judicial Maximiliano Damián Guerra Gobetti (33). 

Ayer Guerra fue condenado a perpetua por el delito de homicidio criminis causa y robo agravado. Una huella dactilar suya encontrada en un vidrio de una ventana de la casa de las víctimas fue la prueba que lo llevó a cárcel.

 

Guerra había sido absuelto por el mismo caso en el primer juicio, realizado en abril de 2015. Pero luego la Corte provincial ordenó que se lo volviera a juzgar. 

En el primer debate se condenó a prisión perpetua a Martín Berdejo (33), un policía de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico que había participado en una investigación a la pareja, sospechada de haber llevado a Europa 300 kilos de cocaína.

Así las cosas, ayer los jueces del Tribunal Penal Colegiado 2, conformado por María Alejandra Ratto, Ariel Spektor y Marcelo Gutiérrez del Barrio, condenaron a Guerra a la máxima pena permitida por la Justicia argentina. El hombre se encuentra en libertad y seguirá así hasta que la sentencia quede firme.

 

Previo a la sentencia, durante los alegatos, la jefa de la Fiscalía de Violencia de Género, Daniela Chaler, había acusado a Guerra, solicitando la pena de prisión perpetua.

En cambio, el defensor del sospechoso consideró durante su alegato que no existieron pruebas suficientes para una condena.

La prueba central del caso fue una huella dactilar de Guerra que los investigadores encontraron en una ventana de la casa de las víctimas que da al jardín, es decir, que lo ubica afuera de la casa, aunque dentro de la propiedad.

 

Torturados y asesinados a tiros en la cabeza

Oscar Manuel Guzmán y su esposa Carmen del Pilar Honorato Azócar fueron asesinados el 10 de octubre de 2013 en una casa de calle Cerro Aconcagua al 2600 de Vistalba, Luján de Cuyo.

El hallazgo de los cuerpos lo hizo un conocido de las víctimas, después de que uno de los hijos del matrimonio le pidiera que fuera a verlos ya que desde hacía varios días no tenía novedades de ellos.

Los cadáveres fueron encontrados después de varios días de cometidos los asesinatos. Guzmán estaba en el patio y tenía un balazo en la cabeza, además de varias heridas cortantes en distintas partes del cuerpo. Su esposa fue encontrada en la habitación matrimonial con un tiro a la altura de la nuca. Para matarla, los agresores la obligaron a arrodillarse y luego le dispararon a través de una almohada.

 

Tintes mafiosos

El matrimonio chileno fue asesinado en octubre de 2013. Los cuerpos fueron hallados en su casa de Vistalba por un conocido de las víctimas. 
 
El cadáver de Oscar Guzmán estaba en el patio y tenía un disparo en la cabeza y varios cortes. El cuerpo de su esposa, Carmen Honorato, estaba en la habitación matrimonial con un tiro en el cráneo. La habían arrodillado y disparado a través de una almohada.