Turismo Domingo, 21 de abril de 2019 | Edición impresa

Peñón de Gibraltar: puerto de entrada al Mediterráneo

Su superficie es de 6,8 km2 cuadrados. La pista del aeropuerto atraviesa la ciudad.

Por Federico Chaine - fedechaine@hotmail.com

Los caballos andaluces son mundialmente famosos. Sotogrande, ubicado en la provincia de Cádiz, organiza el torneo de polo más importante de España: la Copa de Oro. 

Fui invitado por los organizadores para presentar y firmar ejemplares de mi tercer libro, una biografía de la familia Heguy, la dinastía de polistas más trascendente de este noble deporte. Disfruté mi estadía en un fabuloso country junto al mar y el río Guadiaro. Desde allí veía asomar a lo lejos, sobre la línea costera, la silueta recortada del Peñón de Gibraltar. 

 

Una tarde decidí ir a conocer este estratégico puerto peninsular que hace años España le reclama a su actual poseedor, Gran Bretaña. Revisan el pasaporte para poder ingresar. La primera sorpresa llega enseguida. Las barreras de un paso a nivel cierran el tráfico en la avenida Winston Churchill y uno imagina que se aproxima un tren. Error. Hay que levantar la vista porque lo que llega desde el aire es un gigantesco pájaro metálico con forma de avión de pasajeros. 

La superficie total de Gibraltar es tan pequeña (6,8 kilómetros cuadrados) que la pista del aeropuerto atraviesa un sector de la ciudad y los coches deben esperar que los aparatos despeguen o aterricen para continuar la marcha una vez que levantan las protecciones. Curioso. 

 

La ciudad se extiende a los pies de la formación rocosa. En los mástiles ondea la Union Jack (bandera del Reino Unido) y los precios de las vidrieras están en Libras Esterlinas y no en Euros.

Es pintoresca, muy concurrida y en la céntrica calle Main Street se mezclan turistas y hombres de negocios ya que sus bancos son paraísos fiscales muy aprovechados por las grandes empresas y fortunas particulares. 

El idioma oficial es la lengua de Shakespeare pero los lugareños también hablan español y Llanito un dialecto local que mezcla inglés y castellano. 

 

Se puede acceder a la cima del Peñón a 412 metros de altura por un angosto camino de auto o en teleférico. Durante el ascenso se aprecian cuevas cavadas en la pared de roca que eran antiguos refugios para resguardarse del fuego enemigo ya que este enclave motivó varias luchas a lo largo de su historia. La conexión entre el Atlántico y el Mediterráneo ha sido siempre un punto muy apreciado. Una vez que se llega a la cúspide hay carteles que advierten la presencia de monos en el lugar. Son los macacos y andan en libertad pero a veces roban comida, mochilas y celulares a los desprevenidos visitantes. 

Desde el mirador se aprecia la bahía de Algeciras y la costa de Marruecos ya que solo hay 14 kilómetros de distancia al Continente Africano en la parte más angosta. 

Como todo enclave británico, el plato característico es el fish and chips (pescado y papas). También ofrece una variada gastronomía mediterránea y restaurantes con vistas a las aguas siempre azules. 

 

Posee playas para ir a tomar sol o admirar el incesante tráfico de enormes cruceros de lujo y barcos cargueros y petroleros. Elegí la Playa del Este justo al pie del Peñón y muy cerca de la línea de aproximación de los aviones cuyos pilotos hacen malabares para meter semejante nave en la estrecha pista. 

El extremo sur de “La Roca”, como se le llama habitualmente, es Europa Point donde se emplaza el faro. Muy cerca de allí está la mezquita Ibrahim-al Ibrahim. Recordemos que España estuvo en poder de los moros durante 800 años. El nombre Gibraltar es una deformación del árabe Djebel-al-Tarik que significa “Montaña de Tarik” que fue el héroe musulmán que venció a los españoles para iniciar la conquista.

 

Otras visitas recomendables son la Cueva de San Miguel en la Reserva Natural con formaciones de estalactitas y estalagmitas, el Castillo de los Moros y el cementerio de Trafalgar donde descansan los fallecidos en las distintas batallas. Antes de salir de su frontera los agentes de aduanas revisan todo el auto en busca de cigarrillos y bebidas alcohólicas ya que los precios de estos productos son muy convenientes y su contrabando es una práctica habitual.

 

Datos

Parking gratuito para dejar el coche en la frontera y caminar por la ciudad.

Funicular: 17 dólares

Cementerio de Trafalgar: gratuito

Reserva Natutal: 7 dólares

Ticket integrado de Reserva Natural, Cueva de San Miguel, Castillo Moro, Skywalk y Batería O’Hara: 14 dólares