Espectáculos Domingo, 11 de agosto de 2019 | Edición impresa

Pedro Aznar: “El camino del arte no termina nunca”

El músico vuelve a Mendoza con la última etapa de su gira “Resonancia 35 años íntimo”, un concierto donde repasará su obra solista.

Por Lorena Misetich - Especial para Estilo

Hace veinte días Pedro Aznar cumplió 60 años. Un número redondo y significativo que amerita celebrarlo, y lo hizo. Realizó una divertida fiesta de disfraces donde, vestido de Elvis, fue el gran anfitrión. Allí el ex Serú Giran no solo fue el alma del festejo, sino que logró una reunión inesperada: se unieron Charly García y Piñón Fijo para cantar “El Fantasma de Canterville”. Y así como se da el tiempo para celebrar la vida con amigos y un buen vino de por medio, también le da espacio a los momentos de balance. “Todo cierre de etapa invita a reflexionar y mirar el camino andado. De hecho, este show que les llevo ‘Resonancia’ es exactamente eso, una celebración y una mirada amorosa a 35 años de trabajo constante y de estrecha relación con la gente. Voy a tocar música de todos mis discos como solista, en orden cronológico. Es un hermoso viaje en el tiempo”, detalla para Los Andes.

 

Y justamente esta nueva vuelta al sol llega con la última etapa de la gira que lo llevó por distintos escenarios del país, en formato acústico. “Resonancia 35 años íntimo”, es el álbum doble que recopila lo mejor y más destacado de los dieciocho discos solistas de Aznar. 

Él, su voz prodigiosa, la guitarra, el bajo, el bombo y el teclado son parte del recorrido cíclico que traerá al teatro Plaza el próximo viernes 16 de agosto. “Como en todos mis shows, busco que sea un viaje, como leer un libro de cuentos que se van entrelazando y completan un paisaje. Busco que la gente salga del teatro motivada, inspirada, emocionada”, confiesa.

 

Del raro chico del rock al músico popular

Con 46 años de carrera, el espíritu aventurero es el que define a Pedro Aznar. Lejos de quedarse en un género siempre se destacó por su incansable estudio de la música y esas ganas de ir tras lo distinto, lo que lo incomode y lo haga vibrar. 

Meticuloso, dúctil y perfeccionista, el músico toma al rock como a la música popular. Emociona de igual manera cantando “No llores por mí, Argentina” con Charly en un Luna Park repleto, o el clásico chamamé “El Cosechero” junto a Los Nuñez. Entre todo ese tránsito a comienzos de 2019 lanzó “Abrazo de hermano”, un álbum junto al músico chileno Manuel García, que los llevó a una gira por Chile y Argentina. Un trabajo donde sorprende uniendo lo popular, el folclore, algo de pop y rock, con canciones nuevas como “Canción para mañana”, “El Espinero”, “La reja”, hasta versiones de “Cactus” o “Cinco siglos igual”. 

 

“El camino del arte no termina nunca, estás siempre aprendiendo, mejorando y empezando de nuevo desde la hoja en blanco. Pero ese desafío es de lo más lindo que tiene, te mantiene entusiasmado y ‘a la caza’ de la próxima idea”.

-Estuviste recientemente presentando “Abrazo de hermanos”, el disco con Manuel García, ¿Qué te motivó a grabar este álbum?

- Con Manuel somos amigos hace 12 años, cuando él abría los conciertos de presentación de mi disco “Quebrado en Chile”. Después de eso seguimos en contacto y nos invitamos a tocar un par de veces. En una de esas oportunidades, charlando de sobremesa, surgió la idea de hacer un disco a dúo, componiendo juntos. En pocas semanas teníamos ocho canciones listas, a las que agregamos cuatro homenajes a grandes autores de Chile y Argentina. Fue un placer trabajar con él.

 

-¿Pensás editar un nuevo disco? 

-Sí, ya estoy componiendo, muy entusiasmado con el resultado. Pronto les voy a empezar a mostrar adelantos de ese material.

-A la hora de componer ¿qué temas te mueven?

-Hay cuatro o cinco grandes temas, y a eso se le suman los distintos ángulos que cada uno tiene: el amor, la libertad, la transitoriedad y fragilidad de la vida, la pérdida, la justicia. Las circunstancias de cada momento histórico van cambiando la mirada que tenemos de esas cosas, por lo que esos temas se renuevan todo el tiempo.

 

-Si no fueras músico (sería un gran pecado): ¿a qué hubieses dedicado tu vida?

-Podría haber sido arquitecto, geólogo, chef, paisajista. Pero además de músico también soy fotógrafo, poeta y sommelier. Con eso ya tengo bastante, ¡como para mantenerme ocupado! (risas).
La pregunta obligada cada vez que vuelve a Mendoza es el presente de su vino. Aznar es uno de los artistas que lanzó su propia línea de bebidas y el Valle de Uco es uno de los terruños que eligió para su proyecto. 

 

-¿Vas a lanzar una nueva línea de vinos? 

-Con mi socio, Marcelo Pelleriti, estamos siempre pensando en nuevos vinos para sumar a nuestra línea de Bodega Abremundos, que hoy tiene un blanco y cuatro tintos. Pronto lanzaremos una línea especial, de edición limitada, con conceptos nuevos, muy interesantes.
 

Ficha

PEDRO AZNAR GIRA “RESONANCIA 35 AÑOS ÍNTIMO” 
 
Día y hora: viernes 16 de agosto, a las 22.

Lugar: teatro Plaza (Colón 27, Godoy Cruz).  

Entradas: $700 (planta alta), $850 y $1000 (planta baja). En boletería o en www.eventbrite.com.ar