Sociedad Domingo, 3 de diciembre de 2017 | Edición impresa

Payamédico: el hombre que creó un fenómeno

Es médico y fundó en 2002 la organización que cura a través del humor. Dice que “la potencia terapéutica del payamédico” es desdramatizar.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

La entrevista ha comenzado en el patio de un gimnasio de Las Heras, en donde el creador de la organización argentina Payamédicos ofreció el viernes un curso de actualización artística.

Lejos de adoptar la pose que podría esperarse de un psiquiatra, ecografista y especialista en terapia intensiva, José Pellucchi responde las preguntas, hace una pausa, ensaya un gesto teatral, se para en un pie mientras hace equilibrio o levanta un brazo al cielo.

En el salón del gimnasio Vitamina lo esperan con entusiasmo unos 50 payamédicos, de edades diversas. Es que, como destaca Silvana Capone, una de las “paya”, no es habitual que el fundador de la iniciativa que ha sumado 6 mil voluntarios en todo el país -600 de ellos mendocinos- ofrezca capacitaciones en la provincia. Además, dictó un curso de Payamedicina en la Universidad Juan Agustín Maza. 

Pellucchi explica que la risa y el humor favorecen la liberación de endorfinas, que son como opiáceos producidos por el propio organismo. “Se descubrió que hay receptores en los linfocitos, los cuales estimulan el sistema inmunológico y aplastan las células tumorales y las infecciones”, detalla. Agrega que en las personas sanas también tienen beneficios. “Una persona que está feliz se enferma menos. Cumple un rol preventivo”, destaca. 

Desde la metodología de Payamédicos, el modo de lograr esto es a partir de la figura del payaso. Pellucchi insiste en que todos pueden ser uno y una vez más juega y, con un tono de voz más grave, sentencia: “Vos también podés serlo”. De hecho, para él, encontrar el payaso implicó un cambio de vida, según reconoce. 

La “potencia terapéutica del payamédico” radica en que no va a hacer un show, sino a “payasizar”, es decir desdramatizar, la situación de internación. “Con lo cual, esa persona, por más que su cuerpo anatomofisiológico esté muy mal, se va a encontrar en sus aspectos más sanos, que están vinculados con lo lúdico”, plantea. 

La tarea comienza cuando se recaba información sobre la persona en situación de internación, gracias a lo que se puede idear una estrategia individualizada. Después llega el momento de ponerse el vestuario y presentarse ante el paciente a hacer la intervención propiamente dicha, que está ligada al juego y a encontrar aspectos fantásticos. 

“Payamédicos ‘fantasiza’ el medio hospitalario. Hace que ahí donde hay un pie de suero haya un micrófono y un recital de rock; donde hay monitores haya un circo o un paisaje bello y desopilante. Siempre la idea es que nos transportemos a otro sitio”, comenta Pellucchi.

Si bien su denominación incluye la palabra ‘médico’, no es necesario ser un profesional de la medicina para sumarse como voluntario. Sólo se requiere tener el secundario completo y ser mayor de edad. Pero también, “ser alguien que tenga ganas de divertirse, sabiendo que eso es una garantía para que otras personas puedan también hacerlo y, de esa manera, cumplir un rol terapéutico”. 

Aunque los niños se entregan de un modo más natural al juego, los adultos, a medida que los payamédicos se han ido haciendo conocidos, también se han ido dejando llevar por la propuesta. Es que los “paya” no sólo visitan a personas que están hospitalizadas sino que la propuesta ha incorporado “payaseñas”, para personas sordas e hipoacúsicas; “payaballo”, con equinoterapia para autistas; “payapileta”, en piscinas donde se realiza rehabilitación para personas con artrosis o que se están recuperando de un ACV. Además, hay payamédicos con Síndrome de Down. 

La organización nació en 2002. José Pellucchi cuenta que todo surgió en la época en que trabajaba en terapia intensiva y, al terminar la jornada, ensayaba algunas escenas de un espectáculo que, como actor, hacía en el Teatro San Martín: “Al principio lo hice para llevar el teatro a todos lados y después vi que tenía efectos terapéuticos”.

Perfil

Nombre y Apellido
José Pellucchi

Profesión
Médico psiquiatra, ecografista y especialista en terapia intensiva. También es actor y fundó la organización sin fines de lucro Payamédicos en 2002.

En las redes sociales        

Para sumarse a esta propuesta, se puede ingresar en Facebook a Los Payamédicos en Mendoza. No hace falta ser médico.