Sup. Economía Guarda14 Domingo, 23 de junio de 2019 | Edición impresa

Patricia Ortiz: “Con el acuerdo con la Unión Europea aparecen los fantasmas”

Asegura que el sector tiene más posibilidades con una mayor apertura al mundo. Asia puede ser una tabla de salvación. 

Por Bárbara Del Pópolo - bdelpopolo@losandes.com.ar

El anuncio de la firma del tratado de libre comercio (TLC) entre la Unión Europea y el Mercosur dividió al sector vitivinícola, hay quienes creen que “podría inundarse el mercado local con vinos europeos”, quitándole espacios a los vinos locales y otros que ven una oportunidad con vistas hacia el exterior.

La titular de Bodegas de Argentina, Patricia Ortiz, arrancó en su cargo con este conflicto (esta semana y luego de 4 años, Walter Bressia dejó su cargo para ser sucedido por la empresaria), sin embargo, aseguró que no se trata de una división, sino de “distintas miradas de corto plazo sobre lo que podría pasar”. 

 

-¿Qué postura adopta sobre el acuerdo entre la Unión Europea y el Mercosur?

-Dentro del acuerdo lo que hay son distintas miradas de corto y mediano plazo sobre lo que podría suceder, aparecen fantasmas, pero es algo que se viene pidiendo desde hace mucho tiempo. Se trata de mejorar la competitividad de cuando salimos al mundo justamente con el tema de los aranceles.

La postura es la de una mirada de una industria global, Argentina es un mercado y uno muy importante, pero no es el único y deberíamos estar todos preocupados por ello.

Hay un fantasma de que nos van a inundar de vinos europeos y si uno ve las experiencias de los países productores que tienen acuerdos de libre comercio eso no sucede. En Italia no está lleno de vinos franceses, ni españoles, en los países productores los habitantes son consumidores de sus propios vinos. Esto nos da la oportunidad de ingresar a otros mercados como los Países Bajos, Suecia, Alemania, Bélgica, Holanda, y hay mercados de Inglaterra en donde podríamos tener una ventaja competitiva.

 

-¿Qué efectos positivos podría tener el acuerdo?

-Somos una industria competitiva que compite en Estados Unidos, que está dando batalla en Asia, sabemos el producto que tenemos. Si se firma el acuerdo no es que mañana va a entrar en acción, van a pasar varios años desde la firma hasta la aprobación en los parlamentos de cada país. Esto nos va a dar tiempo para corregir temas internos que tenemos que mejorar de nuestra competitividad.
Necesitamos aumentar la promoción afuera, hoy Argentina tiene un presupuesto muy bajo de promoción externa y es difícil que se reconozca al país como productor si no lo conocen. Este acuerdo podrá allanar el camino. 

 

-Más allá del acuerdo con la Unión Europea, ¿qué desafíos tiene la industria por delante? 

-Representamos 4% de las exportaciones mundiales de vino, tenemos todo para crecer, estamos en una situación diferente a la de Francia que, por su peso en la participación de mercado tiene caídas: cuando representás tan poco lo único que podés hacer es crecer. Tenemos que enfocarnos en eso, la calidad la tenemos, pero tenemos que entender los mercados que están afuera.
Desde Bodegas de Argentina no hacemos promoción externa, eso es tarea de Wines of Argentina, nosotros hacemos el aporte y significa mucho dinero para las bodegas, pero si el Estado pudiera hacer un esfuerzo mayor sería lo ideal. Lo importante es maximizar los recursos que tenemos y hacer foco en los mercados a los que tenemos que apuntar y promocionar allí.

 

-¿Qué mercados son de interés para el futuro de la vitivinicultura?

-En 2020 se calcula que la mitad de la clase media mundial va a estar en Asia, es un mercado difícil y lejano, pero hay que explorarlo. Europa es más viejo (como mercado), está constituido, pero podemos ganarle share a otro país productor y ahí nos sirve el tema de los aranceles. Estados Unidos también es un mercado con potencial de crecimiento y Latinoamérica es un interrogante, pero igualmente hay potencialidad de crecimiento y tenemos que ir explorando y armar una estrategia común a todas las bodegas.