Sup. Economía Domingo, 26 de enero de 2020 | Edición impresa

Pasión tuerca: el negocio millonario detrás del automovilismo

Los presupuestos de los equipos superan el millón de pesos por carrera. Los sponsors y las terminales, juegan un rol esencial.

Por Mauricio Videla - mvidela@losandes.com.ar

La pasión y los motores rugirán por igual a lo largo del calendario de la próxima temporada del Turismo Carretera, el Súper TC2000, el Turismo Nacional y las demás categorías que en los últimos años han brindado espectáculos inolvidables: algunos en el circuito Jorge Ángel Pena, del departamento de San Martín. Pero en realidad las carreras empiezan desde muchos antes, con los trabajos de preparación de los equipos y el acondicionamiento de las pistas, que demandan inversiones millonarias y la negociación permanentes con sponsors.

Espiando los números de 2019, las escuderías desarrollan sus unidades, obsesivas por mejorar sus chances de abrazar el “Número 1”. La devaluación obligó a engordar  sus presupuestos para contar con autos aún más veloces en pista. En 2017, los equipos de Súper TC2000 invertían cerca de $ 10 millones por unidad para correr las 12 fechas programadas. En la actualidad, ocupar un lugar en la parrilla tiene un costo de $ 1.600.000 por carrera. Es decir que para afrontar el total de la temporada se debe calcular -como piso- un total de $ 19.200.000.

 

Tras un año difícil para las terminales automotrices por la caída del 42,7% en las ventas de unidades 0 km (en relación a 2018), los equipos oficiales de la categoría más tecnológica de Sudamérica afinan su lápiz para seguir en competición y afirmar su prestigio. Es que las marcas ayudan a las escuderías cubriendo entre el 30% y el 90% de los gastos operativos, abonando en algunos casos los sueldos de los pilotos de punta.

San Martín. El circuito Jorge Ángel Pena es protagonista de carreras de varias categorías. | Los Andes

Los principales sponsors, ligados a la industria, ayudan a sostener esta voraz maquinaria. Una publicidad en los lugares más visibles del vehículo, como capot, parabrisas o puertas, por fin de semana, tiene un valor cercano a los $ 500.000. Se trata de una pauta que rendirá mayores beneficios, de acuerdo al agrado de exposición del auto en los medios de prensa. Eso sin contar la vestimenta y la marca en el buzo antiflama del piloto.

 

Una parada planificada

En boxes, en tanto, se trabaja en el desarrollo de las unidades para adaptarse a las exigencias que propone el reglamento 2020. Entre ellas, los autos de Súper TC 2000 tendrán una mayor carga aerodinámica y por ende bajarán los tiempos por vuelta. Además habrá diferencias en pontones y piso delantero. El gasto en motorización equivale al 10% del presupuesto de preparación del auto.

Si el costo de un coche de carreras -por 12 fechas- ronda este año los $ 19.200.000, sostener una escudería con tres pilotos tiene un coste -sin eventualidades- aproximado de $ 57.600.000. En ese monto estarán incluidos los gastos de logística de los vehículos (traslados a los distintos circuitos), licencias, los services al auto, los ploteos y el sueldo del personal (entre otros, director técnico, ingeniero de pista, mecánicos, ayudantes, encargados y empleados administrativos).

 

En el Súper TC2000 habrá dos representantes mendocinos: Bernardo Llaver (piloto titular del equipo Chevrolet YPF) y Julián Santero (del Toyota Gazzo Racing/YPF Infinia), Mientras que Emmanuel Cáceres (hoy piloto en el Turismo Nacional C3) tiene serias chances de volver a conducir en la máxima divisional tecnológica. ‘Peluche’, campeón de TC2000 en 2015, fue uno de los encargados del testeo de los neumáticos que usará el STC2000 durante esta temporada que seguirá evolucionando los motores turbo.

Además de las formaciones de Chevrolet y Toyota, también serán de la partida las formaciones de Renault Sport (con Leonel Pernía luciendo el N° 1), Citroën Total Racing, Honda Racing, Fiat Racing Team STC, además la formación TS Racing, completando una oferta en pista de siete escuderías y, hasta el momento, 20 autos confirmados. Sumando presupuestos, se habla de un negocio de $ 384.000.000, entre todos los corredores.

 

El dibujo del Este

Mientras la organización del SuperTC trabaja para armar el calendario de la presente temporada, que dará inicio el uno de marzo -extra oficialmente- en Rosario, el autódromo Ciudad de San Martín y su vuelta joker son una una alternativa muy atractiva para sumar al espectáculo nacional. Según fuentes, en la Asociación de Volantes del Este se evalúan cuáles son los costos para confirmar la organización de una fecha.

El año pasado, en octubre, concurrieron 20.000 espectadores a la cita que puso en juego el “Gran Premio Diario Los Andes”. Novena fecha del campeonato que llegó con Fiat competizione y Formula 2.0 como categorías teloneras. Con una entrada general de $ 200, la organización además del acondicionamiento de pista, tuvo que contemplar otros aspectos de seguridad exigidos.

 

Sin contar el operativo policial y la seguridad dentro del predio, la AVE debió prever cinco ambulancias para pista, una para boxes y otra para asistir al público (con presencia los tres días de actividad), un vehículo médico, dos camionetas de acción rápida (para asistencia en caso de accidente), un camión de bomberos, matafuegos con espuma, banderilleros (uno por curva y otro a la salida de pista). Según los datos que se manejan en  la Asociación Argentina de Volantes de Cuyo, sólo para la contratación de ambulancias se debieron desembolsar $ 250.000.

Los mendocinos del TC

La pasión por los fierros lleva a soñar cada vez más alto, a redoblar apuestas, a dedicar esfuerzos increíbles para alcanzar la meta. En Turismo Carretera (TC) cada fecha el público hace ondear las banderas de una rivalidad ya clásica entre Chevrolet y Ford, disputa por la supremacía que se remonta a 1939 y los caminos de tierra.

 

Esa mística es inquebrantable. Matías Jalaf confirmó su continuidad en la división que tendrá su primer capítulo el 16 de febrero en Viedma, Río Negro. El volante ocupará la butaca de un Falcon que construye el equipo Donto Racing. En su cuenta de Twitter, Jalaf posteó: “Realmente tuvimos un 2019 muy difícil, pero gracias al apoyo de la familia, amigos y publicidades este año vamos a dar todo para volver”.

El mendocino está enfocado en completar el presupuesto para afrontar el campeonato de 15 fechas. Piensa en los gastos, las distancias, en la logística. El auto toma forma, los elementos son montados en la jaula nueva. 

 

El año pasado, un piloto debía reunir entre $ 800 mil y $ 1.500.000, de acuerdo al valor fijado por el motorista, para poner un auto en pista (ver aparte). Según voces en off, este año desde la ACTC se subsidiaría parte de los gastos para preservar la plantilla de pilotos.

Por su parte, con la aspiración de llegar al Turismo Carretera en 2022, el mendocino Lucas Vicino debutará en el TC Mouras, la tercera categoría dentro de las fiscalizadas por la ACTC. El campeón 2018 de la Fórmula Renault, estará al mando de un Ford del equipo de Rodolfo Di Meglio el 9 de febrero en la pista de Concepción del Uruguay. En esta categoría, poder poner un auto en pista parte del alquiler del motor por $ 180.000, mientras que un chasis cuesta $ 350.000.

 

El piloto de 17 años va templando su espíritu, ya que en 2019 disputó la temporada del TC 2000 (con un costo inicial de $ 500.000 por carrera).

Correr en moto, cuesta $ 300 mil por carrera

El mendocino Lucas Molina compite en el ZP Racing Team con la flamante Kawasaki ZX-10R. El piloto de Luján de Cuyo, animador en el Superbike Argentino, contó cuánto cuesta poder poner una moto en pista. “El trabajo presupuestario en las motos de carrera es diferente al de los autos, aunque ahora se han equiparado un poco. Para competir a nivel nacional hay que invertir unos $ 300 mil por carrera. El campeonato tiene 10 fechas”, comentó el piloto. 

 

“En mi caso aporto un canon fino para cubrir los costos de logística y viáticos del equipo, además de chasistas, motoristas y técnicos electrónicos, que sin ellos no se puede ni entrenar; además de cubiertas. Corro para Kawasaki Argentina, que es el único equipo oficial en el país. Ellos proporcionan la moto, los plásticos, accesorios de carrera y un juego de cubiertas por carrera.  Los demás gastos lo cubro yo con un 50% de publicidad. Si no tuviera el apoyo oficial, solo la moto tendría un costo cercano a los 2 millones de pesos”, agregó.

Presupuesto del Turismo Carretera

Gastos ordinarios 

Costo de mantenimiento de una unidad que incluyen: motor, neumáticos liso y para lluvia, combustible (250 l.), alquiler amortiguadores, intercomunicador, baberos, trompa, pontones, parabrisas, repuestos, frenos y caja de velocidades (según cotización del dólar),  service para el auto (magnaflux, tornería, rodamientos, maderera), materiales para pintura, mano de obra de pintor (carrocería, trompas, reparaciones menores), bulonería, comisionistas, llantas, gomería (armado y desarmado de cubiertas) y gas licuado. Además comprende el mantenimiento del taller, costos fijos (luz, teléfono, internet, administración), licencia chasista otorgada por la ACTC (por carrera).  Catering, carpa, box, ploteos, cobertura médica para el piloto y para los mecánicos. 

Subtotal gastos: $ 820.185 por carrera (estimado para 2020).

 

sueldos 

Costo por carrera que se ajustará según los índices del costo de vida. El rubro incluye: Ingeniero de pista (1), mecánico encargado, primer ayudante, segundo ayudante, encargado de cubiertas, administrativo y cargas sociales.

Subtotal sueldos:  $ 246.018 por carrera.

Viáticos 

El costo por carrera se ajustará según los índices del costo de vida. El rubro incluye: camión y semirremolque, vehículo para movilidad y personal.

Subtotal viáticos: $ 81.380.

 

Rentabilidad del equipo

La rentabilidad del equipo equivale al 20% del presupuesto total que demanda la mano de obra, el armado del auto (dos meses de trabajo, amortizado en 45 carreras), amortización del auto. 

Rentabilidad del equipo: $ 373.443.

 

Gastos extraordinarios 

Costo únicos al inicio de la temporada, contempla los siguientes ítems:

Licencia deportiva ACTC (costo prorrateado por carrera), licencia médica para el piloto (anual), diseño especial del auto y repintado, decorado de boxes con paneles y gráfica del piloto y equipo., pisos de los boxes para piloto y equipo e indumentaria del equipo (5 personas) piloto/equipo. 

Subtotal por prueba: $ 6.886