Turismo Domingo, 4 de agosto de 2019 | Edición impresa

Pasajeros incómodos: Las aerolíneas suman asientos y reducen espacio para piernas.

El modelo low cost llegó para quedarse y aún en vuelos largos, los asientos serán cada vez más chicos.

Por Redacción LA

Llegará un momento, quizás no muy lejano, en que viajar en avión será lo más parecido a ir en el colectivo en hora pico. En la última década el espacio entre las filas de asientos se redujo varios centímetros, y más allá de los planes de algunas compañías, hay aerolíneas que buscan ideas para llevar más pasajeros en cada vuelo.

En la última década el espacio entre las filas de asientos del avión se redujo varios centímetros.

 

El último pedido de este tipo a Airbus fue por parte de Cebu Pacific Air, una aerolínea  low cost de Filipinas que solicitó al fabricante europeo que la cocina y los baños de los nuevos A330neo sean ubicados en la parte de atrás.

¿Para qué? De esta manera el avión podría contar con 460 asientos, 20 más que su configuración actual, de acuerdo con lo informado por Bloomberg.

 

Esta es una de las alternativas que barajan las aerolíneas asiáticas para gestionar el crecimiento de pasajeros. Ya no solo alcanza con comprar más aviones, contratar más tripulantes y pilotos y construir aeropuertos más grandes, sino que también se trata de que los aviones vuelen más llenos que nunca.

Cathay Pacific, que siempre fue sinónimo de confort en el aire, agregó un asiento adicional en cada fila de sus Boeing 777-300, con la reducción de 2,54 centímetros de ancho en cada una.

 

Aunque esta idea de tener aviones con más lugares que lo habitual no es exclusivo de las aerolíneas asiáticas: Ryanair solicitó a Boeing que reformule su B737 MAX 8 y agregue ocho asientos adicionales, para poder transportar a 197 pasajeros.

Cuando una aerolínea decide cambiar de modelo de avión no solo responde a mejores rendimientos del consumo de combustible. En la ecuación también entra la capacidad de pasajeros.

 

En el caso de Air Tahiti Nui, de los 83,8 centímetros de separación que tenían la clase económica de los A340, se pasó a los 78,7 centímetros de los nuevos B787-9 Dreamliner.

Hacia mediados del 2000, un tercio de los vuelos de larga distancia tenían una separación mínima de 78,7 centímetros. Allá por el 2009 esta medida se había reducido a los a los 73,6 centímetros, y ya hay compañías de bajo costo, como Jet2, que tienen unos 71,1 de espacio.

En vuelos cortos, Spirit Airlines, Frontier, Tap Portugal, Thai, Tui UK, Spring Airlines y la mencionada Cebu Pacific Air tiene una media de 71 a 73,6 centímetros entre filas.

Entre las aerolíneas más generosas, para vuelos largos en clase económica, se encuentran Virgin Australia y Westjet con 96,5 centímetros; y Hawaiian Airlines, United Airlines e Iberia con 93,9 centímetros.

 

Le siguen American Airlines, El Al, Edelweiss Air y Asiana con 91,4; y Aeroméxico, Interjet, Air Canada, Japan Airlines y Turkish Airlines con 86,3 centímetros, según números informados por el sitio especializado Seatguru.com. Hay que aclarar que estas medidas pueden variar según el modelo de avión.

Si las tarifas aéreas bajaron considerablemente en la últimas décadas, la reducción de espacios tiene un doble juego: además de poder llevar más pasajeros abre la puerta a que los viajeros paguen un adicional por disfrutar de asientos más cómodos.

 

En gran parte, así creció la clase económica premium en muchas aerolíneas. Junto con servicios que antes estaban incluidos, como las comidas y bebidas a bordo, los auriculares o el equipaje de mano que se podía llevar, ahora también la comodidad se cotiza como un extra.

Delta Airlines va por acortar la reclinación

Ya no solo hay menos espacio entre los asientos, ahora Delta Airlines también quiere reducir la reclinación de los asientos en algunos vuelos de Estados Unidos, como parte de una prueba para preservar el espacio personal de los pasajeros. 

Específicamente, pretenden acortar de 10 a 5 centímetros en los asientos económicos, y de 14 a 8 cm en los asientos correrspondientes a primera clase. Este cambio -sostienen desde la empresa- pretende ofrecer más comodidad a los pasajeros. Y, al menos por ahora, no se reducirá el espacio para las piernas ni se agregarán más butacas al avión. La compañía realizan vuelos nacionales con distancias cortas de no más de dos horas.