Guarda14 Viernes, 2 de agosto de 2019

Para packaging de vinos: crean un software que automatiza el trabajo operativo de diseño

Fue creado por una empresa mendocina, se denomina MoonDesk y reduce en un 70% el tiempo invertido en la realización de cambios de diseño.

Por Redacción LA

El novedoso software, llamado MoonDesk, aplica inteligencia a la gestión de archivos automatizando el proceso de trabajo, beneficiando a todos los miembros del equipo: marketing, calidad, diseñadores, productor, imprenta, brand managers y cualquiera que participe en el proceso. Es una herramienta que nace de una necesidad del mercado de reducir demoras y pérdidas por errores de impresión mediante simplificación de las tareas de modificación, gestión, aprobación y control de archivos editables.

En el proceso de gestión de archivos de diseño intervienen en promedio cuatro personas, que destinan 4 horas de trabajo diario, lo que se traduce en mil horas al año en esa tarea. A pesar de esto, millones de dólares se pierden en el mundo por errores de información en etiquetas. MoonDesk viene a derribar las estadísticas proponiendo la forma de reducir los costos en este ítem a menos de la mitad, ayudando también a la reducción de la contaminación global.

MoonDesk, creado por la empresa local YG.

El software, creado y desarrollado por la empresa YG (dedicada al diseño de marcas para bebidas a nivel nacional e internacional) propone cambios en el proceso de control, detectando anticipadamente desviaciones, permitiendo también acelerar la llegada al mercado de los productos a los clientes que lo implementan.

“El software automatiza el trabajo operativo del diseño. Actualmente existe una falta de integración entre los sistemas de gestión de las empresas y los que utilizan los diseñadores. MoonDesk viene a cubrir ese espacio. Los diseños de los productos necesitan cambios, que van desde requerimientos legales hasta cambio de direcciones o composiciones en los preparados y que impactan directamente en el diseño del producto”, explica Gonzalo Yáñez, CEO de MoonDesk.

 

Cabe destacar que los datos que manejan los packaging de los productos están expuestos a constantes cambios, ya que las regulaciones de mercados varían constantemente. Estas modificaciones se hacen de manera manual, lo que genera retrasos y un margen de error muy alto, además del tiempo que se pierde controlando -y que muchas veces no alcanza para evitarlos-. “Las equivocaciones en copy-paste, guardar archivos en una carpeta errónea, e inclusive que la persona que pide el cambio no lo pueda ver porque no tiene el programa con el que el diseñador lo realizó, son contratiempos corrientes. Lo que hace el sistema es reducir el margen de error al automatizar esas acciones, entre muchas otras”, puntualiza Yáñez.

En un rótulo de vino confluyen datos del producto, exportador, importador, datos que aporta el enólogo, el INV, etc.

“El innovador sistema nace de la experiencia y la necesidad del mercado al no encontrar nada pensado para esta parte del proceso, dinámico y complejo. Pensemos, por ejemplo, que en un rótulo de vino confluyen datos del producto, del exportador, del importador, datos que aporta el enólogo, el INV, de la propia bodega”, destaca uno de los encargados de llevar adelante MoonDesk. 

Lo interesante del sistema es que puede servirle a cualquier empresa productora de packaging que maneje archivos de diseño que requieren cambios y controles en textos.

“Al comienzo lo pensamos para diseñadores, sin embargo quienes gestionan pedidos y especialmente quienes controlan información pueden verse muy beneficiadas con la aplicación”, apunta Yañez.

Y sigue: “El sistema resuelve tres temas fundamentales: reduce los tiempos del proceso de adaptación y aprobación de cambios, reduce los costos al facilitar el control y prevenir el error y, además, reduce el nivel de estrés que tienen los equipos que llevan adelante este trabajo, porque un error en una coma puede significar una pérdida de miles de dólares”.

 

Se hizo pensando en empresas grandes, pero también puede ser utilizado en pequeñas e incluso estudios de diseño. Podría ser aplicable a cualquier producto que lleve packaging y que tenga que controlarse el contenido.