Espectáculos Domingo, 2 de junio de 2019 | Edición impresa

“OVO” de Cirque du Soleil, bajo el microscopio

Su llegada es un hecho inédito en la provincia. La venta de entradas está habilitada, sólo queda esperar al circo más prestigioso del mundo.

Por Martín Castillo - mcastillo@losandes.com.ar

A partir del 1 de agosto y por dos semanas, el Aconcagua Arena del Parque General San Martín se transformará en un gran insectario. La llegada del clásico espectáculo “OVO” del Cirque du Soleil llega a Mendoza, en la primera visita de la famosa compañía a nuestra ciudad. Con un megaoperativo, este mes comienzan los preparativos para transformar el estadio en un micromundo alucinante. ¿Qué es lo que hay en el corazón de tan enorme espectáculo, y quienes son los responsables?

“OVO” es un diverso mundo de pequeños insectos, que conviven en entre colores y armonía, hasta que un misterioso huevo (la traducción en portugués le da nombre a la obra) llega para “mover el avispero” de la curiosidad y el enigma de ese microuniverso.

Malabares de pie, balanceo de manos, diabolos, acrobacias aéreas, equilibristas y contorsionistas, son algunas de las técnicas con las que se representan en esta obra a muchos animales. Curiosamente, son los responsables además de la diversidad cultural: hay artistas de Canadá, Estados Unidos, Gran Bretaña, Brasil y España; entre los 14 países de los que provienen sus integrantes.

 

Deborah Colker (59), oriunda de Brasil, es la directora y creadora de este mágico ambiente. En 1980 se unió a la compañía de la coreógrafa uruguaya Graciela Figueroa Coringa: ahí empezó a crear coreografías y distintos trabajos para musicales, programas de televisión y películas. Su reconocimiento no tardó en llegar y más adelante, se convirtió en la primera brasileña en ganar el premio Laurence Olivier, un importante galardón británico. Trabajar con el Cirque du Soleil le significó todo un desafío: tuvo que idear los conceptos del espectáculo en un año y medio, antes de que comenzaran los ensayos.

Luego de un exitoso estreno en la ciudad canadiense de Montreal en 2009, “OVO” comenzó su gira y logró más de mil espectáculos en menos de cuatro años. La semana pasada tuvo su premier en Asunción, Paraguay, para dar inicio a su gira latinoamericana. Ese trabajo, que no es por nada menor, obligadamente requiere el trabajo de un gran número de equipos, además del artístico: operadores técnicos, sonidistas, escenógrafos, caterings, terapeutas, productores. Un importante operativo que debe estar en cada detalle.

Nicolas Chabot es el publicista de la gira. En coordinación con medios y grandes empresas de la producción, el canadiense viene trabajando hace más de tres años para lo que será un gran despliegue fuera de los Estados Unidos: “Con todas las obras que se realizan allá, no hay mucho tiempo para un buen despliegue de la información y contacto con quienes difunden nuestro mensaje. El lunes llegamos a Paraguay para el primer show de ‘OVO’ y hemos logrado una gran coordinación en el continente”, dice.

 

La llegada de este espectáculo en particular no pasa desapercibida. Que sea una obra realizada por una latinoamericana no es casual y ese detalle se explora en el contenido: “Hace tres semanas estuvimos en Brasil y a la gente le fascinó: es una obra con espíritu brasileño, pero yo creo que es algo totalmente sudamericano. Es un show muy dinámico y colorido. Lo he visto tantas veces pero los artistas me siguen sorprendiendo”, festeja Nicolas.

Precisión, coreografías y vestuarios son algunos de los elementos que definen la perfección del show. | Prensa Cirque Du Soleil

Ahora, ¿cómo es el día de trabajo de los principales hacedores del show? Los artistas cumplen con una importante rutina para adaptarse a las exigencias del show, las diferencias entre cada lugar al que asisten y por supuesto, para recuperarse. Todos los actos tienen su entrenamiento propio, pero además hay que adaptarlos a las distintas arenas. Así, el entrenamiento se extiende desde arriba de los escenarios previos a los estrenos y detrás de bambalinas, también: reuniones, charlas y dudas se responden desde una mirada fuera de la profesión. La salud es primordial. Nicolas cuenta que la compañía cuenta con dos terapeutas que viajan con ellos, así los artistas lo consultan cuando deseen. Uno de los contorsionistas es instructor de pilates, algo fundamental en estas compañías teatrales donde se sobreexige al cuerpo. 

 

Un día común concluye con el servicio de catering listo para luego descansar.
Coreógrafos, vestuaristas, maquilladores: todos funcionando como uno solo para los shows diarios. En total, el Cirque tiene cuatro mil empleados. “OVO” cuenta con mil: 50 artistas, 25 técnicos y otros 25 como parte del staff en el background; coaches, managers del escenario, traductores, entre muchos otros roles.

Uno de los más importantes obstáculos que enfrentan todas estas personas es el tiempo que les toma el trabajo. Los tours completos suelen durar diez semanas y luego, todo el equipo tiene dos semanas de descanso. “Uno de los desafíos es que después de las diez semanas, los equipos suelen estar exhaustos. A veces hacemos más de una ciudad por semana y los artistas se cansan, por suerte en Mendoza estaremos dos semanas. Tenemos que buscar la manera de trabajar con ellos y por eso el desafío es mejorar sus condiciones en ese tiempo que están lejos de sus familias”, cuenta el publicista.

Llena de proyectos

Como sabemos, la compañía circense más famosa del mundo tiene un gran número de obras en carpeta y en realización. Hace un tiempo deslumbró con el homenaje a Soda Stéreo en “Séptimo Día”. Ahora, la llegada de “OVO” a Mendoza marca el comienzo de la gira por Argentina.

Pero desde el otro lado del mundo, el show debe continuar: “Hace un año se produjo el tercer trabajo sobre hielo. Fue un completo éxito. Ahora se comenzó a producir uno nuevo. Además, se está trabajando sobre una nueva versión de ‘Alegría’, un show que se estrenó en 1994 y estuvo parado por mucho tiempo. Hace un año anunciamos su regreso y ahora vuelve a la ciudad de Montreal”, nos adelanta Nicolas.

 
Los equilibristas son parte de las destrezas de “OVO”. | Prensa Cirque Du Soleil

Curiosidades sobre la obra

Es la producción número 25 del Cirque du Soleil. Ha visitado más de 30 ciudades en seis países diferentes.

Estuvo diseñado en formato de carpa antes de adaptarse al formato arena, en 2016. Alcanzó su espectáculo número dos mil en febrero de 2015, en la ciudad de Fukuoka, Japón.

Luego de su adaptación, tuvo que adecuar su estructura acrobática: utiliza un muro de 64 pies de largo por 30 pies de ancho. Permite utilizarlo como una gran pantalla de proyección y además dio lugar a nuevas acrobacias, distintas al formato carpa. El piso del escenario está formado por más de 200 paneles.

Berna Ceppas es responsable de la música del show: utilizó mezclas de bossa nova, funk y samba para las partituras, esperable de un músico brasileño. Utiliza una gran cantidad de percusiones. La mayoría de los artistas tienen dos estilos de vestuarios: uno más ligero, funcional a las acrobacias; otro más pesado y detallado, para su desenvolvimiento en el escenario. 

Venta de entradas  

A través de la web tuentrada.com. Palmares y Musimundo son además los puntos de venta.

Los clientes de Tarjeta Naranja Plan Z tienen 3 cuotas sin interés.