Guarda14 Viernes, 1 de noviembre de 2019 | Edición impresa

Otro vino del Valle de Uco  alcanza el puntaje “perfecto”

Finca Piedra Infinita 2016 de Bodega Zuccardi, es el tercer vino mendocino en conseguir 100 puntos en la publicación Wine Advocate.

Por Soledad Gonzalez - sgonzalez@losandes.com.ar

Uno, dos y ahora tres “vinos perfectos”. Ésa es la cantidad de vinos que ha colocado Argentina entre los grandes del mundo. El último fue añadido al selecto club, este jueves, cuando se conoció que Finca Piedra Infinita 2016 de bodega Zuccardi consiguió 100 puntos otorgado por la publicación Wine Advocate. 

Pero entre tanto listado y ranking que anda dando vueltas, cabe preguntarse por qué éste es superior al resto y marca tendencia. Principalmente porque, Robert Parker, quien tiene 72 años, lleva puntuando vinos desde 1979 cuando fundó su revista. Su influencia fue creciendo durante décadas y desde hace varios años sus puntuaciones, junto con las de un par de publicaciones más, como Wine Spectator y Decanter, determinan qué compran y qué no los importadores de ciertos mercados, entre ellos Estados Unidos -principal destino de los vinos argentinos-. 

 

Por lo tanto, el listado, que para nuestro país lo lleva adelante el especialista Luis Gutiérrez, genera mucha expectativa. Vale recordar que el año pasado fue la primera vez que dos vinos mendocinos lograron 100 puntos: Gran Enemigo Single Vineyard Gualtallary Cabernet Franc 2013, de  Bodega Aleanna y Catena Zapata Adrianna Vineyard River Stones 2016 para Bodega Catena Zapata. Ahora Zuccardi se lleva otros 100 puntos para su vino Piedra Infinita, otro vino de Mendoza, específicamente de la IG Paraje Altamira en el Valle de Uco. 

La botella se vende a 150 dólares y sólo hay disponibles 5 mil ejemplares. 

La peor cosecha,la mejor añada

En 2016, Argentina y Mendoza en particular, tuvo su peor cosecha en volumen en medio siglo. Sólo se levantaron 17 millones de quintales en todo el país y en la provincia se cosecharon 10 millones de quintales, prácticamente la mitad que el año anterior. Pero la marcha climática de ese año fue maravillosa para ciertas zonas y vinos, con un verano frío, con pocas complicaciones, que permitió el desarrollo de una gran añada. 

 

Así lo describe, desde su bodega, Sebastián Zuccardi, el hombre del momento. “El vino perfecto nos cuenta tres historias: la de un producto, la de un lugar y la de una añada. En Finca Piedra Infinita está la historia de Paraje Altamira; es la radiografía del paisaje y del suelo. Se cuenta la historia de una familia que cree en Mendoza y que definió su estilo de producción: con trabajo con el hormigón. Y cuenta, además, la historia de ese año, que fue muy bueno”.

 

 De variedad malbec y hecho con un blend de parcelas de la misma finca, de este vino sólo hay disponibles 5.000 botellas. Se vende en góndola a unos 150 dólares la botella y, por ahora, no se está comercializando la añada premiada. Una particularidad: en la etiqueta frontal la variedad no está consignada porque, según explica Zuccardi, este vino es la expresión de una región, de una finca, de un suelo y se busca “hablar de vinos que expresen eso”.

Otro de los grandes reconocidos, nuevamente es Alejandro Vigil, quien consiguió puntajes por encima de los 98 puntos completando, tras Zuccardi, el top 5 de la publicación. 

 

Consultado por Los Andes, Vigil explicó que “la continuidad de buenos puntajes en cada añada, principalmente está conectada con el hecho de tener viñedos en lugares muy específicos que tienen una gran cantidad de variables que hace que el conjunto de ellas nos permita tener grandes vinos. Casi todos los vinos provienen de la zona como Gualtallary, del viñedo Adrianna, que es un viñedo único, donde la familia Catena apostó a algo que nadie sabía que podía existir y hoy es una de las zonas vitivinícolas del mundo más exclusivas”.